Tuesday, December 12, 2006

Fusilado de Revolucion2

Image and video hosting by TinyPic




Navegando por los blogs de chile encontre uno que se llama Revolucion2 y encontre un articulo echo por un chileno que hablaba de Pinochet este es el articulo:

EL DIABLO TE ESPERA EN EL INFIERNO



Algunas personas me han preguntando, ¿porqué celebras la muerte de Pinochet? Yo planteo la siguiente metáfora. Imaginemos a un padre de una familia chilena. Un padre que enfrenta a su familia con la tarea de ordenar y disciplinar a sus hijos. Pero al padre se le pasa la mano, y le grita a sus hijos. Luego comienza a golpearlos, humillarlos e inculcarles el miedo por años y años. Incluso llegó a matar a uno de sus hijos, pero es absuelto por argumentar un accidente del hijo. Y luego pasan los años, y el padre vive impune de las atrocidades cometidas. Sus hijos sin embargo, quedarán marcados para siempre. Los hijos de sus hijos. Generaciones por delante llevarán el abuso en su sangre. Incluso es posible que alguno de los hijos de este padre niegue su propio abuso, y dé las gracias a su padre por la disciplina adquirida.

Demás está decir que Pinochet fue nuestro padre abusivo por 17 años de miedo, tortura, exilio, dictadura y muerte. Nosotros hijos de Chile y de este padre somos los herederos de la disciplina, los abusados, los que viven el miedo, el dolor y la pena por nuestro hermano muerto. Hoy Chile se ha liberado de su presencia simbólica en nuestras vidas. Hoy Chile respira nuevamente sin miedo. Hoy Chile llora por su pasado. Hoy Chile abre el corazón a su futuro.

Por eso celebramos. Por la muerte del padre que nunca quisimos.

El Diario del Intestino de Carstens - I


El Diario del Intestino de Carstens

I La Chucky

Lunes, 11 de diciembre del 2006

Hoy amaneci bien. Cuando el gordo se levanto, le pase al culo tres kilitos de la buena. Bastante compacta, obscurita, sin problemas de evacuacion. El compañero del estomago me llamo y me dio aviso que el gordo se habia tomado un desayuno “light”: un lechocito, unos tamalitos de pollo, unos bolillos con mantequilla, huevos rancheros, su café y jugo de naranja. No parecia haber problema.

Afortunadamente no habia mucho chile. Me acuerdo de la ultima enchilada que se dio el gordo. Fue cuando fuimos a un pueblo de indios por Guerrero acompañando a Culeron. No duraron mucho ahi, ya ven que no les gusta tratar con la naquiza. Pero al gordo los indios le vieron cara de hambre y le dieron unas dobladas y como ya tenia una hora sin comer y para no ofender pos se las zampo todas.

Como quien dice lo han de haber querido envenenar! Pinches indios cabrones han de ser perderistas. El caso es que los ojos se pusieron a chillar. La lengua nomas se enrroscaba. El estomago estaba mentando madres y a mi me toco procesar esa chingadera.

En eso estaba cuando me llamo el cerebro. “Como estas alla abajo?”

“Esto es de la chingada! Pos que le dieron al gordo?”

“Yo creo que era puro chile de arbol. Puedes procesarlo?”

“Pos si, pero ya que se lo pase al culo, vas a ver que va a chillar.”

Y en efecto, pobre culo me la estuvo mentando toda la noche. Pero pos yo que culpa tengo?

Pero bien, eso ya paso. Son los gajes del oficio. Cuando el gordo se subio a la limusina yo ya habia recibido el desayuno y estaba en chinga procesandolos. Siempre aprovecho el viaje a Hacienda porque luego el gordo se pone muy modorro pues se usa bastante sangre para procesar lo que se come el cabron.

Yo por lo general me dedico a mi trabajo. No me interesa la polilla. Sin embargo, a veces tengo que mantenerme informado. Ya van varias veces que el pinche estomago me manda un farolazo de bilis sin decir agua va.

Ahora bien, el cabron cerebro nos tiene bajo cerco mediatico. El cabron es el que recibe todos los inputs y nosotros nomas pagamos las consecuencias. Y digo nosotros, porque entre el estomago, el pancreas, el higado, yo y el culo pos tratamos de mantenernos informados para tratar de defendernos.

“Ya se comio el ‘brunch’?” Le pregunte al estomago media mañana. El gordo por lo general se echa unas mantecadas Bimbo con su café para acabar de despertarse. Eso a pesar de nuestras protestas porque las chingaderas esas estan rete llenas de preservativos y no se procesan bien.

“Estoy trabajandolas,” explico el estomago. “El gordo esta en acuerdo.”

“Uh que novedad! Si siempre se la pasa sentadote de bofo hablando con alguien en su oficina. Ayudaria mi trabajo si se moviera un poco el cabron. Que mas has oido?”

“Esperate, creo es es algo gordo.”

“De verdad? Con Culeron?”

“No, creo que es con la Chucky,” contesto el estomago.

