Friday, January 12, 2007

Paradojas de la tortilla

Adaptación irreverente de un poema hermoso de Sor Juana Inés de la Cruz. La última estrofa es textual del poema.

Hombres necios que no incentiváis
a la tortilla mexicana,
sino a sus detractoras
que obligáis al mexicano
a pagar una costilla por un muñón
sin ver que la importación es la ocasión
de lo mismo por lo que no os preocupáis.

Si con ansia sin igual solicitáis
más maíz gringuín
¿Por qué queréis que los campesinos obren bien
si importáis el mal?
Combatís la regulación de precios
y luego con frialdad
decís que fue la necesidad
lo que hizo la diligencia

Parecer quiere el denuedo
de vuestro proceder insano
al pefepo que chinga un ojo
y luego se burla del ciego

Queréis con presunción necia
hallar más contribución fiscal
para la tortilla, plaz!
para el campo pura indolencia

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de sentido,
él mismo nos cubre de cieno
y le vale que el maiz está caro?

Con el torzón y el vaivén
teneis condición igual
importando si vamos mal
destruyendo si vamos bien

Resolución, ninguna gana
pues la que más nos adapta
al productor le estira la pata
y la otra nos joderá mañana

Siempre tan necios andáis
que con yunque en la piel
al presupuesto por cruel
y al pobre por insoluble culpáis

¿Pues como ha de estar templado
el precio de la tortilla que vende?,
¿si ayudar al campo os ofende,
y regular el precio os enfada?

Mas, entre el enfado y la pena
que vuestra ineptitud refiere,
bien haya el que buen trabajo refiere
y no aplastáis, le dáis condena.

Y todas nuestras bastas penas
A sus neoliberales alas
Ni de chiste parecen malas
Pues su bolsillo hallan muy buenas


¿Cuál mayor culpa ha tenid
en una decisión errada:
la tierra que cae derrotada,
o el espurio que tira del hilo?

¿O cuál es de más culpar,
aunque el Fecal todo con las patas haga;
el que no puede con la paga
o el que reduce lo que hay por pagar?

¿Pues, para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Arregladla si la cagáis
o esperad a la RCP cuando la embarráis.

Dejad de solicitar,
pues tú, economista panzón
que nos ofrezcamos pagar
para darle de tragar

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

El Ultimo Tren - capitulo VIII

VIII. Un Tecolote en la Noche

“Y ora que se trae usted?” pregunto mi tio encañonando a Maldonado.

“Se dirige usted a mi?” pregunto el viejo.

“Pos ni modo que a Manuel! Puta madre!” Lo que mas enchilaba a mi tio era que lo quisieran hacer pendejo. “No se haga guey que no le queda. Lo he estado observando. Frecuentemente se voltea y se pone a escudriñar el horizonte. Cree que acaso nos estan siguiendo los yaquis?”

“Pos hay que ser precavidos,” contesto Maldonado. “Si no hubiera yo estado atento el pajarraco ese infernal nos hubiera devisado!”

“Yo no vi ningun maldito pajaro! Para mi que estaba usted halucinando!” respondio mi tio.

“Y porque nos seguirian?” pregunto Brigida. “A poco cuatro pares de orejas valdran la pena meterse a este mal pais?”

En efecto, ya teniamos una hora que habiamos entrado en un gigantesco pedregal y cuatro que habiamos huido del tren. El sol estaba a punto de ponerse. Por lo que toca a Maldonado, aparentemente si conocia el camino pues nos habia metido por un corredor entre piedras y basaltos donde la Babayaga todavia podia pisar bien y entrar.

“Los yaquis son rete malos, señora,” explico el viejo.

“Pos en tal caso oiriamos los relinchos de sus caballos y eso nos daria tiempo de escondernos,” dijo Brigida.

“Ahi estan equivocados,” siguio el viejo. “Los yaquis no montan. Prefieren andar corriendo como locos por horas. Aguantan un resto. Se ponen una piedrita bajo la lengua para que fluya la saliva y siguen su presa por kilometros. No, no es facil perderlos.”

“Parate ahi, Brigida,” ordeno mi tio. Brigida detuvo a la Babayaga. “El caso es que usted no ha contestado nada de lo que le hemos preguntado. Pa mi que usted hizo algo gacho y teme que lo sigan. Yo no quiero ni saber que chingaos hizo porque luego me involucran! Es mas, ya me involucro solo con habersenos unido. Y eso en verdad me encabrona. Sepa que lo estare vigilando dia y noche. No confio en usted para nada!”

“Esta usted equivocado!” protesto Maldonado.

“Ay Dios mio!” juro Brigida. Yo me habia desmayado. “Don Pancho! Manuel no respira!”

“Sostengalo erecto señora!” ordeno Maldonado. El viejo me tomo el pulso. “Apenas vive. El pulso casi no se lo detecto. Tengo que operar a su muchacho lo mas pronto posible o sera difunto.”

