Wednesday, May 02, 2007

Carta Pastoral

Para volantear entre la grey catolica….

CARTA PASTORAL

La iglesia mexicana –especificamente el arzobispo Mora y del Rio—decretó la excomunión inmediata de todo mexicano que jurara la constitución de 1917 pues esta reafirmaba las Leyes de Reforma de Juarez. Esta excomunión inmediata incluye al presidente de la republica, diputados, senadores, secretarios de estado, gobernadores, presidentes municipales, etc., etc. El arzobispo Mora y del Rio, el mismo que desencadeno la insurreción cristera que tanta sangre derramo, jamas derogó el edicto de excomunión arriba mencionado y este sigue en pie.

Para asegurar la salvación de su alma el catolico mexicano no debe entonces reconocer, obedecer, o cumplir con la constitución de 1917. Tampoco debe el catolico mexicano reconocer o obedecer a autoridades federales que se emanen de tal constitución, pues todos estos funcionarios son excomulgados automaticamente al momento de tomar posesión de sus puestos. Entonces, por la salvación de tu alma, catolico mexicano…


  • NO votes…el voto está reglamentado por las leyes electorales federales;
  • NO pagues impuestos…el secretario de hacienda fue excomulgado automaticamente al tomar posesión;
  • NO reconozcas a Calderon como tu presidente…al momento de jurar la constitución Calderon fue excomulgado de acuerdo al edicto de Mora y del Rio…reconoce a AMLO como presidente pues no ha sido excomulgado.
  • NO saques pasaporte…si la niña necesita abortar lo tendra que hacer en una clinica del DF, no podra ir a Houston o Dallas;
  • NO aceptes el peso mexicano como moneda de curso legal…tiene grabados el aguila y la serpiente, simbolos que estan regulados por la constitución del 17…si te cae en tu mano un peso, daselo a un izquierdista para que se condene;
  • NO utilizes vehiculos de combustión interna…a menos que compres gasolina en gringolandia no puedes llenar tu auto con gasolina de Pemex, esta es una agencia del gobierno federal…si necesitas transporte, utilize un borrico, igual que Cristo;
  • NO utilizes energia electrica si viene de la CFE, una agencia del gobierno federal;
  • NO dejes que los niños vayan a escuelas de gobierno…en las asambleas no permitas que le hagan honores a la bandera pues esta porta el aguila y la serpiente;
  • NO utilizes los servicios del IMSS o el ISSTE;
  • NO utilizes a medicos pues estos obtienen una licencia como tal a traves de la secretaria de salubridad…utiliza curanderos y rezos;
  • NO viajes en carreteras federales;
  • NO te cases por lo civil o hagas el servicio militar;
  • NO entierres a tus muertos en un panteon municipal...tampoco les hagas la cremacion...manten a tus muertitos en su recamara y reza para que no se pudran;
  • NO veas televisión o oigas la radio pues estos medios estan regulados por la ley federal de telecomunicaciones;
  • NO te acojas al juicio de amparo, aun si el excomulgado secretario de hacienda te anda embargando todo lo que posees por no pagarle impuestos;
  • NO exijas que te paguen de acuerdo a la ley federal del trabajo…acepta ser pobre, como Cristo;
  • NO celebres fiestas laicas como el primero de mayo, el 16 de septiembre, etc., ofrece trabajar de a gratis sin pago extra en esos dias;
  • NO te llames mexicano…la independencia fue iniciada por un cura alborotador que fue excomulgado por la santa madre iglesia…pide a la embajada de España que te reconozcan como subdito del rey Juan Carlos de Borbón (siempre y cuando no seas muy prieto).

Pr. Pomponio de Loyola,
S. J.Archimandril y Archimacaco
Diocesis de San Adolfo Hitler, Jalisco

1 comment:

Melchor said...

JUICIO PROMOVIDO POR EL CURA DE SANGARCÍA CONTRA "LAS LANGOSTAS": año 1650
INTRODUCCIÓN:
Con la incorporación de la Península ibérica a Roma llegaron a nuestras tierras la influencia de la cultura romana y a través de ella la cultura griega y oriental. Pero la más importante y original aportación del mundo romano a Castilla fue su Derecho, el Derecho Romano.
