Friday, December 08, 2006

El enano FECAL convertira a Mexico en una potencia en la investigacion cientifica


Resultados de Investigacion
Sometida a la consideracion de S.S. Dr. Norberto Rivera, Rector
Universidad Nacional (Pontificia) Autonoma de Mexico (ex-UNAM)
por el Pbro. Pomponio de Loyola, S.J.
Instituto de Fisica Nuclear y Cirios Pascuales Jose de Leon Toral

Tema(s) a Investigar

Existe gran inquietud cientifica [1][2] para determinar el potencial [3] de los coccis de los santos. Para tal proposito el Instituto Jose de Leon Toral propone llevar a cabo una investigacion entre los restos mortales de varios de los santos cristeros que fueron fusilados en tiempos del criminal Plutarco Elias Calles.

Trabajos Preliminares

La tradicion recuerda que en los alrededores de San Adolfo Hitler, Xalisco, fueron fusilados varios de los santos cristeros durante la guerra susodicha. Sus cadaveres quedaron insepultos. Entre los santos cruzados de ese rumbo existia una gavilla lidereada por un tal Nemesio de Jesus Gallardo y otro de nombre Perfecto del Sagrado Corazon Buenrostro. Ambos fueron capturados por las tropas callistas y fusiladas en un paraje denominado "El Tiradero" en las afueras de San Adolfo Hitler. Fueron necesarios varios meses de excavaciones --partida presupuestal 2005-3433-- interrumpidas solamente por la llegada de la epoca de lluvias para identificar plenamente las coccis de Gallardo y Buenrostro. La mayor dificultad fue asegurarnos de que no estabamos confundiendolos con huesos de animales pues el paraje en cuestion ha sido tradicionalmente usado por el rastro de la localidad para deshacerse de sus desechos animales.

Muestreo

Para determinar la potencia de las coccis de los santos se aplicaron estos a un grupo aleatorio de 18 indigentes reclutados entre los limosneros de la parroquia de Cristo Rey de San Adolfo Hitler. La distribucion de las dolencias observada entre estos fue la siguiente:

Les apestaban las patas - 3 - 30%
Tenian caspa - 2 - 20%
Ladillas - 5 -50%

Nota: se eliminaron 8 indigentes que presentaban multiples sintomas y solo se escogieron los que solo tenian un solo mal.

Aplicacion

Se crearon dos grupos de cinco individuos cada uno. Un grupo (G1) tenia a los cinco que tenian ladillas y el otro (G2) tenia a los que tenian caspa o les apestaban las patas. El grupo G1 se aplico la coccis de Buenrostro en el pubis, manteniendo contacto por un minuto exactamente. En el grupo G2 se aplicaron la coccis de Gallardo en el cuero cabelludo (caspa) o en la planta de los pies (olor a queso) tambien por un minuto exactamente. Previamente los participantes habian rezado el rosario.

Resultados

G1 - 80% (4) quedaron limpios de ladillas
G2 - 66% (2) sin mal olor en las patas y 50% (1) sin caspa

La determinacion fue hecha por un grupo de tres seminaristas que hicieron la auscultacion de los infelices.

Los resultados son aceptados en base a un nivel de confianza del 95%.

Conclusiones

1. Queda claro que las coccis de los santos, especialmente las de los martires cristeros, son muy potentes.
2. Se pide a la rectoria que ud. tan acertadamente maneja que proporcione presupuesto adicional en el 2007 para seguir encontrando huesos de los martires cristeros.
3. Se recomienda que el IMSS no gaste en aparatos medicos pues es posible que tan solo con la produccion de coccis de la cristiada sera posible enfrentar las necesidades medicas del sexenio.

Atte.

Por mis golpes de pecho tosera el espiritu santo

Dr. Pomponio de Loyola, S.J.
Instituto de Fisica y Cirios Pascuales Jose de Leon Toral

[1] "Las Hermosas Coccis de los Cristeros" -- Padre Marcial Maciel, Legionarios de Cristo
[2] "Das Cristeren Assen" -- Benedikto, fuhrerdasromankatolischekirche
[3] el potencial del coccis se mide en kilofecos

Cerro Gordo


Nota: El Lic. Rodriguez Azueta escribio sobre "La Tercera H" sobre el heroismo de las multiples defensas de Veracru' y pusimos un articulo a este respecto previamente.