“Vamos a necesitar agua,” apunto mi tio. “Nomas salimos con cuatro cantimploras.”

“No se preocupen de eso,” explico el viejo. Apunto a la cima derruida del cerro negro y mocho de donde habia salido el pedregal. “Vamos rumbo al crater ese. En un cuarto de hora mas llegamos. Conozco una cueva donde nos podemos esconder. Dentro de esta hay un manantial. Es agua sulfurosa pero no nos va a matar. ”

“Pos yo no tomare de ella sino hasta verlo a usted tomar,” contesto mi tio. “Pero bien, sigamos adelante o se nos muere Manuel!”

Brigida me sostenia las manos. No era necesario pues yo estaba inconsciente. Habiamos entrado a la cueva. Era un “tubo de lava” lo suficientemente ancho para que entraramos con todo y la Babayaga. Mi tio vigilaba desde la boca de la cueva con la 30-30 en las manos. Habia un pequeño manantial dentro de la cueva de donde surgia un agua sulfurosa y algo caliente. Maldonado pasaba sus herramientas sobre un fuego que habia hecho.

“No va a quedar idiota?” pregunto con recelo Brigida. Su primer hombre no habia sido muy inteligente, razon por la cual lo habian venadeado los pelones.

“No se preocupe. Le abrire un agujero en el craneo para relevar la presion. El cerebro esta hinchado y ha de tener muchos coagulos.”

Los ojos de Brigida estaban llorosos. “En verdad?”

Maldonado se rio. “No se preocupe, le digo. Yo he hecho esta operacion muchas veces. Y al unico que me quedo idiota le fue rete bien.”

“Me suena a jarabe de pico!” dijo mi tio receloso desde la boca de la cueva.

“No! Es cierto!” se apresuro a explicar Maldonado mientras levantaba un pedazo de mi cuero cabelludo. “Fue unos años antes del alzamiento de Madero. Opere a un hacendado al que le dio una patada en la cabeza una mula. Yo era caporal ahi. Los medicos ya lo habian desahuciado y yo me ofreci a hacerle la trepanacion. Me temo que se me paso la mano rascando los coagulos. De todas maneras vivio pero quedo medio tarado. Pero luego Porfirio Diaz andaba de gira por el rumbo y se quedo a dormir en la hacienda. Ya que lo oyo hablar…hablaba todo al reves…en lugar de decir ‘me monto en la yegua’ decia ‘ me yegua la enmonto’…pos don Porfirio quedo muy impresionado con el y lo hizo candidato a gobernador. Quesque el infeliz tenia todas las cualidades que queria don Porfirio en un satrapa. Eso si, sus discursos de campaña fueron un desmadre. Pero en general la indiada decia que ‘Don Lorenzo no se le entiende pero habla bonito’ y lo eligieron sin necesidad de hacer chanchullo.”

“Eso si lo creo,” admitio mi tio. “Cuantos politicos he conocido que no rebuznan porque no saben la tonada!”

“A ver, señora, alumbreme con una tiza aqui. Voy este taladro voy a quitar un pedazo del craneo…si…poco a poco…ya estuvo..a ver, paseme la cucharita esa que pase por el fuego.”

“La quiere caliente?”

“No, es algo que me enseñaron. Como que hay menos infeccion si pasa uno los instrumentos por el fuego antes.”

“Ah jijos!” dijo Brigida asombrada. “Ese es el cerebro?”

“Si, ve usted los coagulos? Tengo que quitarlos…poco a poco…esta hinchado…”

Media hora mas duro Maldonado escarbandome el cerebro. Tal vez por eso a veces mis narraciones saltan para atras y adelante sin ton ni son. El caso es que ya era cerca de la medianoche cuando Maldonado decidio cerrar.

“Tiene un peso?” pregunto Maldonado.

“No, pos si le pagaremos,” contesto Brigida.

“No, es para tapar el agujero,” explico Maldonado.

Brigida le paso un peso de plata del centauro que tenia la leyenda “Muera Huerta”. Hasta el dia de hoy lo traigo como parte de mi craneo.

“Vivira?” pregunto Brigida.

“Necesita estar inmovil varios dias,” advirtio Maldonado.

“No creo que eso sea posible,” explico mi tio. “Si nos estan siguiendo tendremos que improvisar algo para que no se mueva mucho sobre la Babayaga.”

“Se les va a morir entonces,” dijo Maldonado. “No me culpen de ello. Sugiero que me dejen ir a buscar ayuda y que se queden aqui con el mientras.”

“Y usted que dijo, ya van a decir que si?” pregunto mi tio encañonandolo. “No sabemos ni siquiera donde estamos a ciencia cierta. No, amigo, usted se queda aqui con nosotros y mañana improvisaremos algo para mover a Manuel.”