El derecho como la regulación de aquellas Instituciones que articulan la vida en común es una idea de Roma.. Los conceptos de Familia, de la sucesión Hereditaria, de persona física y jurídica, etc, que hoy conocemos, son herencia del derecho romano.
La influencia del derecho romano fue tal en Castilla que una de las diferencias fundamentales entre León y Castilla es su derecho, mientras en León sus Instituciones jurídicas denotan la influencia germánica, las Instituciones de Castilla son de influencia romana. El concepto de propiedad en común(los prados que pertenecen a varios propietarios y no divididos, existentes en Sangarcía), la idea de persona jurídica titular de derechos y distinta de la persona física que han arraigado en Castilla son conceptos del derecho romano. Las Comunidades de Villa y Tierra, las Cortes de Castilla, no hubieran arraigado en nuestra tierra sin la presencia del mundo romano.
El derecho Romano reconocía como titulares de derechos a las personas físicas y jurídicas, por tanto a sensu contrario no a los animales. Tampoco podían los animales ser titulares de obligaciones pero sin embargo podía juzgárseles penalmente por algún acto, como por ejemplo la coz de un asno que ocasionaba la muerte de una persona. Se podía juzgar al animal y condenarlo. Es lo que ocurre en este "juicio de las Langostas" donde siguiendo el procedimiento derivado del derecho romano se va a someter a juicio un animal, la Langosta, por los daños ocasionados en los sembrados.
No constituya un procedimiento seguido ante la Jurisdicción civil sino a la eclesiástica. En España junto a la Jurisdicción civil (penal, civil, laboral, etc,) existe una Jurisdicción eclesiástica que tiene efectos entre los miembros de la Iglesia católica y sólo indirectamente efectos civiles como por ejemplo la nulidad del matrimonio eclesiástico que tiene efectos civiles en virtud de los Acuerdos de España con la Santa Sede.
Este procedimiento judicial que exponemos tiene por tanto dos particularidades, ser un procedimiento eclesiástico dentro de la Audiencia eclesíastica de la Abadía de Párraces y en segundo lugar ser un procedimiento contra un animal, la Langosta. Hoy en derecho español los animales no pueden ser objeto de enjuiciamiento dada su irracionalidad.
La singular significación de este juicio contra la langosta ha determinado que sea objeto de estudio tanto en Universidades europeas (Cambrige) como americanas y que sea incluido en nuestra página Web.
Veamos el procedimiento judicial:
HECHOS:
Ante los daños ocasionados por la Langosta en los campos de los municipios lindantes con la Abadía de Santa María de Párraces, el Cura Teniente de San García Bachiller Manuel Delgado, promotor fiscal de la Audiencia eclesiástica de dicha Abadía y juez principal, sustituto de la Virgen María, promovió el siguiente juicio, por los daños causados a los vecinos de los pueblos de la Abadía, las pequeñas limosnas a las almas del purgatorio y la reducción de las donaciones a las órdenes mendicantes.
La plaga de la langosta atacó los campos en 1649 y continuó en 1650 a pesar de la bendición de campos y mieses, de conjuros, rogativas y plegarias, por este motivo y como último remedio el cura de San García promovió este juicio.
El cura de San García asumía los cargos de Juez sustituto y Fiscal en esta causa, nombrándose para el cargo de Procurador(defensor) de la Langosta a D.Bernabé Pascual vecino de Cobos el 12 de mayo de 1650.
DESARROLLO DEL PROCESO:
ADMISIÓN:
El Padre Fr. Pedro de Trinidad Provisor y Vicario General del convento de Párraces admite la solicitud de la apertura del proceso porque si bien la sanción de excomunión Directa sólo puede recaer sobre las personas como señala Santo Tomás de Aquino, sí cabe indirectamente contra animales cuando causan daños al hombre. Excomunión contra las Langostas pero dirigida al demonio para que no las mueva para ocasionar el mal o dirigida a Dios para que evite este mal.