Jijos! De inmediato le llame al culo. “Abrete cabron! Quiero oir!”

“Que onda?”

“El gordo esta en acuerdo con la Chucky.”

“Preguntale al cerebro.”

Aqui debo aclarar que el cerebro es un ojete. Resulta que al gordo de niño todo mundo lo despreciaba por bofo y motilon. Nunca lo querian a la hora de escoger gente para formar equipo de futbol porque no se movia. Ya creciendo las muchachas todas le hacian ascos y no lo pelaban. El caso es que el gordo trae mucho resentimiento encima y el por eso el cerebro es un ojete que siempre anda amargado.

“No hombre, ese cabron no va a cooperar,” le explique al culo. “Abrete, no seas gacho.”

“Pos pasame gas!” contesto el culo.

Afortunadamente el sistema estaba presurizado con la carne del lechoncito del desayuno. Veran, cuando el culo pasa un pedo puedo medio oir lo que se esta discutiendo. Es la unica manera de romper el cabron cerco mediatico a que nos tiene sujetos el cerebro.

“Pos ahi te va! Abrete!” Y le pase un flamazo de puro metano mezclado con nitratos y azufres.

“Ah cabron!” oi clarito a una voz femenina aguardentosa. “Ya ni la chinga don Agustin, se me va a correr el rimel! Pos que comio?”

De inmediato el puto cerebro me llamo. “Que se traen alla abajo cabrones? Expliquense!”

“El lechon, jefe, la presion se disparo y tuvimos que relevarla. Ni modo que dejaramos que reventara la plomeria!”

“Pos estense sosiegos!”

“Lo siento, jefe, ahi va otro flamazo!” Y en efecto el culo se volvio a abrir y salio otra nube mefitica.

“Ud. perdone, maestra,” oi la voz del gordo. “Algo me cayo mal. Ya ve que uno tiene que comer en las giras.”

“Bien, a ver si no me desmayo,” dijo la Chucky. “En fin, entonces, que de mi asunto?”

“No hay dinero, maestra.”

“No este chingando, don Gustavo, Jelipe me prometio 41,000 melones y ahora me tiene que cumplir. O que, tengo que sacarle los trapitos al sol de lo que sucedio el dos de julio?”

“Nos esta amenazando?” replica el gordo.

“Aguas!” grito el estomago. Seguro me iba a caer un farolazo de bilis.

“Uy que mello!” contesto la Chucky. “Sepa oste que yo podria llenar el YouTube con un chingo de videos mostrando como hicimos el fraude. Tengo testimonios ante notarios, recibos, etc., etc. Hasta lo pongo en el sendero! Pero bien, prefiero convencerlo de otra manera.”

“Y ora?” se oyo la voz del gordo. “Porque cierra la puerta con llave?”

“Puta madre!” oimos al cerebro exclamar. La presion arterial se disparo.

De inmediato empezamos a reclamar. “Que onda guey? Que esta pasando?”

“Se esta encuerando!” grito uno de los ojos. Esos dos cabrones son uña y carne del pinche cerebro y casi no trato con ellos.

“La Chucky se esta encuerando!” grito el estomago.

“Dios nos libre!” exclamo el culo.

“Video! Video! Pon el audio y el video pinche cerebro!” le reclamamos.

En efecto, nos paso la señal. La Chucky se habia traido una grabadora miniatura y tocaba a Celia Cruz y la Sonora. La Chucky le estaba bailando al gordo mientras se iba encuerando.

“Que le dijo Bernabe a Burundanga…que se le hinchan los pies…etc…”

De pronto todos los focos rojos en el intestino se prendieron. “Ah cabron! Ya se interrumpio la digestion!” Eso es grueso. Yo tenia el cabron lechon todavia a medias y ni siquiera habia empezado en las mantecadas. El estomago tambien estaba protestando, diciendo que no garantizaba si no le retachaba su contenido al esofago.

“Pinche cerebro! Necesito mas sangre!” le grite. “Se va a tapar la cañeria!”

“Pura madre! Yo soy el que la necesito!” se oyo una voz tipluda por la parte del frente.

“Y ora? Quien es ese guey?” le pregunte al estomago.

El culo me contesto. “Es Feli-pito!”

Feli-pito! Ya ni me acordaba yo de la verga! Asi le decimos por enano y cabezon y pelon. El caso es que el cabron estaba reclamandole al cerebro que le mandara sangre. Se iba a parar!

“Yo bajo la cortina hasta que se decida esto!” dijo el estomago.

“Y yo tambien!” anuncie. “Tiene años que Feli-pito no se para!”

“No sean ojetes!” grito el cerebro. “Apoyen la camiseta!”

“Pero es que esa vieja esta rete ojete!” dijo el culo que no se habia perdido el video.

“Mas razon, cabrones!” insistio el cerebro. “Va el honor del gordo de por medio!”

“Ayudenme cabrones!” insistia Feli-pito. “Me quiero ver realizado!”

Pos bien, no habia mas que echar unos chiquitibums y apoyar al infeliz. “Feli-pito! Feli-pito! Feli-pito!” empezamos a corear.

