Friday, March 09, 2007

Ladillas: Las Autopistas


Ladillas

por el Lic. Mefistofeles Satanas

“¡Don Menfis! ¡Don Menfis!”

Cuando llego en las mañanas a mi oficina aqui en el infierno y veo a mi secretaria doña Cholita toda alborotada ya se que hubo un desmadre. Y esta era una de esas mañanas.

“¿Pos y ahora que? ¿Que tanto alboroto?”

“Ni entre don Menfis, hay unos auditores de hacienda esperandolo en su oficina. Quesque quieren ver todas los libros. Yo les dije que no les daba nada hasta que usted llegara. Se metieron sin pedir permiso. Son bien barbajanes.”

Afortunadamente tengo todos mis expedients bajo llave y mi computadora tiene password. En efecto, ya habian dos hideputas sentados en mi escritorio tratando de entrar a mis archivos.

“Se me van saliendo cabrones. Yo no se a que chingaos los mandó la tonina si sabe bien que tengo un amparo desde tiempos de Portes Gil. ¡Saquense!”

“Nos mal entiende licenciado,” dijo el mas viejon de ellos. “Don Agustin nomas queria ver si podiamos darle un susto pero en realidad quiere hacerle una propuesta.”

“¿Y pa eso mando a dos tristes gueyes? ¿Por que no me llamó por telefono o vino aqui?”

“Es que no queria que Slim se enterara licenciado,” dijo un mocoso pirrurris que trataba –sin exito, yo inventé Java—de hackear mi PC. “Ya vide oste que tiene todas las lineas monitoreadas.”

“O mas bien lo subcontrató a unos gringos” dijo el mas viejon.

“¿Y el pinche gordo no podia venir entonces a verme?” El averno tiene tres entradas. La tradicional está en Italia, es la que Dante utilize. Tambien hay una en Guanajuato, afuerita de Dolores, y otra en Nuevo Leon, en San Pedro. Esta ultima la inaugure hace poquito a petición de los carteles pues querian que las almas de los muertos que hacen a cada rato ahi bajaran mas rapido.

“Apenas si se puede mover,” me explicó el viejon. “El caso es que quiere que oste le entre a la licitación de las carreteras. Para taparle el ojo al macho, oste sabe. Es que los renegados ya andan apuntando que los mismos que las quebraron son los que van a volver a quedarse con ellas. Oste hace la faramalla como que puja pero al final se quedara con ellas Fox y Salinas a traves de un fideicomiso. Ansina le pueden decir a la gente que no, no fueron los mesmos, pero es puro show.
Es que no quiere la tonina que el puto de Slim de plano se quede con todo. Ya esta apuntado para apropiarse de Pemex el cabron."

“¿Ansina es la cosa? ¿Y bien, que chingaos es mi tajada? Como dicen los gringos, ‘what’s in it for me?’.”

“El jefe está dispuesto a proporcionarle el diez por ciento de la hacienda de los difuntos que sean condenados aqui,” explicó el chavito pirrurris. “¡Imaginese cuando se muera el pelon Salinas y le toque esa feriezota!”

En efecto, el diez por ciento de lo que tenga el pelon seria una tajadota pero no nomas iba a aceptar la primera oferta. “Cincuenta por ciento o no hay trato.”

“Veinte.”

Al final nos quedamos en 35 que me parecio bien. Ya que se fueron esos cabrones decidí que necesitaba asesoria.

“Doña Cholita, busqueme a don Chalmar.”

No tardo en presentarse el tal don Chalmar. En realidad se llama Hjalmar Schacht y es ahora mi contador. La raza aqui le dice don Chalmar. En vida fue el ministro de hacienda de Hitler.

“¡Zu befehl mein fuhrer!” dijo don Chalmar cuando se presento. No pudo dar el taconazo por que a) nunca uso botas federicas en vida, siempre anduvo de civil y b) estaba encuerado como todas las almas que tengo aqui.

“Tranquilo, que no es de esos programas de Vic Morrow donde matan a 10,000 alemanes sin despeinarse.”

“¡Ach! ¡Odio esas chingaderas!”

“Digame, don Chalmar, ¿que piensa usted de privatizar las autopistas?”