Se admite la apertura del procedimiento judicial
PETICIONES:
Petición del Fiscal: Manuel Delgado, cura de San García, solicita la excomunión indirecta de las Langostas por los daños ocasionados sobre las cosechas, dirigida al Demonio para que no sigua alentando a las mismas o en favor de Dios para que evite la plaga.
Petición del Defensor de la Langosta: Bernabé Pascual, vecino de Cobos, alega que los daños ocasionados por las Langostas están justificados por ser animales sin uso de razón y producen los daños al necesitar alimentarse.
Petición de las ánimas del Purgatorio: Esteban Gonzalez, vecino de Vercial, pide la excomunión de las Langostas por los daños ocasionados por las mismas a dichas ánimas, al realizarse un menor número de Misas y de ofrendas a favor de las citadas ánimas.
Peticiones de los Pueblos de la Abadía:
Los pueblos de la Abadía están representados por:
San García: El Alcalde Marcos Sastre
Etreros: Andrés Aguado, vecino del lugar
Vercial: El Alcalde Juan de Nicolás
Marugán: Blas de Yusta, vecino del lugar
Chavente: El Cura del lugar
Muño Pedro: Juan Pinto, vecino del lugar
Cobos: Bartolomé de Orgaz, vecino del lugar
Bernuy de Párraces Juan Marugán Perez, vecino del lugar
Los representantes de estos Municipios de la Abadía antes citados, por lo daños ocasionados por las langostas en lo años 1650, 1649 y anteriores sobre trigos y demás mieses de la tierra que ocasionan daños a los vecinos de estas localidades, especialmente a los pobres y a las almas del purgatorio por la reducción de limosnas y misas, solicitan la excomunión de las Langostas.
ALEGACIONES DEL FISCAL:
El Fiscal, Manuel Delgado cura párroco de San García frente a los manifestado por el defensor de la Langosta de que las mismas son animales irracionales que deben comer para subsistir, solicita :
A) La excomunión de las Langostas porque las éstas deben alimentarse no de sembrados sino de campos baldíos, teniendo preferencia para la alimentación el hombre como creación de Dios.
B) Que la excomunión puede decretarse por ser indirecta frente a las Langostas y directa contra el demonio, el cual dirige las mismas para ocasionar daños a los hombres.
ALEGACIONES DEL DEFENSOR DE LA LANGOSTA:
Bernabé Pascual, vecino de Cobos, se opone a la petición del Fiscal porque aunque el alimento de las Langostas no deben ser los sembrados, los daños ocasionados afligen y humillan a los hombres, dando mayor importancia a sus almas. De esta manera los daños afligidos por las Langostas irían en beneficio de la salvación de los hombres.
FASE PROBATORIA:
TESTIGOS DEL FISCAL
Pedro Martin, vecino de San García
Juan Herranz, vecino de Etreros
Los testigos ratifican los daños ocasionados por las Langostas en los sembrados y los perjuicios ocasionados a los vecinos de la Abadía y a las almas del purgatorio.
TESTIGOS DEL PROCURADOR DE LA LANGOSTA.
Juan Izquierdo, asistente del convento de Párraces, certifica los daños ocasionados por las Langostas pero que los mismos son consecuencia de los pecados de los hombres, para que éstos se humillen y vuelvan a Dios.
SENTENCIA:
Fr. Pedro Trinidad, provisor y Vicario General de Santa María de Párraces y lugares de la Abadía, juez eclesiástico de dicha Abadía, en nombre de Santa María, Madre de Dios, ante las peticiones de las partes y las manifestaciones de los testigos, condena a la Langosta a ser desterrada de todos los términos y lugares de la Abadía en el plazo de tres días bajo pena de excomunión en caso de incumplimiento de esta obligación por los daños ocasionados en los sembrados.
La sentencia fue notificada al no ser objeto de apelación a todos los pueblos en el cementerio de la Iglesia de dicha Abadía el 15 de mayo de 1650, continuando el acto con una Procesión General para rogar la eliminación de la plaga de Langostas.