Le taparon los ojos a la Babayaga para que no se asustara con los murcielagos y se pusiera a relinchar. Apagaron la fogata. Mi tio continuo en la boca de la cueva.

“Si quiere, hare una guardia,” ofrecio Maldonado.

“Vayase a dormir, carajos,” dijo mi tio de mala gana. “Tu tambien, Brigida, te despertare en la madrugada para que vigiles.”

La noche era estrellada y hacia un frio de la chingada. Los coyotes empezaron a aullarle a la luna. Mi tio creyo oir un tecolote a lo lejos. O por lo menos lo que sonaba como un tecolote.

El Ultimo Tren - Capitulo VII

VII. El Palohmo

Hace apenas seis meses antes de la batalla de Celaya un mozalbete gordisimo y rapado con navaja se habia presentado en la oficina de von Hutier en la embajada alemana en la Ciudad de Mexico. El uniforme estaba lamparoso y varios botones faltaban de este.

“Cabo Heinz Gruber, Herr Oberleutnant!” El taconazo que siguio dejo una marca en el piso de parquet de la embajada.

Von Hutier habia estado escudriñando varios reportes que describian avistamientos del futuro emperador de Mexico, Sostenes I Ilhuicamiana. Los reportes se contradecian. Unos agentes lo reportaban en el istmo de Tehuantepec o en Yucatan. Otro agente reportaba haberlo visto en Matamoros al mismo tiempo que era visto en Chiapas. Detras de su escritorio, en la pared, von Hutier tenia un mapa de Mexico con alfileres marcando donde habia sido visto Maldonado. Estaba lleno de alfileres. Iba a estar dificil, concluyo von Hutier, encontrar a un mexicano aindiado en una nacion de mexicanos aindiados.

Hasta cierto punto, von Hutier preferia hablar con el aparentemente retrasado mental que lo encaraba a andar buscando agujas en un pajar. Decidio usar el tono de los sadistas que habia conocido en la academia en Potsdam. “Bien, expliquese Gruber, que diablos viene usted a hacer aqui y en esas fachas? Idiota! Deshonra ud. el uniforme! Schwein!”

“Herr Oberleutnant!”

“Si? Expliquese!”

“Vengo con el aeroplano, Herr Oberleutnant!”

“Aeroplano?”

“Jawohl Herr Oberleutnant! Aqui esta la carta que me dio el capitan Canaris para usted. El dijo que usted me iba a llamar un idiota y que era entonces cuando le daria la carta!”

“Despues de que lo llamara idiota?”

“Jawohl Herr Oberleutnant! El capitan Canaris dijo que eso me aseguraria que es usted el Oberleutnant von Hutier! Usted es von Hutier, verdad Herr Oberleutnant?”

“No imbecil, soy el Kaiser Guillermo Segundo! Deme esa carta!”

“Justo como dijo Canaris que usted replicaria Herr Oberleutnant! ‘Kaiser Guillermo Segundo’ seria la contraseña. Aqui esta la carta!”

Wilhelm Canaris
Embajada Imperial
Madrid, España

Estimado Oskar:

Seguramente ya has insultado a Gruber lo suficiente. No te culpo. Lo mismo hice yo. El hombre es imposible. Sin embargo, os sugiero lo toleres. Es un mecanico natural. En efecto, el se presentara acompañando un aeroplano. A usted, Oskar, le ordeno pilotearlo. Le sera util para reconocimientos y tal vez podran intimidar a los mexicanos con el. No creo que hayan visto antes un aeroplano.

(firma)
Wilhelm Canaris

“Yo no soy piloto!” protesto von Hutier. “Canaris esta loco!”

“Ach, Herr Oberleutnant, el capitan Canaris dijo que su señoria diria exactamente eso. Me pidio que le entregara este manual y le dijera que se supone que un oficial aleman puede hacerlo todo. Ah, y, con todo respeto, me dijo que le recordara que era una orden, Herr Oberleutnant!”

Von Hutier inspecciono el manual que Gruber le entrego. Estaba escrito en portugues pero von Hutier pudo descifrar el titulo: “Como Volar el Palohmo – por el Capitan Joao Coutihno”.

“Que cosa es el Palohmo?”

“Es el aeroplano Herr Oberleutnant! Lo tengo en unas cajas que traje de Veracruz! Creo que todas las cajas llegaron. Estos mexicanos me robaron mi equipaje!”

Von Hutier suspiro. “Y quien diablos es Coutihno?”

“El capitan Coutihno fue el que diseño el aeroplano. Es decir, el Palohmo.”

“Era portugues?”

“Si, capitan de la marina portuguesa, Herr Oberleutnant. El hombre era un excentrico. Un momento, Herr Oberleutnant,” el cabo produjo una botella de cognac. “El capitan Canaris me dijo que le diera esta botella antes de explicar sobre el Capitan Coutihno.”

Von Hutier se sirvio un trago. Por lo menos era cognac excelente.

