Tuesday, October 03, 2006

En el nombre de Dios no, en el nombre del Diablo!


Y cuando se derrame la sangre, y se cuenten los muertos, y en las calles de la Antequera esten recogiendo los cadaveres de hombres, mujeres, niños, y ancianos, y se formen las piras para quemarlos y prevenir brotes de infeccion, la suprema corte de justicia declarara gravemente que las leyes que protegen la vida y las garantias individuales "estan hechas con las patas", que solo protegen a "la gente de razon" (esto en la tierra de Juarez), y que aunque hubo genocidio no, no ven represion, ni asesinato, ni terror.

El almirante Marco Antonio Peyrot, padre de un diputado panista, al tomar armas contra el pueblo, deshonra la memoria del comodoro Azueta y la del hijo de este, el valiente cadete, que junto con el PUEBLO, defendieron tan valientemente Veracruz del invasor, los mismos a los que sirve ahora el gobierno gerencial de los apatridas. Hay de marinos a marinos. El comodoro era un valiente y un patriota, Peyrot es un arrastrado y un apatrida. El cadete cayo defendiendo la patria del extranjero, el hijo de Peyrot aplaudira la entrega de esta a ellos.

Y con que autoridad moral se atreve Abascal a invocar el nombre de Dios? No fue el el mismo que mando a sus esbirros de gobernacion a intimidar a los abogados de los que habian sido abusados por el clero? Que no involucre a Dios en esto. Esto es cosa del Diablo y a la mejor ni ese señor se rebajaria a tal nivel. Dios ya no esta en Oaxaca. Ya se fue de mojado. Solo quedan Abascal, Peyrot, sus diablos, y el pueblo inerme. Solo los protegera su valor.

1 comment:

maria de lourdes aguirre said...

Ha de ser el mismo dios al que Bush invoca para cometer toda clase de atrocidades