Monday, December 04, 2006

Carta abierta a FECAL

Carta abierta a Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.

por Diez en el Sol

Presidente constitucional de los estados unidos mexicanos....Sí, con minúsculas. El fin de semana que acaba de transcurrir fue de lo más activo en mi vida personal, por esta causa no había tenido el tiempo suficiente para procurarme tinta y papel y escribirte esta misiva.

Lic. Felipe de Jesús Calderón Hinojosa: Empiezas y empiezas mal, al igual que en tu campaña, en tu toma de posesión no se observa la estatura del líder que este pobre país con tanta urgencia requiere; al igual que en tu campaña, porque en ella no propusiste ideas concretas y razonadas de cómo salir de las severas crisis de valores, justicia, pobreza y, equidad que tu antecesor, el que a partir del sábado 2 de diciembre será conocido como el peor presidente que ha tenido México y sabes, lo triste es que ahora este calificativo se lo den, se lo demos los mexicanos, porque, a pesar de que tuvo la oportunidad histórica de demostrar que su plan de gobierno y el de su partido o sea el tuyo que es el PAN, la desperdició al seguir con la tendencia que un moribundo pero no liquidado PRI dejó como su herencia. Si, señor Presidente Calderón, Vicente Fox pasará a la historia por ser el pelele más grande de que ha conocido México.

Pero me desvío pronto del tema; digo que empiezas mal y no es cierto, continúas mal porque desde tu campaña no iniciaste bien, a lo derecho, como verdadero competidor que sabe aceptar a sus rivales como eso, rivales que pueden ser incluso mejores que uno mismo y no obstante al desarrollarse la competencia se pugna por demostrar a aquellos que nos ven pelear de qué estamos hechos y así cambiar su percepción; pero no, en tu campaña lo único que vimos fue descalificaciones al más importante de tus adversarios y si no fuera suficiente, empezamos a notar cómo los árbitros y jueces te daban o inventaban ventaja hacia ti en una forma por demás burda, sin habilidad, como si de niños gandallas se tratase, a lo vil, a lo despiadado, a lo PAN.

En este punto algún lector que comulga con tu partido me empezará de tachar de perredista ardido y fíjate que no, no es por allí, porque tu campaña lo que dejó fue eso, una división como no había existido desde la época de la revolución. Y llegamos a las votaciones, en lugar de sobreponerte con habilidad y técnica a tu adversario, te pusiste debajo de las naguas de tus padrinos y protectores; medios de comunicación como Televisa y Tvazteca (Hoy Teleguácara y Tvvazca) que ocultaron la enorme popularidad de tu adversario más fuerte y destacaron a diestro y siniestro en sus mensajes la baja estatura política que tienes como tu mayor cualidad en un afán de vendernos la imagen de un futuro presidente con decisión, coraje, presencia, cariño y acompañamiento popular del cual siempre careciste en tu campaña.

Sobre tu triunfo siempre diré que es como esas peleas en donde los viejos pugilistas vuelven a recordar glorias pasadas y para espectáculo de la gente les ponen lo que en la jerga del oficio se les conoce como costales. Así tu victoria, pero no porque tu contrincante sea un costal pugilístico; al contrario, tu adversario siempre demostró mayor astucia que tú y tu equipo Mientras que tu necesitaste del apoyo del Instituto Federal Electoral, ahora Instituto del Fraude Electoral, del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ahora tribilín, porque es como un perrito que va por el palito que le has arrojado, hasta una Presidencia de la República que apanicada veía cómo el representante de la izquierda se acercaba peligrosamente a la victoria y eso no podía permitirse bajo ninguna circunstancia ¿Verdad?.

Así pues, después del 2 de julio te dedicaste a recorrer el país y el extranjero a salto de mata, escondido, con agendas múltiples para despistar a todos los renegados que no compartieron tu visión de país y reclamaban con justicia, un esclarecimiento sobre un proceso que a su juicio fue amañado, manipulado, manoseado, envilecido y empobrecido para sacar ventaja a ti y tu partido. Si, ya se que eso está pasado y que el máximo tribunal ya decidió conforme a derecho y que no hay más nada que hacer y yo te digo que una vez más tu y tus asesores se equivocan, porque desde esas fechas no ha habido día en que recibas la muestra de repudio que la gente te dedica, como única forma de expresar su rechazo hacia tu proyecto de gobierno.

