Thursday, November 16, 2006

Radio Vulgocracia


Lo manda mi general Manitas Negras. De plano estos rebeldes son un orgullo para la patria.

Para los viles y los gentiles

Aquí estamos, al aire, somos radio vulgocracia, unos auténticos hijos de la rebeldía, de la insolencia, de la vulgaridad, del olvido que se niega a ser, somos hijos de las miles de voces acalladas por la censura, por la represión, por la prepotencia del poder. Desde ese poder y la derecha reaccionaria, sin más merecimientos nacionales e históricos que haber sido beneficiarios de la oleada anti priísta que hizo caer al viejo régimen, quieren que asumamos sin chistar SU razón fraudulenta, precaria, inconsistente, inmoral, sin ética, y se nos tilda de nacos, sucios, pobristas, mal nacidos –ellos se asumen como "bien nacidos" y lo claman, ergo, nosotros siendo su contrapartida, en su lógica, lo somos-, en fin simple plebe, vulgar y llano pueblo. Sí, lo somos y, no, no asumiremos la razón de su sin razón como valida.

Hacemos radio ciudadana por que no podemos estar callados, por que no queremos estar más callados, por que ya son tantas las voces clamando por salir que no encuentran eco, que por ellas, por toda la voz, decidimos hacernos barranco, abismo, espacio abierto con resonancias activas, caja de resonancia para que ese eco, esa voz, ese aliento ciudadano perenne que jamás a sido silenciado, ahora si tenga voz propia, que ahora sí sea escuchada…

¿De qué le sirve a la rebeldía, a la resistencia civil, a la lucha del pueblo que simplemente nos pongamos a leer noticias de los diarios?¿Qué utilidad tendría hacer una emisión de radio por Internet y leer notas de periódicos que editan en Internet gratuitamente? ¿Qué ganaríamos con combatir el cerco informativo que ha tendido sobre nosotros la derecha y sus aliados los dueños de los medios masivos, reproduciendo sus prácticas entre nosotras y nosotros?¿A dónde llegaría esta Resistencia Civil si somos tolerantes, pero "hasta aquí llegas"? ¿Si somos incluyentes, pero "tu no entras"?¿Si somos iguales, pero (como decía Orwell) "acá todos somos iguales, pero hay unos más iguales que otros"?¿Dónde queda la Resistencia Civil si queremos romper el cerco estableciendo otros, de afinidades, de exclusión, de elites privilegiadas entre los jodidos, de tuertos gimiendo por su reino en la tierra de los visionarios?

Más que noticias "frescas", ustedes encontrarán en radio vulgocracia, noticias profundas, salidas del fondo de la garganta del pueblo, intemporales por que siempre han estado ahí, noticias salidas del alma de sus mujeres, sus hombres, sus ancianos y ancianas, niñas y niños, comunidad lésbico gay, campesinos, obreros, pescadores, barrenderos, empresarios, académicos, desempleados, comerciantes, maestras y maestros de su lucha, de su ejemplo en todos los aspectos posibles de la expresión, de lo que se debe aprender e incluso de lo que no debemos reproducir como experiencias, encontrarán la crítica frontal, mordaz si se quiere, pero honesta…

Así, hemos estado ya en diversas trincheras, a pesar de nuestra corta vida como radio vulgocracia, le hemos dado voz a la Convención Nacional Democrática, a las mujeres que exigen aborto seguro, a las familias de los presos políticos y de conciencia, a las manifestaciones públicas contra el fraude, contra la infamia, al heroico pueblo de Oaxaca, a los marginados entre los marginados en la aprobación de la Ley de Sociedades en Convivencia. Y también podrán encontrar la temida autocrítica, la necesaria corrección del rumbo cuando se ha perdido el camino.

¿Cómo lo hacemos? Fácil, vamos al pueblo y de ellas y ellos sacamos la noticia, la experiencia, la lucha, la voz, en radio vulgocracia difícilmente encontrarán nuestra voz, nuestro nombre, nuestro rostro. No, ese no es nuestro papel, no nos desgastaremos en protagonismos estériles, no nos hacen falta fotografías, premios, reconocimientos, medallas, no.Lo que nos hace falta y por ello estamos aquí, es buscar la palabra del pueblo, dónde quiera que esta se encuentre luchando y ofrecerle este puente que somos, para que se crucen y se encuentren los caminos de ustedes que están lejos, con los de ellos que claman por ser escuchados.

A T E N T A M E N T E

los que hacemos radio vulgocracia