Von Hutier se sento en su sillon y prendio un cigarro. “Bien, Gruber, hable.”

“El finado Capitan Coutihno…”

El monoculo de von Hutier se le cayo de la cara. “Finado?”

“Si, murio la primera vez que volo en el Palohmo, Herr Oberleutnant. El Capitan Coutihno diseño el palohmo como un aeroplano facil de armar, para usarse el vuelos de reconocimiento. Se supone que cualquier imbecil lo podria armar. El ejercito portugues lo usaria en Angola para espantar a los negros. Coutihno tenia ademas la teoria de que un aeroplano podria despegar de la cubierta de un buque. Como dije, era un excentrico. Despues del estrellamiento…”

“Estrellamiento?” Von Hutier prendio otro cigarro sin percatarse de que ya tenia uno prendido.

“Si, hubo una falla tecnica despues de que el aparato despego, Herr Oberleutnant. Yo creo que el Capitan Coutihno murio instantaneamente.”
Von Hutier se sirvio otro trago y le dio una chupada a uno de sus cigarros. El cognac era bueno. El otro cigarro se habia caido y amenazaba con prender la alfombra. Von Hutier lo levanto y se lo dio a Gruber. ”Ah, que bueno es oir eso. Por lo menos el aparato alcanzo una altura suficiente para matar a Coutihno. Eso habla bien del diseñador.”

“En fin, el Capitan Canaris compro los restos del aparato y me ordeno repararlo. Hice eso. Afortunadamente el combustible no estallo al estrellarse si no, no hubiera habido nada que reparar. Logre quitar la mayoria de las abolladuras. Limpie los sesos del capitan que iba encontrando, no se preocupe. Algunas partes tuve que reproducir con los materiales que tenia a la mano. Como se imaginara, no hay muchas refaccionarias de partes para aeroplanos en Madrid. Tuve que usar cueros de montar y hasta partes de un traje de luces de un torero y unas panderetas. Luego el Capitan Canaris me ordeno desarmarlo y traerselo a su señoria.”

“Bien, si cualquier imbecil en Angola lo puede armar, como usted dijo, cuanto tiempo cree que le tomara hacerlo?”

“Una hora, Herr Oberleutnant! Pero el imbecil no necesita estar en Angola. Lo puedo armar aqui en Mexico.”

“Ah entiendo! Y bien? Que espera? Armelo!”

“Ah, Herr Oberleutnant, para hacerlo despegar se necesita un campo raso y firme de por lo menos 500 metros de largo. Eso esta descrito en la pagina 37 del manual. No discuto sus ordenes, Herr Oberleutnant, pero no creo que podra usted despegar desde los terrenos de la embajada.”

“Obviamente, imbecil! Estaba nada mas probando sus conocimientos! Mañana me acompañara usted junto con Oton Chavez Kurtz a Teotihuacan donde esta ahorita el profesor Lindemann escarbando como loco porque encontro la basinica del rey Conejo XXII. La calzada principal servira como aerodromo. Ah, pero dejeme advertirle, no discuta politica con Chavez Kurtz. Es un asqueroso comunista!”

“Nein! No discutire nada Herr Oberleutnant!”

Pero el armar el palohmo tomo dos dias. Una de las cajas de partes del aeroplano habia sido robada. El cabo Gruber tuvo que improvisar usando partes del Ford y unos petates. Chavez Kurtz lo ayudo. Si habia heredado algo de su padre mexicano era la capacidad de improvisar milagros. Juntos hacian un equipo formidable.

“Le digo que tiene usted que sindicalizarse, mi cabo. Porque los soldados no estan sindicalizados? No es este trabajo? Cualquier obrero merece tener derecho a sindicalizarse. Esperese a que los proletarios tomen el poder y haremos eso ley. Sindicalizado usted tendria tiempo extra y vacaciones. Proletarios! Un fantasma recorre San Juan Teotihuacan!”

“No he visto fantasmas. Ni siquiera ese que los mexicanos llaman La Llorona. Pero si vi un coyote anoche,” contesto Gruber. “Paseme la llave de tres cuartos señor Chavez Kurtz, por favor,” dijo Gruber.

“Camarada Chavez Kurtz!” se apresuro a corregir el mestizo. “Yo no soy un perfumado como ese oficialito que lo mangonea a usted!”

“Sr. Chavez Kurtz, mi titulo es Oberleutnant, entiende usted?” rugio von Hutier entrando en el improvisado hangar.

“Achtung!” dijo Gruber en voz alta. El cabo se paro de improviso y dio sendo taconazo.

“Bah!” respondio Chavez Kurtz y se sento en una esquina a fumar un cigarillo.

“Herr Oberleutnant! Con la novedad de que el Palohmo esta listo para volar!”

