Friday, December 15, 2006

El Diario del Intestino de Carstens - II


Diario del Intestino de Carstens – II

Kilo por Kilo, Litro por Litro

Jueves, 14 de diciembre del 2006

Esta vez el gordo desayuno fuerte: un pollito entero, una patita de guajolote en mole, tamales veracruzanos de carne de puerco, un litro de jugo de naranja, unas entomatadas, huevos rancheros, tocino, hamon, churros, su café, una malteada de nieve de chocolate, y medio pay de queso. Luego en el camino a la SHCP, se empezo a zampar gansitos.

“Que trae el gordo?” le pregunte al estomago. “Me tiene en chinga y apenas es media mañana!”

“Es que lo van a entrevistar en la tele,” me aclaro. “Esta todo nervioso porque va a tener que decirle a la gente que pos la realida’ es que no completa el gasto.”

Nomas eso me faltaba. El gordo cuando anda preocupado le da por tragar. “Pos como chingaos va a completar si le dan toda esa feria a la Chucky.”

“El unico que saco provecho de eso fue Feli-pito, ja ja!” dijo el estomago.

“Que traen conmigo?” pregunto la verga al oirse nombrar. “Las armas nacionales se cubrieron de gloria! A ver, quien de uds. es tan valiente a meterse dentro de la Chucky como yo lo hice?”

“En eso tiene Feli-pito razon!” conteste con enfasis. “Afortunadamente yo no trabajo a la intemperie como ese infeliz. Hago toda mi chamba bajo techo como quien dice.”

“Y que tiene de malo trabajar a la intemperie?” me pregunto el culo. “Sabes tu los excusados horribles que yo he conocido? La clase de papel que me ha tocado? Crees que me gusta cuando me jalan los pelos? O que no me limpian bien? O acabar batido cuando me pasas puros licuados?”

Los huevos Puk y Suk tambien se pusieron a echarme cacayacas. “Y nosotros que? Andamos aqui colgados todos expuestos! Y luego sufrimos apreturas! Y luego el pinche gordo le gusta reventarnos los barros.”

Eso ya me sono a exageracion y les tuve que aclarar. “Tampoco, cabrones, que ya tiene años que no los puede siquiera ver por la panza, menos andar exprimiendoles los barros.”

El caso es que me siguieron echando mentadas y ya no supe lo duro sino lo tupido. “Ta gueno! Mis disculpas! Mis respetos! Ustedes estan todos expuestos. Yo no. Me considero afortunado. Pinche estomago! Di algo! Ni me defiendes carbon!”

Pero el estomago nomas se hizo guey. Ya para media tarde lo oi jurar. “Ahora si me llevo la chingada! Puta madre!”

“Que comio el gordo?” le pregunte.

“Me lleva la chingada! Pos…pos no se que carajos es esto?”

“Y ora?”

“Pinche tragon! Ave Maria purisima! Esto es para Ripley!”

“Bueno, que? Que?”

“Es un armadillo! Si! Un armadillo! Con todo y concha! Aqui esta la trompita!”

“No la chingues!” Y de inmediato le llame al cerebro. Ese cabron es el que lo ve todo. “Orale! Nos debe una explicacion! Nos acaba de caer un armadillo entero!”

“Si, ya lo se! Y que? Pongase a trabajar y deje la grilla. Eduquese. Ya lo oi peleandose con los otros organos.” El cerebro, ya les he dicho, es un ojete y nos trata con desprecio. Y digo nosotros porque ni yo ni mi colega el culo somo considerados organos “nice”.

“Como que que? Esta cabron procesar un armadillo entero! Pos como fue que el gordo se trago esto? No hay derecho. Informenos!”

El cerebro decidio darnos a saber la informacion como quien le da limosna a unos mazahuas. El caso es que anuncio en el intercom a todos los organos. “El gordo esta cenando con el emir Mahmoud ibn Mamut o algo asi. La reunion es en la embajada de la Republica Islamica Fundamentalista Popular Democratica Socialista de Kamellokistan. Aparentemente lo llamo el emir para que le explique las bondades del neoliberalismo, cosa que con mis conocimientos y labia ha permitido al gordo verse como un experto financiero. Esperense un par de años y el FMI va a dejar a los Kamellokistanis en la vil inopia. Y eso que estan nadando en petroleo. Que chingon soy, verdad? El caso es que el platillo nacional de Kamellokistan es el armadillo. Y ahi se considera ser muy macho el que se come uno entero con todo y concha. El gordo no nos ha defraudado, veees?”


Pinche cerebro le gusta decir “veees?” con ese tonito de chavo pirruris cosa que el gordo siempre quiso ser pero nunca logro por estar tan bofo. Digo, cuando su papi le compro un Alfa Romeo quesque para levantar chamacas pos no cupo en el! Pobre marrano, nunca pudo ser junior como Dios manda! “Pos sera el sereno pero el caso es que ahorita tengo el caño lleno con el desayuno. Y luego estan las cuatro tortas cubanas del lonche. Ademas de las bolsas de sabritas y los gansitos que se estuvo zampando durante el dia. Y luego oste me avienta esa chingadera! Como chingaos se procesa una concha de armadillo? Oste que sabe tanto y es tan sacalepunta, a ver, expliqueme!”