Transcurrido el citado plazo sin que las Langostas abandonaran aquellos lugares fueron Excomulgadas por Auto de 21 de mayo de 1650 del Provisor y Vicario Fr. Pedro Trinidad, apercibiéndolas de que si en el plazo de 24 horas no abandonaban los terrenos y municipios de la Abadía serían condenadas en este caso a Excomunión Mayor. Siendo notificado dicho Auto a los Municipios de la Abadía, en San García a los vecinos Juan Domingo, Alonso Torrejón el mozo y Juan Toledo.
EFECTOS:
Notificada la Excomunión de la Langosta al pueblo de San García, las langostas salieron de los campos de trigos, cebadas, centenos, y garrobas como si parecieran un ejército formado por hileras con admiración de los vecinos del lugar que salieron todos a verlo con el mismo cura y todos lo atestiguaron.
Se realizó un "Hacimiento de gracias", con un día de fiesta, donde hubo Misa cantada y procesión para dar gracias por el beneficio concedido y por las almas del purgatorio.
Prueba del efecto beneficioso que tuvieron tales procesos y la publicidad conseguida en otras partes de la Península es que el año 1709 ante una nueva plaga de langosta el Rey Felipe V suplicó al Padre Vicario de Párraces revalidase y reprodujese los procesos y sentencias anteriores, produciéndose los efectos beneficiosos anteriormente citados.
COMENTARIO:
Este Proceso Eclesiástico que aparece recogido en la copia del pleito de la Abadía de Párraces anexa a San Lorenzo el Real para el exterminio de la Langosta, constituye un ejemplo magnífico para estudiar la vida y costumbres de Sangarcía en el siglo XVII. Nuestro pueblo ligado a la Abadía aparece como un pequeña villa dedicada al cultivo de los cereales, cultivo que estaba sometido a los imprevistos del tiempo y a las plagas como esta de la Langosta.
Así cita textualmente el copista "el lugar de San García fue el primero a donde entró la langosta antes de la excomunión, e iba haciendo mucho daño, y estaban los panes llenos de ellas". La plaga comenzó en 1649 produciendo una disminución de la cosecha, continuando en 1650 y ocasionado la pobreza y la emigración de algunos vecinos del pueblo. Contra ella salieron a destruirla todos los hombres, mujeres y los niños, se hicieron hogueras para quemarlas y zanjas para sepultarlas.
Todo fue inútil y bandadas de langostas cubrían los campos, se hicieron conjuros y"exorcismos ", se trajo agua de San Gregorio de Calahorra para bendecir los campos. Se realizaron procesiones, una novena a Nª señora y a San Bartolomé, una procesión general donde asistieron los vecinos de Sangarcía con la insignia de nuestro patrón, pero ante la ausencia de resultados se solicitó la apertura de un procedimiento eclesiástico para la excomunión de la langosta, procedimiento iniciado a instancia del Fiscal, cura de Sangarcía, Bachiller Manuel Delgado.
En este procedimiento judicial se pone de manifiesto la mentalidad de la época, la gran influencia de la Iglesia, el sometimiento de Sangarcía a la Jurisdicción de la Abadía de Párraces y las relaciones que tenía nuestro municipio con la misma y con los pueblos cercanos.
Mentalidad muy distinta a la que hoy tenemos, nos parecerá sorprendente el remedio empleado para eliminar la langosta, pero así era la vida en aquella época sometida a los vaivenes de la climatología, de las plagas, del poder y así lo debemos comprender.
Así los hechos se volvieron a suceder, en 1651 se reanudó la plaga de las Langostas presentándose de nuevo la correspondiente querella, repitiéndose según el relator los mismos prodigios y maravillas.
J.FÉLIX GARCÍA DE PABLOS

EDICTO DE FE
En el Edicto de Fe que presentamos a continuación, y que fue promulgado en Valencia en 1519, merece la pena señalar la prominencia que se da a costumbres sin importancia y a meras supersticiones.
Edicto de fe
Nos doctor Andrés de Palacio, Inquisidor contra la herejía y, la perversidad apostólica en la ciudad y reino de Valencia, etc.