“Vaya! Ya era hora!” von Hutier no estaba muy entusiasmado con la idea de volar. Pero en defensa propia habia estudiado asuidamente el manual de Coutihno. El que estuviera en portugues no le ayudaba mucho. Habia descubierto que por muy similar que pareciera un termino no necesariamente queria decir lo mismo en español.

El uhlan camino alrededor del aeroplano. “Gruber, le voy a pedir una cosa…”

“Zu befehl Herr Oberleutnant!”

“Gruber, tu no piensas, verdad?”

“No Herr Oberleutnant! Para eso son los oficiales!”

“Bien, use sus instintos entonces cabo. Le parece bien que este aeroplano tenga cinco alas? Yo solo he visto biplanos.”

“Hay una razon, Herr Oberleutnant. El Capitan Coutihno, que en gloria este, tenia cinco hermanas. Si ve, los nombres estan escritos en cada ala…Rosa…Silvia…Lorenzihna…”

“Ah, logico. Demosle gracias a Wotan que Coutihno no tuvo siete hermanas! Pero bien, Gruber, si tu fueras el que decidiria, cuantas alas le pondrias?”

Gruber se quedo pensando un poco y se tallo el menton. “Si yo fuera el que decidiera?”

“Si, hombre, confia en tus instintos.”

“Pidale despues una insula Barataria cabo Gruber!” sugirio Chavez Kurtz.

“Herr Oberleutnant! Yo diria que con dos bastan. De otra manera hay demasiado peso y la superficie adicional no compensa el peso añadido.”

“Pos a huevo!” juro en español Chavez Kurtz. “Ansina como esta este armatoste va a volar como un guajolote empachado. Y quien fue el idiota que puso tres alas en la cola? Nomas la va a hacer rete pesada! Dejenle una sola, digo…”

“Bien, señores, cambien el diseño a como sus instintos aconsejen. Este diseño ya mato a un piloto y yo no quiero ser el segundo en morir.”

Despues de una semana de rediseño, el modelo final del Palohmo fue presentado a von Hutier. “Bien,” dijo von Hutier, “esta mas limpio el diseño. Creo que sera mas robusto. Pero, porque lo pintaron de rojo? Quien ha oido de un aeroplano rojo? Me vere ridiculo!”

“El rojo es el color del proletariado revolucionario!” dijo Chavez Kurtz muy orgulloso.

“El señor Chavez Kurtz queria que le pusiera tambien una hoz y un martillo. Me tome la libertad de poner en su lugar la cruz maltesa de Alemania, Herr Oberleutnant!”

“Ach, hizo bien cabo. Pero, volara? Si no vuela los fusilo a los dos!”

Pues si, el Palohmo si volo. Despues de un par de vuelos horripilantes y varios trancazos al aterrizar el diseño del Palohmo se consolido. Ahora von Hutier se encontraba volando sobre el desierto de Chihuahua. Bajo el se extendia un mal pais de escoria volcanica. Escudriño con cuidado. Por un momento creyo ver una yegua negra. Pero si era el grupo de fugitivos que habia estado siguiendo, estos se habian apresurado a esconderse detras de las piedras.

Pero en ese momento se prendio el foco del nivel del combustible. Von Hutier tendria el suficiente combustible para regresar a la via ferrea, si no habian vientos en contra por supuesto. Von Hutier dio media vuelta y se encamino de regreso. Los vientos eran contrarios. Por un momento hasta penso que su velocidad respecto a la tierra era negativa. Alcanzo a ver un grupo de yaquis corriendo por el desierto, Aguila Negra y sus gentes. Von Hutier maniobro para aterrizar cerca de ellos. El motor empezo a interrumpirse conforme se acababa el combustible. Sin embargo, el aterrizaje fue sin novedad.

“Los vio?” pregunto Aguila Negra.

“Creo que si. Una yegua negra.” Von Hutier apunto en la direccion donde creyo haber visto a los fugitivos.

“Ansina nos la describio un sargento prisionero.”

“Bien, no cargan ustedes de casualidad gasolina?” pregunto von Hutier.

El yaqui lo vio con azoro. A excepcion de su rifles, los machetes, unas cantimploras, y bolsas para el parque el y su gente andaban casi desnudos. Apunto al sur hacia donde muy lejana se veia la via del ferrocarril. Von Hutier se puso a caminar hacia ahi con resignacion.

El Ultimo Tren - Capitulo VI

VI. La Casa del Obrero Mundial

Donde se explica como es notoriamente improcedente hacer conclusiones incomodas.

La Casa del Obrero Mundial habia sido en sus origenes una organizacion anarco-sindicalista formada durante la efervescencia libertaria del gobierno de Madero. Entre sus primeros miembros se encontraban representantes del sindicato de sastres, del de impresores, estudiantes, y empleados. Huerta habia puesto a un pelele, Moheno, a regentearlo y mantener a raya a los trabajadores. Este fue el prototipo del lider charro mexicano. Al caer Huerta, Moheno puso pies en polvorosa y se fue al extranjero. Bajo el gobierno de la convencion y en la epoca de la batalla de Celaya el liderazgo de esta organizacion todavia no se habia definido.