“Lo que pasa es que eres un huevon!” me contesto el cerebro.

“Yo huevon? A poco oste maneja mas mierda que yo?”

“Pues si…digo, no…el caso es que eres un huevon! Naco!”

“Naca su abuela cabron!” le conteste.

Y entonces oi al culo reclamarle todo indignado. “Momento cabrones! Yo soy el que mas mierda maneja aqui! El intestino la hace y me la empuja. El cerebro se pone a jugar con ella, la guarda, y la convierte en presupuestos. Yo no juego con la mierda! Es mas, yo me deshago de ella!”

“Pinches nacos! Hijos de la chingada! Ponganse a trabajar!”

“Este guey ya me colmo la paciencia!” exclame. Y luego, asi de pronto, y sin pensarlo, se me ocurrio. “Me declaro en huelga! No hare ni un mojon mas! Si! Y quiero que se disculpe por llamarme huevon!”

“Yo me solidarizo con oste!” dijo el culo. “Y no, no somos huevones! Es mas, exigo que se cuente nuestra produccion! Mojon por mojon! Kilo por kilo!”

“Nosotros estamos con uds!” dijeron los riñones. “Y que se cuente litro por litro!”

“Mojon por mojon!” exclamo el culo.

“Kilo por kilo!” grite.

“Litro por litro!” gritaron los riñones. “Orale, pinche Feli-pito, apoyanos!”

“No! Yo soy pacifico!” contesto Feli-pito.

“Ja ja!” se rio el culo. “Feli-pito se va a ver tan chulo con un liston blanco alrededor de la cabeza!”

“Renegados!” grito el cerebro. “Van a afectar la estabilidad del cuerpo! Atentan contra…contra las instituciones!”

“A la chingada con tus instituciones!” le conteste. “A ver, culo, voy a alinear todos estos mojones. Interrumpire la circulacion. Estamos de acuerdo?”

“Siii!” dijeron mis compañeros.

“Y yo que hago con esta pinche concha?” dijo el estomago.

“Remojala en acido y me la vas pasando de a poquito.”

“Uds. son un peligro contra la salud!” protesto el cerebro. “Que no ven que si se nos muere el gordo nos morimos todos?”

“Y quien le manda andarnos satanizando y andar esparciendo odio?” le respondi.

“Bien hecho, compadre,” dijo el culo apoyandome. “Ademas, si no hacemos planton con los mojones no nos haria caso este cabron.”

“Aaaay! Nos vamos a morir!” protesto Feli-pito.

“Maricon!” dijo el culo.

“Pos yo simpatizo con uds. pero si no me van a recibir mi produccion me van a perjudicar!” insistio el estomago.

“Mirelo de esta manera,” le explique. “El pinche cerebro tampoco lo respeta. Digo, que chingaderas son esas de comerse un pinche armadillo entero? Que se joda pa que aprenda!”

El pinche cerebro ya no dijo mas por las siguientes horas, cosa que me daba mala espina. El caso es que hicimos el planton y los gases se empezaron a acumular.

“Tengo que relevar algo de presion,” le dije al culo.

“Pos orale!”

Y solte varios flamazos. El gordo estaba roncando pero fue tan fuerte el pedo que lo despertamos y causamos que su esposa se cayera de la cama. Como ya explique, cuando el culo se abre podemos oir lo que esta pasando.

“Orale pinche gordo!” protesto su mujer. “Ya me tumbastes con ese pedo!”

“Que onda?” dijo el gordo todo modorro. “Ah, bien, es que la cena me cayo pesada. Me duele la cabeza. Y deberias de hablarme con mas respeto. El chavo este con que cene hoy me dice que en su pais las mujeres respetan a los hombres y saben su lugar.”

“Pos yo te respetaria si hicieras tus obligaciones de marido. Pero con esa panza ya no podemos ni hacer el amor!”

Y asi le llovio en su milpita al gordo pues la mujer lo puso como al perico. A veces hasta me da lastima. Pero eso pasa cuando se casan medios hermanos. El cabron gordo en realidad no tiene la culpa que salio defectuoso y lo peor es que ni modo que me busque chamba en otro cuerpo. Digo, hay donaciones de ciertos organos, pero quien ha oido de un transplante de tripa?

En la madrugada nos llamo el cerebro. “Hasta cuando van a seguir con su chingadera? Ya empiezo a ver signos de que se esta deteriorando la salud.”

“Por lo pronto no deje que el gordo coma. Y esto sigue. Aqui nadie se raja!”

Las horas pasaron. Amanecio. No, el gordo no quiso desayunar. Solo tomo café. Llamo a Hacienda. No iba a ir a trabajar. Estaba enfermito. Toco que el culo se habia echado un pedo cuando el gordo recibio una llamada. Nos pusimos a oir con atencion.