Acerca de Cerro Gordo, porque recordar que nos partieron la jeta ahi? Pues si, ese fue el resultado. Pero no por eso debemos olvidar el valor y sacrificio de nuestros soldados. (Hasta los sureños tienen monumentos en Gettysburg.) Santa Anna habia derrotado a Zachary Taylor en la Angostura, al sur de Saltillo. Este hideputa estaba meditando rendirse. Por varios dias los mexicanos les habian tomado cerro tras cerro, posicion tras posicion, cañones, banderas, prisioneros. Todo esto con un ejercito bisoño, de leva, mal vestido, solo calzado con huaraches, que no habia comido en tres dias, y con armas que Inglaterra habia usado en Waterloo (y nos las habian vendido de desecho), y a pesar de que los gringos tenian armamento moderno y oficiales profesionales. Pues si, el tercer dia, en el umbral de la victoria, el quince uñas levanto el campamento y ordeno la retirada.

El ejercito mexicano marcho mil kilometros hasta Veracruz para enfrentarse a Winfield Scott. Todo el trecho fue marcado por nuestros muertos puesto que no habian ni vendas para los heridos ni totopos ni agua. Como siempre, las que mas sufrieron fueron las soldaderas --que llevaban chamacos a rastras o agarrados al pecho.

Cerro Gordo era parte de la hacienda de Santa Anna. El mocho se las daba de muy conocedor del terreno. Se le sugirio varias veces que artillara el Telegrafo correctamente pero su comentario fue "que por ahi no se suben ni los conejos". Ahora el sitio esta olvidado segun atestigua este escrito pero esa tierra todavia tiene los huesos de nuestros soldados.

Los mochos PANdejos quisieran que olvidaramos nuestra historia. Que no nos acordemos porque adquirieron tal nombre --eran partidarios de Santa Anna que estaba mocho de una pata. Quisieran que nos olvidemos que la iglesia tanto en 1836 como en 1847 contribuyo a derrocar a don Valentin Gomez Farias y no quiso contribuir ni un quinto a la defensa de la patria. Al contrario, a diferencia de como el clero español alzo a ese pueblo en contra de la invasion napoleonica, los curas mexicanos aconsejaban no oponerse al invasor porque "diosito quiere que perdamos esas tierras". Igual quieren que nos olvidemos quien trajo un principito rubio a gobernarnos en 1864. O quien se alzo durante la cristiada. O que los sinarquistas recibian dinero de las empresas extranjeras para sabotear la nacionalizacion del petroleo. Es la misma sangre traidora que fue autora de Cerro Gordo, de que la victoria de la Angostura se desperdiciara, de que Anaya no tuviera parque. Es la que hoy quiere vender la patria y vender a nuestra gente como mojados..

CERRO GORDO, MEMORIA OLVIDADA


POR: MIGUEL SALVADOR RODRIGUEZ AZUETA

Alguien me dijo que existía, yo la verdad hasta este momento no la he visto. Entre los matorrales y el ir y venir de los autos, que ahora son menos gracias al libramiento Rinconada-Cerro Gordo, me dispongo a seguir buscándola, aunque siga arriesgando la integridad física al caminar por el arroyo vehicular, con suerte sino me pica una culebra me atropellará un camión de Segunda Clase.

¿Qué es lo que busco?, Una placa conmemorativa, un mojón, una estela, alguna marca que conmemore a los caídos entre el 17 y 18 de abril de 1847, durante la Guerra México–Americana, me imagino debe estar tirada a un costado del Cerro, digo al menos eso he pensado siempre, desde que pasaba por el lugar, arriesgando mi vida con los aventones que me daba Nacho Rodríguez, cada fin de semana hacia Veracruz. Pero no, a pesar de seguir caminando por entres los matorrales no la encuentro, entonces me decido a llegar a la cima. Tengo que verlo con mis propios ojos, así que empiezo la ascensión por un camino de terracería, con el temor latente de que puedo ser víctima de las piedras traicioneras que hacen resbalar mis zapatos de goma o peor, me asalte algún tunante al acecho entre lo denso de los matorrales que dejaron las pasadas lluvias.

No hay señalamientos, pero si una cerca de alambre de púas que señala la propiedad privada, pero como no hay letreros de no pasar por abajo, me armó de valentía y la primera en sufrir una herida en esta investigación es la chamarra obsequio de Pinkito que sale con un pequeño rasguño.

