Monday, October 09, 2006

Otra porqueria de los panistas en las elecciones.

SE ESTA MURIENDO GENOCIDAS, QUE NO SE HABIA MUERTO ANTES

Cita del Filósofo de Güemez/"se esta muriendo gente que no se había muerto antes"
Haciendo alusión al fallecimiento de Moya Palencia...que tal??... yo por eso dudo que existe la Justicia Divina...


El 2 de Octubre ¡No se olvida!Esta consigna, amable y estimado lector, se mantiene por parte de quienes conmemoran a los que sacrificaron sus vidas en la lucha por las libertades que hoy gozamos y se mantendrá entre quienes siguen demandando que la justicia mexicana finque responsabilidades y castigue a los autores intelectuales y materiales de la matanza estudiantil del 2 de Octubre de 1968.

El gobierno de Vicente Fox Quesada, que detenta actualmente la procuración, administración e impartición de justicia, perdió la oportunidad histórica de sentar precedente y castigar penalmente a los responsables.La justicia no llegó en largos seis años. Después de una muy cuestionada investigación, que operó como farsa sobre los presuntos responsables del genocidio y desaparición de cientos de ciudadanos, se ahondaron, aún más, la desconfianza y el descrédito de la sociedad hacia la justicia, cuando dictaron arresto domiciliario al ex presidente Luis Echeverría Alvarez, una semana antes de las elecciones del 2 de julio de este año.Para muchos, este hecho fue como revivir la llamada "Guerra Sucia" contra el movimiento de autodefensa armada que se levantó por la represión del 2 de Octubre de 1968 y del 10 de Junio de 1971, pero ahora en su versión de "Guerra Sucia" electoral y mediática a todo color en la televisión.

Por ello y ante tales situaciones, la cruel masacre y las atrocidades contra estudiantes y maestros del 2 de Octubre ¡No se olvidan!Peor aún resulta, cuando se vislumbra otro sexenio de investigaciones simuladas, de entrampamiento judicial y nada esperanzador para las familias de los cientos de muertos y desaparecidos.Sin embargo, en recuerdo de los Mártires de Tlatelolco y en apoyo a las propias víctimas que sobrevivieron a la represión y que han mantenido el valor civil para denunciar el artero crimen de Estado, los grupos organizados de la sociedad civil y los partidos políticos progresistas seguirán empujando para lograr que nuestro sistema de justicia se limpie de toda corrupción y haga, precisamente, su labor de impartir justicia.

Cada 2 de Octubre, se saldrá a las calles de las principales ciudades de la República Mexicana, con el fin de seguir insistiendo en que los crímenes de Estado de esa magnitud, no pueden quedar sin castigo y sin brindar justicia.A 38 años del suceso, no es justo que se haya diluido la investigación contra Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Alvarez, Mario Moya Palencia y Julio Sánchez Vargas, entre otros presuntos autores intelectuales, encumbrados en lo más alto del poder político.No es posible que hayan salido libres Miguel Nassar Haro y Luis de la Barreda Moreno, agentes de la Dirección Federal de Seguridad, y otros autores materiales encargados de los cuerpos de seguridad.De persistir la impunidad histórica, el riesgo es que la violencia de Estado regrese.De poco serviría sancionar moral e históricamente a los responsables del '68, cuando la justicia no ha castigado a los culpables ni obligado a reparar el daño y, sobre todo, cuando los implicados se niegan a pedir perdón.De poco servirá que la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado informe que hay más de 520 averiguaciones en curso, que hay 19 órdenes de aprehensión, que hay comparencias de los responsables mayores del gobierno, que hay medio millón de documentos rescatados para el esclarecimiento histórico y, sobre todo, la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de dejar abierta la vía judicial por el delito de genocidio.De nada sirve todo lo anterior, cuando la noche del 2 de Octubre, en Tlatelolco, más de cinco mil soldados, 300 tanques, dos regimientos de caballería, batallón Olimpia, helicópteros, paracaidistas, granaderos, policía militar, policía preventiva del Distrito Federal, policía judicial, servicio secreto y francotiradores, a la señal de las luces de bengala, dispararon indiscriminadamente ráfagas de miles de balas para acabar con la "conjura comunista" de los estudiantes ahí reunidos.Después de la masacre, los cuerpos heridos e inhertes fueron levantados en camiones del Ejército para ser incinerados en el Campo Militar No. 1 y la sangre fue lavada, según aseguran testigos, investigaciones y documentos.Y es por ello, amable y estimado lector, que un crimen de lesa humanidad no puede quedar, sencilla y llanamente, impune.

En memoria de Los Caídos el 2 de Octubre de 1968

Nada es en balde... En la historia, nuestra lucha y consignas tampoco lo fueron.Campa y Vallejo, los ferrocarrileros, libres de su encierro, salieron.Comunistas y socialistas, a la democracia entraron.Veinte años después, ganaron, no se las valieron.Insistieron, a perder acostumbrados, ganando, mejor perdieron.Pese a estos pesares, la gente se sabe, avanza, no detiene su marcha.Libertad y alternancia, al menos, igualdad económica; utopía, bendita utopía.Generación del 68, viejos vivos, de sesenta y ocho.Aguerridos, aturdidos, por su propio guerrear.Aclarado está todo: los asesinos, se saben asesinos; su crimen los persigue, los delata.El pueblo los sentencia: ¡Genocidas!Nada es en balde...
Atentamente.
Los Caídos