“No, señor presidente, no es nada grave….algo me cayo mal anoche al cenar con el emir…si, ya ve que le sirven a uno puras cosas raras…pos no mucho…un cabrito, unos cuscus, unos panes de pita, baklavas…Ojala! Pero el Islam les prohibe chupar…si, tiene ud. razon, no conviene entonces hacer giras al medio oriente si no lo van a dejar chupar…ah, si, y un armadillo…si, con todo y concha…no, no creo que amerite una protesta diplomatica…estare bien mañana…perdoneme por hoy…”

Un par de horas despues, el culo me llamo. “Compadre…”

“Que onda?”

“Es que, pos yo, me tuve que solidarizar.”

“Que chingaos esta diciendo?”

“Digo, es que siempre tiene uno que tener dialogo…”

“Ya se vendio, verdad cabron?”

“Jijos! Es que el cerebro me prometio que solo usaria charmin del gringo, tu sabes, el suavecito. Dice que la Kimberly le va a donar un chingo de rollos, con el logotipo del PAN. Porque no le paramos a lo del planton? Abre la circulacion, no?”

“Pinche culero!”

Les llame a los riñones. “Y ostedes, tambien se van a rajar?”

“Jijos, compañero, estamos aqui todos hinchados. Si no soltamos pronto vamos a reventar la vejiga! No le prometemos nada!”

Entonces me llamo un cabron cuya voz no reconoci. “Hablo con el intestino?”

“Y oste quien chingaos es?”

“Soy el apendice. El señor licenciado don Cerebelo le manda instrucciones que quite usted su planton o que por lo menos me mande los mojones que tiene interrumpiendo la circulacion.”

“Brincos dieras lambiscon! Te la pasas ahi de huevon, de aviador, viviendo del presupuesto, y ahora quieres hacerla del heroe de la pelicula! Ademas, no tienes la capacidad!”

“Sabre portarme a la altura! Yo no soy una tripa vulgar! Y no me hable de tu, que no somos iguales, veees?”

“Pos tu te lo buscastes, chato!” Y le mande varios mojones. Luego lueguito se hincho.

“Ay! Bruto! Don Cerebeeeeelo! Heeeelp!”

Se sintio un zongoloteo de la chingada. “Ya se desmayo el gordo!” grito el cerebro. “No tengo input ni madre! Miren lo que han hecho cabrones!”

“Voy a reventar!” gimio el apendice.

“Ave Maria purisima!” chillo el cerebro.

Afortunadamente de inmediato recogieron al gordo en una ambulancia y se lo llevaron a un hospital pirrurris donde se le diagnostico que el apendice iba a reventar.

“Ya ve quien le manda de ser tan culopronto?” le dije al apendice mofandome de el. “Le organizamos su fiesta de despedidad?”

Pero poco me duro el gusto. En efecto, el apendice lo sacaron. Pero lueguito oi al culo protestar.

“Pinche dedote! Orale cabron! Pos que cree que no tengo mi dignidad?”

Y luego el estomago recibio un vomitivo para retacharle todo al esofago. Por lo menos se deshizo de la concha esa. Y los riñones ya habian soltado todo en cuanto se desmayo el gordo.

Yo mientras estaba reorganizando mis barricadas y gritando consignas para darme animo. En eso estaba cuando el culo me alerto. “Ya nos llevo la chingada. Traen uno de esos tubos que echan aguas!”

“Dices la enema? Uh que las arañas!”

En efecto el cabron medico me avento un chorro de agua y deshizo mis barricadas con lujo de fuerza.

“Represor! Fascista!”

“Ya tuvistes suficiente?” me pregunto el cerebro.

“Pos volvere a tapar la circulacion en cuanto tenga mojones!”

“No hay necesidad de tal cosa,” dijo con nerviosidad del cerebro. “Que quieres?”

“Primero, unas vacaciones!”

“El gordo va a estar hospitalizado. Vas a recibir puras gelatinas por los siguientes dias.”

“Esas no son vacaciones. Quiero que sea algo real. Que se ponga a dieta! Eso si nos ayudaria aqui.”

“Bien, que tal un diez por ciento menos de comida?”

“Puta madre! Con lo que traga 10% no serviria. Reduzcale a la mitad la entrada. Ese si seria un recorte. No vamos a durar ni para navidad a este paso.”

El caso es que los medicos ordenaron que el gordo se pusiera a dieta. Por lo pronto, durante los siguientes tres dias me la pase a toda madre, procesando puras gelatinas.

(continuara)

2 comments:

Galindo said...

Nadie entiende porque estoy ahogandome de risa. Toda mi familia se pregunta que chingados esta pasando conmigo. El GranPa dice que ya se me quemaron los circuitos de tanta bilis derramada desde el desafuero pa'ca. Mi hermano me trajo otra tecate para que se me quite el hipo y una toalla para las lagrimas. Mi hija quiere quitarme la computadora para ver si me relajo un poco....
Entonces tengo que compartirles la informacion...... No me pasa absolutamente nada..... Es solo que Herr Pomponuis ya nos regalo el capitulo dos del Diario del Intestino de Carstens pero ademas lo aderezo con la foto del panzon cuando se trago al armadillo....
La verdad Pomponio, hacia mucho que no me reia tanto como con este Capitulo II.
Bravoooooooooooooooooo!!!!!!!!

SICAMOR said...

Muy buen punto maestro, muy divertido.