Es el Cerro del Telégrafo de Cerro Gordo, alcanzo la cima y distingo a los lejos el “Landscape” de mis ancestros, hermosa, maravillosa vista a pesar de no ser un día claro, se alcanza a ver Cárdel al sur y al norte Xalapa, es octubre del año 2004, recorro lo que puedo del lugar, pues no voy preparado, me faltan zapatos especiales y una buena moruna, para afeitar el pasto crecido. Una especie de fortín se yergue frente a mi, un tipo de casamata que muestra los daños de esquirlas de la guerra, aunado a la destrucción del tiempo, el olvido y la mano siniestra de los vándalos que también alcanzaron al cima solo para escribir en una de las paredes “Lupita te amo”, peor aún, el avance tecnológico no tiene respeto, ni sabe nada del honor de los muertos, por lo que no me extraña encontrar una enorme antena de telecomunicaciones que corona la cima del Cerro, en vez de nuestro lábaro ondeando desafiante, ésta la Torre, que no tiene letreros que identifique a sus propietarios, pero si tiene el estigma de estar hollando suelo sagrado. ¿Tan grande es nuestra ignorancia?, que ¿Ya se nos olvido que hace más de 157 años valerosos hombres dieron su vida por defender a México de la adefagia territorial de los norteamericanos?, en una de las guerras más injustas de la historia, si es que ha existido alguna que sea justa.

Apenas el año pasado, solo existía la Casamata, hoy además una torre, el año próximo habrá un letrero que anuncie cervezas o licor.

Es el Cerro del Telégrafo, y no culpo a los que no nacieron en Cerro Gordo, pues muchos a pesar de ser habitantes del poblado desconocen su nombre. Renuente a hacerle caso a Pinkito y a la voz siniestra y anónima quienes me piden que “no me meta en lo que no me importa”, procedo a elaborar este artículo para recordar la memoria olvidada de Cerro Gordo.

Comencemos por señalar que Cerro Gordo es un poblado, anteriormente congregación y gracias al INEGI y su censo del 2000, pasó a tener categoría de indefinido, por lo pronto lo denominaré poblado por respeto a sus 1,225 habitantes el generoso lugar, con sus bien dotadas tiendas de abarrotes, que ofrecen Cerveza bien fría a ambos lados del camino. Saliendo del Puerto de Veracruz se puede llegar por la carretera antigua vía Rinconada o bien viniendo de Xalapa antes de la desviación a la autopista libramiento Rinconada. Pues bien, por la vía de Veracruz pasando Rinconada se encuentra al lado derecho los Cerros del Telégrafo y el de la Atalaya, a la izquierda se encuentra una enorme cañada o desfiladero, antes de llegar al Poblado de Cerro Gordo, por la antigua carretera que desemboca en la ciudad de Xalapa.

Una vez ubicados geográficamente, prosigo a ubicarnos cronológicamente, en el año 1847, la guerra México-Estados Unidos está en su apogeo, los americanos hacen propia la idea de llevar la guerra a domicilio, además de poner a prueba sus modernas armas bombardeando sin misericordia la ciudad de Veracruz. Pues bien de todas las batallas que perdimos esta tiene un lugar especial, pues es de la que menos se habla; es cierto que todas las perdimos pero al menos en ésta como en otras quedó la impronta del valor de los soldados mexicanos, pues es verdad que en vez tener Generales de Brigadas nuestro ejercito contaba con “Brigadas de Generales”, todos querían mandar y pocos obedecer, en fin, proseguiré con el tema.

Después de la capitulación del puerto de Veracruz el 28 de marzo de 1847, El General Scott comprendió que tenía que sacar del clima insalubre a su ejercito por lo que entre la alternativa de los caminos a seguir para llegar a la ciudad de México, encontró que la más viable era por Xalapa, por lo que avanzó sin dificultades y acampó en Plan del Río. Por su parte Santa Anna decidió esperar el avance invasor en Cerro Gordo.

Cabe mencionar, que es de reconocer el ingenio del ejercito americano y en ser los primeros en trazar el libramiento de la autopista Veracruz-Xalapa, vía Rinconada, pues da la casualidad que fue la ruta que siguieron los americanos para llegar por la retaguardia del ejercito Mexicano, ósea que no se lo debemos al Ingeniero Nachón sino a Robert E. Lee, hace más de 157 años.

Mientras Santa Anna desoía los consejos de sus ingenieros y prefería dormirse en sus laureles a ritmo de sones y marimbas en su campamento, asegurando a sus aduladores que a esos Cerros “no subían ni los conejos”, Scott atendía las observaciones de su cuerpo de Ingenieros al mando de Robert E. Lee, quienes habían descubierto esta vía, y por lo tanto la forma de llegar a la retaguardia del campamento de Santa Anna.

No solo fue el ingenio sino el esfuerzo humano, pues el montaje, desmontaje y traslado de cañones y paso de tropa fue toda una proeza por esos cañales y desfiladeros.