Esa noche habia una magna asamblea en la sede de la Casa del Obrero Mundial. Habian corrillos de obreros, intelectuales, y lideres que discutian emotivamente. Oton Chavez Kurz caminaba entre la muchedumbre saludando a conocidos. Era uno de los lideres de la llamada “faccion dura”.

Sentado junto a la mesa de los directivos Oton noto a un militar. Este vestia elegantemente, tenia el bigotazo de rigor, lentes de catrin, y era un poco jorobado o de plano tenia mala postura. Instintivamente Chavez Kurz desconfio del hombre. “Oiga Jose, quien es el generalote ese?”

“Camarada, ese es el general Pablo Gonzalez. Dicen que viene en representacion de Carranza.”

“Y que chingaos quiere?” Chavez Kurz estaba hasta el copete de prusianismo.

“Quien sabe. Morones lo va a explicar.” Luis Napoleon Morones era uno de los lideres de la faccion “charra” de la organizacion.

Finalmente, el presidente de la mesa directiva llamo la junta al orden. “Compañeros!”

Hubo recifla. “Camaradas!” corrigieron los adictos a Chavez Kurz.

“Compañeras tambien, cabron! Alguien lo tuvo que parir!” grito una mujer del sindicato de costureras.

A Chavez Kurz le cayo del carajo ver al general Gonzalez reirse sardonicamente. “Carajos, si no podemos ponernos de acuerdo siquiera en como nos vamos a llamar entre nosotros estos cabrones nos van a joder!” penso para sus adentros.

“Bien!” dijo el presidente de la mesa directiva. “Compañeros y compañeras…camaradas y…camarados!”

Mas rechifla, la cual esta vez el presidente ignoro. “El compañero Morones nos va a dar un pormenor de los ultimos hechos en Celaya. Tiene la palabra el compañero Morones.”

“Gracias señor presidente,” dijo Morones levantando y tomando la palabra. Mas rechiflas. Levanto la mano para pedir silencio cosa que no logro del todo. Luego empezo a leer. “Estas noticias vinieron por parte telegrafico no hace una hora. En estos momentos la comandancia militar del cuerpo de ejercito del noroeste reporta haber rechazado el asalto del ejercito villista enfrente de la Hacienda de Santa Ana del Conde en las afueras de Celaya. Los villistas se han retirado en complete desorden y sufrieron grandes perdidas. La llamada division del norte ha sido derrotada. Tan solo el dia de hoy sus bajas se estiman en 3000 hombres entre muertos y heridos y hay seis mil prisioneros. El cuerpo de ejercito del noreste reporta tan solo haber perdido 200 hombres, la mayoria levemente heridos.”

La asamblea se habia de pronto callado prestando oidos a las terribles noticias. Se oyo uno que otro sollozo. “No te rajes Pancho!” alcanzo a gritar uno.

“…el general Obregon ha sido reportado herido…no se sabe a ciencia cierta si es de gravedad o no.” Una sonrisa discreta se dibujo bajo el bigote de Gonzalez. El y Obregon eran rivales.

“De consumarse estos hechos, es evidente que el señor Carranza consolidara su gobierno.” Morones volteo a ver a Gonzalez. “Viva el señor Carranza! Viva el gobierno constitucionalista!”

Unos cuantos vivas y aplausos se oyeron. La mayoria de la audiencia guardo silencio. Otros hicieron rechiflas y vivas a Francisco Villa o a la convencion.

Chavez Kurz se percato de inmediato de la situacion. La gente no sabia para donde hacerse.

“Compañero Morones!” exclamo Chavez Kurz parandose.

“Compañero Chavez Kurz,” dijo el presidente que ya lo conocia bien. “El compañero Morones tiene la palabra! No interrumpa!”

“Es que nada mas queria hacerle una peticion al compañero Morones! Y por favor, no se dirija usted a mi como ‘compañero’. Yo soy un ‘camarada’.”

Morones volteo a ver al presidente y asento con la cabeza.

“Digame, camarada Chavez Kurz,” dijo Morones en voz neutra.

“Nomas queria pedirle si nos aclara que quien es y que esta haciendo aqui el señor militar que esta aplastadote junto a usted.”

“A eso iba, camarada Chavez Kurz,” respondio Morones. “Tengo en mis manos copia del acuerdo que ofrece el gobierno del señor Carranza. El señor general Pablo Gonzalez, jefe del cuerpo de ejercito del noreste vino a dar fe de este acuerdo en representacion del señor Carranza. A grandes rasgos, y a reserva de que el compañero secretario de lectura al acuerdo en su totalidad, leere los puntos sobresalientes.”