Y hablando de gobierno, ¿Qué me puedes decir del proyecto de nación que esperas construir que sea congruente con lo que hasta ahora has demostrado con hechos? Te pregunto esto porque, como habrás notado ya, si es que continuas leyendo, yo no estoy de tu parte y esto me empieza a preocupar; me preocupa porque en Oaxaca mucha gente no piensa igual que su gobernador y ahora está padeciendo las consecuencias de su diferente forma de pensar; me preocupa porque en el Palacio Legislativo de San Lázaro, la casa nuestra que como pueblo le prestamos a los diputados para que trabajen, durante casi 60 días estuvo sitiada por elementos del Estado Mayor Presidencial, en una posición de fascismo digna de reyes dictatoriales y esa fuerza estuvo allí, en tu toma de posesión.

En este sentido continúas mal, Presidente Calderón, continúas mal porque tu toma de posesión fue como en los días posteriores a las votaciones, a salto de mata, escondido y aprovechando la fastuosa presencia de los militares que, obedientes de la disciplina tienen que cumplir con su deber, aunque las órdenes sean enfrentarse y lastimar a los representantes del pueblo y al pueblo mismo. Si, Licenciado Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, hoy presidente constitucional de los estados unidos mexicanos, tu toma de posesión fue con un fusil por delante.

Aquí otra vez no puedo dejar de preguntarme ¿Qué me quieres decir con esta nueva manera de iniciar formalmente tu gobierno? No puedo dejar de recordar la cara de los dos comentaristas del canal 5 que a las 11 de la mañana decían en tono divertido e insulso, como si de una nota rosa se tratara:”fue una operación quirúrgica, de repente entró Vicente Fox, (sí, ya sin el apelativo de presidente a pesar de que todavía lo era) y después quiénsabe de dónde pero apareció Felipe Calderón; Fox le impuso la banda presidencial y se cantó el himno nacional, ja, ja, ja.” Vuelvo a preguntarme ¿Qué quieres dar a entender con esas entradas a hurtadillas, como los ladrones, para aparecerte como un ilusionista en un acto de magia? Te recuerdo, presidente Calderón, que este es un país de necesidades, pobres, gente cansada y no un circo de tres pistas en donde tienes payasos, magos y malabaristas que divierten a su público con este tipo de espectáculos.

¿Qué me quieres dar a entender, presidente Calderón cuando hoy lunes 5 de diciembre, a las 8:40Hrs escucho en la radio que ya tenemos presidente de México y que nos sorprenderemos de las cosas nuevas que van a pasar? ¿Qué me quieres decir? ¿Vas a bajar el precio de las gasolinas y la energía eléctrica? ¿Vas a aprender a Martha Sahagún y sus hijos por los delitos de fraude y enriquecimiento eléctrico? ¿Vas a promover juicio político al gobernador de Oaxaca por delitos lessa humanidad? ¿Vas a llamar a la justicia al gobernador de Puebla por los delitos de corrupción de menores? O vas a imponer el estado de derecho y las instituciones amparando a Ulises Ruiz, Mario Medina y demás especimenes del anterior régimen? ¿Nos demostrarás finalmente que sí tienes estatura política y moral o responderás como tu actual secretario de gobernación, es decir con sistemáticos actos de represión?

Licenciado Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, presidente constitucional de los estados unidos mexicanos. Sí, con minúsculas. Tienes un gran reto por delante, más que los otros presidentes de este país; tienes, en primer lugar, que limpiar el cochinero que dejó Vicente Fox, tienes que regresar a México su papel como país integrante de la América Hispana, lugar que Fox primero desdeñó y después anduvo mendigando al final de su ejercicio. Pero, sobre todo, tienes que recuperar la credibilidad que perdiste o que nunca tuviste, porque a pesar de que son cada vez menos los que abiertamente te rechazan, son todavía muchos los que no creemos en ti y ya no estamos dispuestos a aguantar más tiempo con los brazos cruzados. De ti y sólo de ti depende convencernos de que en verdad muchas cosas van a pasar para el bien de nosotros, tal y como lo acabo de escuchar en la radio una vez más, en otras palabras: tienes que convencerme de que eres, en verdad el Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y además el Presidente verdaderamente Legítimo que tus instituciones tanto están cacareando desde hace casi ya 6 meses.