A todos los cristianos fieles, así hombres como mujeres, capellanes, frailes y sacerdotes de toda condición, calidad y grado; cuya atención a esto dará por resultado la salvación en Nuestro Señor Jesucristo, la verdadera salvación; que son conscientes de que,. por medio de otros edictos y sentencias de los Reverendos inquisidores, nuestros predecesores, se les ordenó comparecer ante ellos, dentro de un período dado, y declarar, y manifestar las cosas que habían visto, sabido y oído decir de cualquier persona o personas, ya estuvieran vivas o muertas, que hubieran dicho o hecho algo contra la Santa Fe Católica; cultivado y observado la ley de Moisés o la secta mahometana, o los ritos y ceremonias de los mismos; o perpetrado diversos crímenes de herejía; observando las noches de los viernes y los sábados; poniéndose ropa interior limpia los sábados y llevando mejores ropas que en los demás días; preparando en los viernes los alimentos para los sábados, en cazuelas sobre hogueras pequeñas; que no trabajen en las noches de los viernes y en los sábados como en los demás días; que enciendan luces en lámparas limpias con pabilos nuevos, en las noches de los viernes; pongan ropa limpia en las camas y servilletas limpias en la mesa; celebren la fiesta del pan sin levadura, coman pan sin levadura y apio y hierbas amargas; observen el ayuno del perdón (Día de Expiación) cuando no comen en todo el día hasta la noche después de salir las estrellas, cuando se perdonan los unos a los otros y rompen su ayuno; y de la misma manera observan los ayunos de la reina Esther, de tissabav, y rosessena; que recen plegarias de acuerdo con la ley de Moisés, de pie ante la pared, balanceándose hacia atrás y hacia adelante, y dando unos cuantos pasos hacia atrás; que den dinero para el aceite del templo judío u otro lugar secreto de adoración; que maten aves de corral de acuerdo con la ley judaica, y se abstengan de comer cordero o cualquier otro animal que sea trefa; que no deseen comer cerdo salado, liebres, conejos, caracoles o pescado que no tenga escamas; que bañen los cuerpos de sus muertos y los entierren en suelo virgen de acuerdo con la costumbre judía; que en la casa de duelo no coman carne, sino pescado y huevos pasados por agua, sentados ante mesas bajas; que separen un pedazo de la masa cuando estén elaborando pan y lo arrojen al fuego; que estén circuncidados o sepan de otros que lo estén; que invoquen a los demonios y les rindan el honor que le es debido a Dios; que digan que la Ley de Moisés es buena y puede darles la salvación; que ejecuten muchos otros ritos y ceremonias de la misma; que digan que Nuestro Señor Jesucristo no fue el verdadero Mesías que prometen las Escrituras, ni el verdadero Dios ni el hijo de Dios; que nieguen que murió para salvar a la raza humana; nieguen la resurrección y su ascensión al cielo; y digan que Nuestra Señora la Virgen María no fue la madre de Dios ni virgen antes de la natividad y después de ella; que digan y afirmen muchos otros errores heréticos; que manifiesten que lo que habían confesado ante los inquisidores no era la verdad; que se quiten sus túnicas penitenciales y no permanezcan en prisión ni observen la penitencia que les haya sido impuesta; que digan cosas escandalosas contra nuestra Santa Fe Católica y contra los oficiales de la Inquisición; o que influyan en cualquier infiel que podría verse atraído hacia el Catolicismo para que se abstenga de convertirse; que afirmen que el Sagrado Sacramento del altar no es el verdadero cuerpo y sangre de Jesucristo nuestro Redentor, y que Dios no puede ser omnipresente; o cualquier sacerdote que albergue esta opinión condenable, que recite y celebre la misa, no diciendo las sagradas palabras de la consagración; diciendo y creyendo que la Ley de Mahoma y sus ritos y ceremonias son buenos y pueden darles la salvación; que afirmen que la vida no es más que nacimiento y muerte, y que no hay ningún paraíso y ningún infierno; y que manifiesten que ejercer la usura no es pecado; si cualquier hombre cuya