“No se informo a esta audiencia de que se estaba negociando tal acuerdo!” protesto Chavez Kurz. “No sera la misma gata revolcada que Moheno estaba negociando con Huerta?”

“Sientese señor Chavez! Por favor! No interrumpa mas o lo tendre que hacer sacar,” trono la presidencia.

“Camarada, cabron, camarada!” dijo en sotto voce Chavez Kurz.

Pero el exabrupto de Chavez habia tenido su efecto. Otros se pararon para dar su protesta. El mitin amenazaba con disolverse en anarquia.

“Compañeros por favor!” gritaba el presidente. “Guarden orden!”

“Yo les aseguro a los de la faccion radical que ignorar este acuerdo va en contra de los intereses de la clase obrera!” trono Morones. “Dejenme explicar! La mayoria de la audiencia aqui merece una explicacion! Si los de la faccion radical no quieren oir los detalles entonces ahi esta la puerta! Los otros compañeros tienen el derecho a esta informacion!”

Chavez Kurz les hizo señas a sus allegados a que se sentaran. Por lo que a el concierne, pensaba que de seguro habria de donde atacar a Morones una vez que se supieran los detalles del acuerdo.
“Decia yo,” continuo Morones, “que considero que lo mas importante son los siguientes tres articulos que leere a continuacion: 3ª.... el Gobierno Constitucionalista atenderá, con la solicitud que hasta hoy ha empleado, las justas reclamaciones de los obreros en los conflictos que puedan suscitarse entre ellos y los patrones, como consecuencia del contrato de trabajo. 4ª.... los obreros se organizarán de acuerdo con el Comandante Militar de cada plaza, para el resguardo de la misma y la conservación de orden. 6ª. Los obreros de la Casa Obrero Mundial harán una propaganda activa para ganar la simpatía de todos los obreros de la República y del obrero mundial hacia la Revolución Constitucionalista, demostrando a todos los trabajadores mexicanos las ventajas de unirse a la revolución, ya que ésta hará efectivo para las clases trabajadoras el mejoramiento que éstas persiguen por medio de sus agrupaciones. La totalidad del acuerdo lo pondra el secretario en el boletin informativo para que votemos.”
“Pos no que lo iba a leyer?” grito uno.
“Compañero presidente!” dijo Chavez Kurz parandose. “Pido se abra a debate este acuerdo.”
“No hay que debatir,” respondio Morones. “Es evidente que beneficia a la clase trabajadora, al sindicalismo. Es lo que siempre habiamos buscado! Yo sugiero que votemos de inmediato.”
“Debate! Debate!” empezaron a corear algunos. Chavez Kurz aleteaba arengando a su gente.
“Vamos a votar!” declaro el presidente. Pero la maniobra salio contraproducente. El coro aumento.
Gonzalez le hizo una seña a Morones que se acercara. “Pos no que tu mangoneabas aquí? Quien es el mero chingon? Tu o el rojillo ese?”
“Ahorita forzo la votacion,” le aseguro Morones.
“Lo que causaria es que me lincharian, cabron. Miralos!”
Morones se apalabro luego con el presidente. Era evidente que una votacion no se podria efectuar. “Bien!” dijo el presidente. “Ante la necesidad de informacion de los compañeros, se permitira que se le hagan preguntas aclaratorias a la mesa directiva. Un debate seria notoriamente improcedente!”

Mas rechiflas. El coro seguia. Morones seguia tratando de callarlos infructuosamente. Gonzalez finalmente hizo una señal a un ayudante. De pronto entro un piquete de soldados que se alinearon a lo largo del salon de sesiones y enfrente de la mesa directiva. El oficial al mando tenia el sable desenvainado. Los soldados cortaron cartucho. La audiencia los observo con estupor. El coro se fue apagando.

“Y ora? Porque estan estos cabrones aquí?” protesto Chavez Kurz. “Esta es una asociacion civil independiente!”

“No podemos permitir que grupos violentos no dividan compañeros!” exclamo Morones. “Los soldados estan aqui para asegurar el orden. Como decia, contestaremos las preguntas necesarias para aclarar este acuerdo. Y luego proseguiremos a la votacion.”

“Yo si tengo varias preguntas!” exclamo Chavez Kurz.

“Bien camarada, hagalas,” contesto el presidente.

“Primero, quiero que me aclare el compañero Morones si me esta llamando violento a mi o a mis camaradas. No tenemos capacidad para hacer violencia, a no ser que con nuestros puños, pues estamos desarmados. Por otra parte, los señores soldados aqui con sus mausers son perfectamente capaces de hacer violencia sobre nuestras personas. Cuando habla el compañero Morones de ‘grupos violentos’ se refiere a mis camaradas y a mi o se refiere a los soldados aqui presentes?”

“Al que le quede el saco, chato,” contesto Morones burlonamente. “Cual es su siguiente pregunta?”