“¿Das autobahnen?”

“Si, especificamente, las de México.”

“¿Tienen autopistas ahi?”

“Pos hacen su luchita. Con decirle que la que llaman Autopista al Sol es tan cara que con lo que se pago por ella se harian todos los autobahns de Alemania.”

“Gott im Himmel! ¡Pues ha de estar muy bien hecha!”

“¡Si como no! Unos pinches baches que parecen crateres de la luna. Pero, en fin, ¿que piensa de privatizarlas?”

“Pero, mein fuhrer, ¿quien seria tan bruto de hacer eso? Perdoneme usted, mein fuhrer, ojala que no sea usted el de la idea ¿o si?”

“No se preocupe, don Chalmar, hableme con toda confianza. Pero, ¿porque le parece a usted estupida la idea?”

“Vera usted, el fuhrer, ¿porque no lo manda llamar para que explique él?”

“¡Que mas quisiera! Pero desde que Pio XII lo canonizó en secreto despues de la guerra vinieron un par de arcangeles a llevarselo al cielo.”

“¡Con razon no lo he visto aqui!”

“Si, tan solo tengo al hideputa de Pio XII. Parece que la ODESSA le solto dinero al vaticano. Pero, en fin, cuenteme de su fuhrer y las autopistas.”

“Ach, lejos de privatizarlas, el fuhrer las planeo con visión estrategica y social. Por lo que toca a lo primero, fueron diseñadas para poder mover al ejercito a las fronteras con rapidez.”

“Bien, en Mexico servirian para mandar mojados mas rapido a la frontera. ¿Pero que de lo social?”

“Ach, en mis tiempos, vera usted, consideramos a Herr Hitler como el aleman mas chingon despues de Bismarck. Y Bismarck fue el que introdujo la semana de cuarenta horas, el derecho a formar sindicatos, el seguro medico gratuito para los trabajadores, etc.”

“Ah, ya caigo, Bismarck ha de haber sido un rojillo populista.”

“Nein! Era todo un zorro. Sabia que habia que mantener contento a la clase trabajadora para que hubiera paz social y progreso. Por lo que toca a Herr Hitler, queria crear trabajos haciendo obras publicas.”

“¿Pues no que la iniciativa privada es la que crea los trabajos?”

“Nein! A Thyssen y a Krupp les importaria verga crear trabajos. Podian vivir de los reditos de su dinero. Pero Herr Hitler decidio que no iba a poder domar a los trabajadores a menos que creara empleos. De ahi la construccion de las autopistas y luego el Volkswagen.”

“¿Que tiene que ver el vocho en todo esto?”

“Herr Hitler decidio que el trabajador tendria que sentirse orgulloso de la infraestructura de su pais ¿y que mejor si tenia su propio auto para usar las nuevas autopistas? Le ordenó al Dr. Ferdinand Porsche que diseñara un auto baraton para las masas. De ahi nacio el vocho como usted le llama. Como ve usted, las autopistas tenian fines tanto estrategicos como sociales. Siempre lo he afirmado: mein fuhrer era un hideputa pero sabia darle atole con el dedo a los trabajadores.”

“Estoy de acuerdo que era un hideputa. Queria a los trabajadores cebaditos !para luego usarlos de carne de cañon!”

“Ach, cierto.”

“¿Y usted le recomendaria al gobierno mexicano entonces que las privatize?”

“Ach, solo si son muy pendejos. Los capitalistas las van a volver articulo de lujo y nadie las va a usar. Aparte de que en un par de años las van a volver a tener que rescatar y le aseguro que los capitalistas lo primero que van a recortar va a ser el mantenimiento. Si ahorita estan de la chingada imaginense como quedaran cuando el gobierno las vuelva a retomar. Ademas de que solo van a atizar el resentimiento social. No, solo que fuera muy pendejo el gobierno mexicano haria eso en mi opinion.”

“Ah, pos cuente entonces con que asi sera. Si los conozco.”

Ya que se retiró don Chalmar llamé a Cholita: “Doña Cholita, consigame las formas para la licitación de las carreteras mexicanas.”

“¿Le va a entrar licenciado?”

“Si y no. Es de puro show.”

No comments: