Monday, December 18, 2006

BIENVENIDA PAQUITA

Hoy se ha agregado a la bola
una nueva soldadera
locutora verdadera
que en este día se enrola.
Viene con cinto y pistola
para entrarle con valor
y se ha arrimado al calor
del vivac que en la campaña
se ha prendido, con gran maña
p'a alumbrar un país mejor.

LAS PASTORELAS

La adoración de los Reyes Magos, primera pastorela en Náhuatl

Querido amigo Pomponio a todos los amigos, colaboradores y lectores, les traje piñatas y flores de noche buena para que las disfruten con quién más quieran.

Y un ponche con piquete para todos: Salud... un abrazo

andrax
dontriana
Pomponio
Chingolina
soldaderarenegada
Jesusa Palancares
maria de lourdes aguirre
manitas negras ¡nunca se raja!
Adriana_1
Jacobo
marina
MomisFitch
Paquita
Dorado_Villista
Diotima
diez


El principio de las Pastorelas

Según se dice, en 1524 Fray Pedro de Gante pide a los poetas sobrevivientes de la corte de Moctezuma escriban un himno náhualt para honrar a la virgen, y así se lo comunica al rey Carlos V. Los franciscanos usan entonces la representanción teatral religiosa como ritual para instruir a los nativos.

El inicio formal de las pastorelas es ubicado por algunos historiadores en 1527, cuando se presentó en Cuernavaca la comedia de los reyes. Fray Juan de Zumarraga ordenó, en 1530, una escenificación de la farsa de la natividad gozosa de nuestro Salvador, la obra fue un trabajo pleno de sugerencias y hermosura, de emociones para los misioneros ante los primeros cristianos mexicanos. Andrés de Olmos, misionero y escritor políglota, compuso en náhualt "La adoración de los Reyes Magos" para celebrar la epifanía, festividad intimamente relacionada con la Natividad.

La obra fue aceptada y tuvo resultados sorprendentes ante miles y miles de espectadores. Por la vía del arte dramático, del teatro y del diálogo, avanzó el ideal cristiano. La comunidad indígena utilizaba las pastorelas incluso para "limpiar el aire de los malos espíritus", aún cuando en las postrimerías del siglo XVI y principios del siglo XVII la Santa Inquisición prohibe este tipo de manifestaciones por su irreligiosidad.

La pastorela nació en nuestra tradición cultural decembrina como una forma de diseminación de la doctrina cristiana que rápidamente se convirtió en una auténtica manifestación de teatro popular. Durante la colonia, las órdenes religiosas aprovecharon la fuerte tradición teatral de la cultura náhualt para propagar en forma didáctica la evangelización.

Los Jesuitas, llegados a la Nueva España en 1572, y quienes ejercieron amplia influencia en la educación del pueblo, fueron los principales impulsores de los coloquios. Pero el fervor indígena prevalece y sobrevive la pastorela, y ya en pleno siglo XVII se divide de hecho en tres tipos: la de las casas de la comedia ( en teatros y con fines lucrativos); la de los indígenas de gran valor religioso y fuerza ritual, y la de los sacerdotes, como apoyo a la evangelización. Tanto la pastorela mexicana como la virreynal tienen la esencia de Fernández de Lizardi, cuando, en 1821 escribió su tradicional "La Noche más Venturosa", como reacción a las impuras manifestaciones "antireligiosas". Las pastorelas que desde entonces pueden llamarse género teatral se vuelven de lo más flexible en su intención y representación.

Pastores adorando al niño

FLOR DE NOCHEBUENA: CUETLAXÓCHITL


Fuí a Xochimilco y les traje unas preciosas flores de Nochebuena para todos

La flor que simboliza la Navidad un regalo de México para todo el mundo

El nombre náhuatl de la flor de nochebuena, cuetlaxóchitl, significa "flor de pétalos resistentes como cuero" y simboliza una nueva vida. La flor de nochebuena es originaria de México y fray Bernardino de Sahagún la describe de la siguiente manera: "flor que se llama cuetlaxóchitl, de un árbol de hojas muy coloradas".

Los antiguos mexicanos, como casi todos los pueblos de Mesoamérica, otorgaban gran importancia al cultivo de las flores y plantas, tanto así que a los conquistadores les sorprendieron grandemente los jardines botánicos que había aquí, entre ellos los de Chapultepec y Oaxtepec.

Es necesario recordar que para nuestros antepasados la flor era insustituible, tanto en la vida cotidiana como en la vida religiosa. La flor era considerada un símbolo, no sólo para representar lo hermoso físicamente, sino también la belleza de las expresiones artísticas. Por ejemplo, la poesía era denominada "palabra florida" y en la escritura prehispánica el poeta era dibujado con el símbolo de la palabra -la vírgula- rodeado de florecillas.

Por su hermoso colorido y dado que florece principalmente en diciembre, a la cuetlaxóchitl se le conoce como "Flor de Nochebuena". Es una flor tan aceptada, que desde el siglo pasado se le puede ver durante las fiestas decembrinas en las iglesias europeas. Se dice que en diciembre de 1899 la Basílica de San Pedro en el Vaticano fue adornada con cuetlaxóchitl. Esta flor ocupó también un lugar de gran importancia en el campo de la medicina. Se sabe que en el siglo XVI era utilizada para aumentar la leche de las nodrizas. En la actualidad sigue siendo empleada para este fin en algunos lugares de nuestro país. También se usa como cataplasma y en forma de fomentos contra la enrisipela y otras enfermedades de la piel.

Por si fuera poco, los pétalos de Nochebuena, marcados y mezclados con oxtle y otras sustancias, servían para teñir cuero y algunos textiles. Además, en el México prehispánico no sólo era una planta medicinal y de ornato, sino también un símbolo: el de la "nueva vida", alcanzada por los guerreros muertos en batalla. Oxtle. Voz que proviene del náhuatl "oxtli": resina semilíquida que es extraída de los pinos.

El Ponche de frutas bebida tradicional de Navidad


PONCHE DE FRUTAS

Ingredientes: 250 grs. de tamarindos pelados4 guayabas patrtidas en cubos3 manzanas peladas y partidas en cubos200 grs. de ciruelas pasa1 raja grande de canela3/4 kg. de piloncillo2 litros de agua2 rajas de cáscara de naranja1 botella de ron

Procedimiento: En un recipiente por separado y con poca agua, cocer los ingredientes en ls siguiente forma:

Los tamarindos hasta que estén suaves, quitarles las semillas y pasarlas por un colador con toda su pulpa.Las guayabas y las manzanas hasta que queden suaves sin desbaratarse.Las ciruelas pasa hasta que se suavicen se les quitan las semillas.

Con el piloncillo, la canela y la cáscara de naranja hacer una miel espesa. Retirar la la canela y la cáscara.

Poner todos los ingredientes en una olla de barro junto con el agua donde se cocieron y agregar el agua.

Ponerlos al fuego y dejarlos hervir 10 minutos más. Retirar del fuego y agregar el ron.

Servir el ponche caliente en jarritos con un poco de cada fruta.

Otra soldadera se mete en la bola!


Bienvenida Paquita. Esta compañera es locutora de Radio AMLO y tiene tambien el blo' Ciudad Espectral.