La posición de ambos bandos era el siguiente: Santa Anna acampó en el margen derecho del camino nacional en lo que hoy en el poblado de Cerro Gordo, en las cimas de los cerros de la Atalaya y el Telégrafo mandó a colocar algunos cañones (4 baterías), en el Cerro del telégrafo estaba el General Rómulo Díaz de la Vega con 1,400 hombres y una batería de siete cañones. En la entrada, hacia el sur, estaban 3 batería con 19 cañones comandadas por los Generales Luis Pinzón, José Maria Jararo y el Coronel Badillo, en total unos 12 ,000 hombres.

El General Scott no se quebró mucho la cabeza, y elaboró un plan de envolvimiento; una de las divisiones se dispondría a pasar por el lado derecho del Cerro de la Atalaya y llegar por la retaguardia para cortar la carretera nacional y con eso, evitar la retirada del ejercito mexicano y obligarlo a la rendición.

Así la división del General Twiggs se encargaría de dicha operación por lo que se dividió en tres brigadas, la del Coronel Harney se encargaría de distraer a los defensores de los Cerros la Atalaya y el Telégrafo, mientras las brigadas de Shields y Riley llegaban a las espaldas del campamento mexicano.

Mientras esto ocurría, las brigadas de Pillow en el sur distraía al grueso de la fuerzas mexicanas, atacando las Baterías de Pinzón, Jararo y Badillo.

La división de Worth que estaba llegando el día 17 de abril, procedente de Veracruz siguió a la de Twiggs.

Cuando los vigías del Cerro de la Atalaya descubrieron a Twiggs, éste se vio forzado a tomar dicho Cerro, para lograr la distracción de la fuerza mexicanas del objetivo principal, el corte de la retirada.

Cuando los americanos tomaron el Cerro de la Atalaya, Santa Anna mandó a reforzar el Cerro del Telégrafo con el General Ciriaco Vázquez, el 2 y 4 de Infantería además de 2 cañones y Batería de 5 cañones, el 2 de infantería y caballería que por cierto, en los cerros no podía maniobrar.

Desafortunadamente para ese momento los americanos ya tenían en el Cerro de la Atalaya nuestros cañones más los suyos de 24 pulgadas y nos barrieron.

El día 18 de abril, a la 7 de la mañana, las fuerzas de Harney apoyadas por la artillería de la Atalaya, atacaron el Cerro del Telégrafo y capturaron sus primera línea de defensa mientras tanto otra fuerza atacaba las tropas de reserva y las Baterías ubicadas en el Cerro.

Por su parte en el sur, Pillow, confundido en su ruta, fue a presentarse a tiro de pichón de las Baterías de la entra sur y tuvo mucha bajas, incluso el mismo Pillow, fue herido.

La mala fortuna quiso, que los defensores del sur, se percataran que su retaguardia estaba perdida, y los Cerros tomados y prefirieron rendirse.

Para ese momento las brigadas de Shield y de Coronel Eduardo Baker con el 4 regimiento de Illinois pasaban el Cerro del Telégrafo y atacaron el campamento mexicano haciéndose del control de la carretera nacional y la ruta de evacuación, por cierto entre la confusión y la masacre, se perdió la pierna preferida del General Santa Anna y su tren de aprovisionamiento con 16,000 pesos en plata para la paga de los soldados.

Para las 10 de la mañana del día 18 de abril todo había acabado, Santa Anna y unos 6000 hombres huyeron del como pudieron del campo de batalla, dejando unos 3000 prisioneros y alrededor de 350 muertos, incluyendo la valiosa perdida del General Ciriaco Vázquez en el Cerro del Telégrafo.

A grandes rasgos y por ser un artículo informativo, no me extiendo más, pero la pregunta es ¿Hasta cuando Cerro Gordo será memoria olvidada?

Pienso que con interés por parte de las autoridades del Municipio de Emiliano Zapata, Veracruz, el poblado de Cerro Gordo puede ser un punto turísticos de gran interés, con un buen mirador, un teleférico, un pequeño museo, una flama eterna, ya no pidiendo mucho una bandera pequeña, ¿Costará mucho dinero?, o sólo cuando la patria esta en peligro nos sale lo patriota.

Cerro Gordo no debe olvidarse, pues la valentía de hombres, de ambos bandos debe ser recordada, tal vez se perdió una batalla, una guerra, pero los que perecieron en aquel lugar nunca imaginaron que nosotros perderíamos la memoria y los dejaríamos caer en el olvido.