esposa vive todavía vuelve a casarse, o cualquier mujer se casa de nuevo en vida de su primer esposo; si alguno sabe de quienes guardan costumbres judías y dan nombre a sus hijos en la séptima noche después de su nacimiento, y con plata y oro sobre una mesa observan gratamente la ceremonia judía; y si alguno sabe que cuando muere alguien, colocan una copa de agua y una vela encendida y algunas servilletas donde murió el difunto y durante algunos días no entran allí; si alguno sabe del esfuerzo de un judío o converso por predicar en secreto la Ley de Moisés y convertir a otros a su credo, enseñando las ceremonias correspondientes, dando información sobre las fechas de fiestas y ayunos, enseñando plegarias judías; y si alguno sabe de alguien que trate de convertirse en judío, o que, siendo cristiano, vaya vestido de judío; si alguno sabe de alguien, converso o no, que ordene que su vestido se haga de lona en vez de lino, como hacen los buenos judíos; si alguno sabe de aquellos que, cuando sus hijos les besan las manos, colocan las manos sobre las cabezas de los niños sin hacer la Señal (de la Cruz); o que, después de comer o cenar, bendicen el vino y lo pasan a todos los que se sientan a la mesa, bendición a la que llaman la «veraha»; si alguno sabe que en alguna casa se congrega gente con el propósito de celebrar oficios religiosos, o leer Biblias del vernáculo o celebrar otras ceremonias judaicas, y si alguno sabe que cuando alguien se dispone a emprender un viaje, le son pronunciadas ciertas palabras de la Ley de Moisés, y se le pone una mano en la cabeza sin hacer la Señal (de la Cruz). Y si alguno sabe de alguien que haya profesado el credo mosaico, o esperado la venida del Mesías, diciendo que nuestro Redentor y Salvador Jesucristo no vino y que ahora vendría Elías y los llevaría a la tierra prometida; y si alguno sabe que alguna persona había fingido caer en trance y vagado por el cielo y que un ángel la había conducido por campos verdes y le había dicho que aquello era la tierra prometida que se reservaba para todos los conversos a quienes Elías redimiría del cautiverio en que vivían; y si alguno sabe que alguna persona o personas son hijos o nietos de los condenados, y siendo descalificadas, hicieran uso de cargo público, o portasen armas o llevaran seda o paño fino, o adornasen sus vestidos con oro, plata, perlas u otras piedras preciosas o coral, o hicieran uso de alguna otra cosa que les está prohibida o están descalificados para tener; y si alguno sabe que algunas personas tienen o poseían algunos bienes confiscados, muebles, dinero, oro, plata u otras joyas pertenecientes a los condenados por herejía, las cuales deberían llevarse ante el depositario de bienes confiscados por el delito de herejía. Todas estas cosas, habiendo sido vistas, oídas o conocidas, vosotros, los antedichos cristianos fieles, habéis, con corazones obstinados, rehusado declarar y manifestar, con gran carga y perjuicio de vuestras almas; pensando que fuisteis absueltos por las bulas e indulgencias promulgadas por nuestro santo padre, y por promesas y donaciones que habíais hecho, por las cuales habéis incurrido en la sentencia de excomunión y otras penas graves al amparo de la ley estatutoria; y, por ende, puede procederse contra vosotros como personas que han sufrido excomunión y son cómplices de herejes, en diversas formas; mas, deseando actuar con benevolencia, y con el fin de que vuestras almas no se pierdan, pues Nuestro Señor no desea la muerte del pecador, sitio su reformación y vida; por la presente eliminamos y suspendemos la censura promulgada por los citados ex inquisidores contra vosotros, siempre y cuando observéis y cumpláis las condiciones de este nuestro edicto, por medio del cual exigimos, exhortamos y os ordenamos, en virtud de la santa obediencia, y bajo pena de excomunión total, en el plazo de nueve días a partir del momento en que el presente edicto os haya sido leído, o dado a conocer de alguna otra manera, que afirméis todo lo que sepáis, hayáis visto, oído, u