Wednesday, December 13, 2006

Monologo de Maciel

Alicia Garza nos contribuye este escrito que esta grueso....maldito viejo cochino

Monólogo de Maciel.

por Alicia Garza

Dedicado a las victimas del abuso sexual.
Dirigido a todos aquellos que con sus acciones o la falta de éstas engendraron, permitieron, negaron, aceptaron, apoyaron, promovieron o patrocinaron a un monstruo.

Mamá Maurita, mamá. Mi santa madre. Ahora si lograré que te reconozcan, que te canonicen como solo tu lo mereces. Diez y nueve hijos, once te sobrevivieron. Tú eres la única virgen; todas son prostitutas. Solo tu madre mía mereces ser santa. Perdóname por que me he tardado para tu grandeza y reconocimiento en todo el mundo y por todos los siglos. Juan Pablo tenía muchas presiones Juan Pablo, Juan Pablo, como me haces falta. ¿Por qué canonizaste a Escribá de Balaguer y no a mi Santa Madre? Mamá Maurita, ay madrecita santa.


Benedicto ¡Heil Joseph Ratzinger! Maldito seas nazi comunista. ¡Ah! como competías contra mi. Solo porque Juan Pablo me tenia en mejor estima que a ti. Ah y tuviste que lidiar con los que no aceptan que los sacerdotes, los representantes de Dios en la tierra, gocen del placer angelical. ¿No preferirías que pequemos con las prostitutas, verdad? Tú me quieres juzgar pero no te atreves. Me entenderías si pudieras ver a las madres incrédulas creyendo en mí y peleándose por entregarme a sus amores, tiernos de edad, en mi lecho de gozo, solo para mí, sintiéndose orgullosas sin ver el dolor para la criatura. Por que ese dolor es temporal y necesario para vivir en el Reino, el Reino de Cristo, mi Reino. Siendo tan solo un niño de diez y seis años lo hice, todo un reino con cientos de miles de súbditos. Tu no sabes de las profundidades del placer doloroso que mi vida en cristo ha sido gracias a estas criaturas tiernas y puras que Dios me manda a través de sus madres.

Y aun así, con tu intento de manchar mi imagen, no pudiste quitarme ni mi nombre ni mi castidad ante mis seguidores. Sigo siendo santo y casto ante los ojos de millones de personas, incluyendo a varios pares de querubines que me hacen el trabajo hasta ahora y me ven casto. A mi es a quien llaman “Santo Padre”. Ellos me darán la razón a mi, por que Dios está de mi lado. Nunca nadie ha dado al Vaticano lo que yo he dado: Grandes universidades, miles de escuelas, de sacerdotes, de fieles adinerados, los más ricos y poderosos del mundo; todos se me rinden, me aman, me siguen, me defienden a mí. Saben que sin mi estarían perdidos, que sin mí nunca habrían llegado a figurar en los escalones del poder; sin mi los aniquilarían los poderosos, los mas aptos para sobrevivir; solo unidos a mi pueden tener fuerza y poder en el mundo. Eso es lo que verdaderamente vale. ¡El poder del amor de Cristo, hágase su voluntad, porque mi voluntad es la suya!

Dejad que los niños se acerquen a mí. Son ángeles sin sexo que tu me mandas para aliviar las dolencias de la carne, del pecado. Mon père, mon père… que dulces son sus voces; como me aman, me inyectan la dolorosa morfina, me la consiguen, me dan masaje, pero solo tocan el objeto del pecado hasta que quedo en paz. Ellos mismos piden ser los elegidos. Yo no los obligo; les gusta; disfrutan tanto como yo. Los alejo del camino del mal; eso es todo lo que hago. Nunca tocarán a una prostituta; nunca pecaran. Pero tenían que crecer. Por que los dejaste crecer? Por que no quisieron entender que no era pecado? Les dije que yo tenía el perdón de Pío XII y su permiso, sus indulgencias; él mismo me las dio cuando se lo confesé y de su mano comulgué. Siempre serán castos y puros, yo los perdoné y de mis manos tomaron la comunión.

¿Por que no me lo agradecen? ¿Por que me denuncian? Dios mío, que hice yo para merecer este trato de parte de estos pérfidos. Mal agradecidos, son todos ellos unos mal nacidos. Yo que los elegí como tú, mis doce apóstoles. Tenía que aceptar al treceavo, y a todos los demás, porque tenía que crecer, que tener muchos, mi harem de efebos, mis ángeles, mi ejército, mis legionarios, tus legionarios, los legionarios de Cristo.

Me quieren ver pobre y humillado. Sus pobres mentes están envenenadas, por los jesuitas comunistas, por los envidiosos del Opus Dei. Así como persiguieron a Jesús mamá Maurita, así lo están haciendo conmigo, y yo los perdono igual que lo hizo Jesús. Solo es una prueba más que Dios pone en mi camino para llegar a él. Así sea. Todos quieren ser como yo. Es por eso que me persiguen; me quieren aniquilar para ocupar mi lugar. Y tu Juan Pablo, me nombraste el líder de la juventud como yo te lo pedí, y todos mis acusadores rabiaron de odio, y yo, en público los perdono por que no saben lo que hacen y en privado, me río de ellos. Soy el genio de la pantalla del mundo.

http://es.wikipedia.org/wiki/Marcial_Maciel
http://es.wikipedia.org/wiki/Legionarios_de_Cristo
http://www.google.com.mx/search?q=marcial+maciel&hl=es&lr=lang_eslang_en&start=0&sa=N
http://www.amazon.com/s/ref=nb_ss_gw/105-1737224-7226864?url=search-alias%3Daps&field-keywords=Marcial+Maciel&Go.x=0&Go.y=0&Go=Go
http://www.maurita.org/su_vida.phtml

1995 El día 4 de enero Mons. Pérez-Gil, obispo de Tlalnepantla, firma el decreto de apertura canónica del proceso diocesano, después de haber recibido el rescripto del “nihil obstat” de la Congregación para las Causas de los Santos. 2000 El 24 de noviembre la Santa Sede otorga el decreto de validez del proceso diocesano de la Sierva de Dios, Maura Degollado Guízar.

2 comments:

Anonymous said...

Muy buena presentacion de la mente y consciencia de un perfecto psicopata

Anonymous said...

Excelente. Se puede apreciar que la autora llevó a cabo un profundo estudio de la personalidad de maciel.
I. Fodor