Y Feli-pito, al cual el gordo tenia años que no saludaba porque la panza ya no le deja verlo, se irguio a toda su extension, ocho, tal vez nueve centimetros si empujas la base.

“Onde esta esa cabrona?” gritaba envalentonado ya que estaba borracho con la sangre. “Once more into the breach dear friends! Y que yo me la lleve al rio pensando que era doncella, pero, me salio sapita!”

El zongoloteo era terrible. El gordo de un manotazo quito todas las porquerias que tenia en el escritorio (bolsas de sabritas, refrescos, gansitos) y la Chucky ya totalmente en cueros acosto en el escritorio y se puso boca arriba y abrio las patas.

“Feli-pito! Feli-pito!” seguiamos coreando aunque nuestro entusiasmo se amenguo ya que vimos a la Chucky totalmente en cueros.

“No te rajes Feli-pito!” le grite cuando se vio la ominosa caverna donde se iba a adentrar. Daba ñañaras!

“Ave Maria Purisima!” grito Feli-pito. Era evidente que ya se estaba rajando.

“Ora entra oste cabron!” grito el cerebro.

“No la chingues Feli-pito, portate a la altura!” grito el culo.

“Chiquitibum a la bim bom ba! Chiquitibum a la bim bom ba! Feli-pito! Feli-pito! Ra! Ra! Ra!” gritabamos. Y por un milagro la panza del gordo no estorbo. Yo creo que el estomago la jalo. El gordo y su esposa ya tienen varios años que no hacen el amor por que la panza le estorba. El caso es que Feli-pito desaparecio en esa caverna ominosa.

“Ayyyyyyy! Huele rete feo aqui!” gemia Feli-pito. “Parece la central camionera! Esta inmensa esta caverna! Jijos! Guacala!”

“Duro! Duro! Feli-pito! Feli-pito!” le gritabamos.

“Mas sangre a ese cabron!” ordeno el cerebro.

“Ta gueno! Pero no respondo si hay constipacion!” conteste. De plano todo el proceso estaba detenido. Seguia el zongoloteo. La presion arterial era preocupante.

“Aguantas?” le pregunte al corazon.

“Uff!” me contesto. Estaba a punto de reventar el cabron.

“Puk y Suk!” grito el cerebro llamando a los huevos. “Despiertense cabrones!”

“Pos no espere milagros, cabron!” rezongo Suk.

“Si hubiera testosterona no estaria ud. aqui!” replica Puk imitando al general Anaya.

“Ya no aguanto!” protesto el corazon.

“Sueltenlo lo que tengan cabrones o nos morimos todos!” ordeno el cerebro y Puk y Suk soltaron en efecto lo que tenian de guardado, que no fue mucho.

“Aaaaaaah!” se oyo decir al cerebro.

“Por el amor de Dios! Saquenme de aqui!” imploraba Feli-pito.

“Ya cabastes?” pregunto la Chucky.

“Siiiii!” dijo el gordo a punto de desmayarse.

Yo mientras estaba “wachando” la presion intestinal. El cabron lechon, medio digerido, aceleraba su descomposicion y los gases se acumulaban. Aproveche que el cabron cerebro estaba “out” y le pase otro flamazo de gas al culo.

“Jijos! Va oste a tener que fumigar esta oficina!” dijo la Chucky. “En fin, cabron, tons que con mi feria?”

“Vere que puedo hacer,” dijo el gordo con voz fatigada.

“Nada de vere, cabron, cuando me la pasan a la cuenta de Jamaica?” La mujer mientras se iba vistiendo cosa que agradeci.

“41,000 melones? Pero entienda, maistra, de donde los sacamos?” El gordo se estaba subiendo los calzones.

“Oste lo vera, ese no es mi problema.”

“Bien, con la reduccion de sueldos se salvan 25,000. Le quitamos mil a la indiada. 4,000 vienen del presupuesto de educacion. Otros 5,000 vendran de impuestos al azucar.”

“Ve? Ya van 35,000,” apunto la Chucky. “Le faltan 6,000.”

“OK, esta lo del aumento a la gasolina, eliminar el subsidio a Liconsa, y los impuestos por vender bienes inmuebles. Ahi salen otros 6,000.”

“Ah! Ya sabia que oste me iba a cumplir!”

“Pero, y de donde completo entonces?”

“Esa es tu bronca. Ponle impuesto a las ventanas como hacia Santa Anna. Total, la bola de borregos se van a dejar trasquilar sin protestar.”

“Se va a armar un broncon!”

“Me vale,” replico la Chucky. “Por cierto, te portastes a la altura, guapo. Que tal si regreso otro dia?”

“Por…favor…si!” balbuceo el gordo.

“Pa la otra avisen cabrones!” proteste. “Interrumpen la digestion y luego causan complicaciones!” El resto del dia fue un desmadre empujando ese cabron lechon por la cañeria. Se lo tuve que pasar medio digerido al culo, no me quedo remedio.

(continuara)