oído decir de alguna forma. sobre las cosas y ceremonias citadas con anterioridad, y que comparezcáis ante nosotros personalmente para declarar y manifestar lo que hayáis visto, oído, u oído contar en secreto, sin haber hablado previamente con ninguna otra persona, ni levantado falso testimonio contra nadie. En caso contrario, habiendo pasado el período, habiéndose repetido las amonestaciones canónicas de acuerdo con la ley, se tomarán medidas para dar y promulgar sentencia de excomunión contra vosotros, en y por estos documentos; y mediante tal excomunión, ordenamos que seáis denunciados públicamente; y si, tras un nuevo período de nueve días, persistierais en vuestra rebelión y excomunión, seréis excomulgados, anatematizados, maldecidos, segregados y separados como asociados del demonio, de la unión con y la inclusión en la Santa Madre Iglesia, y los sacramentos de la misma. Y ordenamos a los vicarios, rectores, capellanes y sacristanes y a cualesquiera otras personas religiosas o eclesiásticas que consideren. y traten a los antes citados como excomulgados y maldecidos por haber incurrido en la ira y la indignación de Dios Todopoderoso, y de la gloriosa Virgen María, Su Madre, y de los apóstoles beatificados san Pedro y san Pablo, y todos los santos de la Corte celestial; y que sobre los rebeldes y desobedientes que oculten la verdad en relación con las cosas mencionadas, caigan todas las plagas y maldiciones que cayeron y descendieron sobre el Rey Faraón y su hueste por no haber obedecido los mandamientos divinos; y que los abarque la misma sentencia de excomunión divina que alcanzó a las gentes de Sodoma y Gomorra que perecieron todos en las llamas; y de Datán y Abirón que fueron tragados por la tierra por los grandes delitos y pecados que cometieron en desobediencia y rebelión contra Dios Nuestro Señor; y sean maldecidos al comer y beber, al despertar y al dormir, al venir y al irse. Maldecidos sean al vivir y al morir, y que sean siempre confirmados en sus pecados, y que el diablo esté siempre a su diestra; que su vocación sea pecaminosa y que sus días sean pocos y malos; que de su hacienda gocen otros, y sus hijos sean huérfanos, y sus esposas viudas. Que sus hijos estén siempre necesitados, y que nadie les ayude; que sean expulsados de sus hogares y que los usureros se apoderen de sus bienes; y que no encuentren a nadie que se apiade de ellos, que sus hijos se arruinen y sean desterrados, y sus nombres también; y que su maldad esté siempre presente en el recuerdo divino. Que sus enemigos les venzan y los despojen de todo lo que poseen en el mundo; y que vaguen de puerta en puerta sin alivio. Que sus plegarias se transformen en maldiciones; y maldecidos sean el pan y el vino, la carne y el pescado, la fruta y otros alimentos que coman; lo mismo que las casas que habitan y las vestiduras que llevan, los animales en que montan y los lechos en que duermen, y las mesas y las servilletas en que comen. Maldecidos sean ante Satanás y Lucifer y todos los diablos del infierno, y que sean éstos sus señores, y los acompañen de noche y de día. Amén. Y si algunas personas que incurran en las citadas excomuniones y maldiciones persistieran en ellas por espacio de un año, también a ellas debería considerárselas herejes y deberán ser procesadas siguiendo el mismo procedimiento que se sigue contra los herejes o los sospechosos del crimen de herejía. Dado en el día... de marzo, del año de Nuestro Señor, mil quinientos doce.
Nullus amoveat sub pena excommunicationis
(Item: De nada sirve la confesión hecha al confesor para obtener la absolución de la sentencia de excomunión a que el hereje pueda estar sujeto, desde el momento en que se comete el crimen.)
Item: Todos los que sepan algo de las cosas mencionadas en el presente edicto, o de otras herejías, y no se presenten a denunciar 'y declarar las mismas quedan por la presente excomulgados y no pueden ser absueltos por sus confesores.)
El doctor De Mandato sue
Palacio, inquisidor. Reverende paternitatis,
Petrus Sorell, notarius.
1