“Bien, compañero secretario, anote usted por favor en el acta que el compañero Morones llamo a los señores del ejercito ‘violentos’ e insulto por lo tanto el honor del uniforme y al ejercito!”

“No procede,” dijo el presidente agarrandole la mano al secretario. “Tiene alguna otra pregunta o ya acabo señor Chavez?”

“No! Respecto al articulo tercero,” Chavez abrio su libreta de notas. “Dice el compañero Morones que el gobierno carranzista reconocera las justas reclamaciones de los obreros cuando haya conflicto con los patrones respecto al contrato de trabajo. Y que lo hara con…solicitud segun escribi. Ah que bien! Por primera, son contados los compañeros aqui presentes que tienen tal contrato. Los despiden si mas ni mas. Tienen que venir aqui de incognito y disfrazados. Y cual solicitud? Las demandas estan empantanadas por años! Pero, en el remoto caso de que hubiera tal contrato, quiere eso decir que el gobierno actuara de arbitro en las disputas? Y bajo que criterio se decidira cuando una reclamacion es ’justa’?”

“Obviamente, camarada Chavez, falta por establecerse los mecanismos legislativos,” contesto Morones. “Roma no se hizo en un dia. El que el gobierno nos conceda esta canongia y nos permita tener una representacion ante los patrones es un gran avance, no cree usted?”

“Nos concede? Nos permita? Suena a limosna, compañero Morones. Compañero secretario, hagame la venia de asentar en el acta que el acuerdo esta desdentado y vale madre.”

“No procede,” dijo aburridamente el presidente. “Ya acabo?”

“No! Respecto al articulo cuarto, se nos obliga a ponernos de acuerdo con el comandante militar de cada plaza para mantener el orden. Van a armarnos entonces? O quieren que les rechazemos a los rebeldes con puras mentadas de madre?”

“Yo puedo contester eso,” dijo Gonzalez parandose. “Debido a las serias bajas en la guerra contra los insurrectos, el gobierno esta contando con que se formaran batallones obreros y si, si se les armara y se les dara la instruccion militar correspondiente. El objetivo es mantener la ley y el orden! Sin estos no es posible que la republica prospere.”

“Nos van a meter de leva entonces? Y a que serias bajas se refiere? No dijeron que el dia de hoy solo perdieron 200 y los villistas 3000?”

“No es ese el unico frente,” aclaro Gonzalez con cierto enojo. “Ahorita mismo vamos a formar una columna para despejar el Ajusco de las gavillas del Atila del Sur, Emiliano Zapata. El gobierno constitucionalista espera contar con batallones de obreros para defender la legalidad.”

“Excelente entonces! Y bien, señor generalito, nos van a pasar por cajas de una buena vez o van a esperar a agarrarnos cuando estemos solos?”

“Señor Chavez!” exclamo el presidente. “No le falte al respeto al señor general Gonzalez! Si ya acabo, sientese!”

“Si! Ya acabe! Es mas, yo me largo de aqui antes de que me agarren de leva estos cabrones! Ahi ustedes se quedan y votan su acuerdo chilero si eso quieren!” Y seguido de otros de la faccion radical se dirigio a la puerta. Se volteo y declaro a manera de despedida: “Nos van a agarrar de leva para ir a combatir a los jodidos! Jodidos contra jodidos! Esa es la manera como nos controlan y acaban de jodernos siempre!”

“Se procede a la votacion!” exclamo el presidente.

“Sturm and drang del bueno, Oton,” dijo burlonamente un individuo rechoncho con cara de sapo que se aproximo a Chavez Kurz en la calle.

“Y para que?” contesto amargamente Chavez Kurz reconociendo a su amigo Diego Rivera. “Ya se jodio esto, Diego. Van a poner a Morones a mangonear con el apoyo de las bayonetas y el miedo. Esta puta revolucion ya se va a ‘institucionalizar’! Me lleva la chingada!” Escupio con asco en la banqueta. “Lo que mas me emputa es la falta de apoyo. Solo se vinieron unos cuantos conmigo.”

“No culpes a los compañeros. Son gente sencilla. Morones les va a hablar bonito y las bayonetas los van a intimidar. Luego les van a dar unos huesitos a los lideres. No cualquiera es tan renegado como tu. Para ellos que el gobierno les de una limosna ya es un milagro.”

“Por eso estamos como estamos. Pal caso de todas maneras se los iban a llevar de leva. Eso me pasa por meterme a redentor.”

“Animo! No podemos claudicar. La causa es Mexico. Que de tus prusianos?”

“Que con esos cabrones? Sabes, tienen planeado algo gordo.” Chavez Kurz miro a su alrededor. “Y creo que ya se que es. Pero no seria prudente decirtelo aqui.”

“Ja! Hay como cien conspiraciones tramandose! Todo Mexico conspira! Es el entretenimiento nacional.” Rivera tomo a Chavez Kurz del brazo. “Tu necesitas un trago, camarada, o no? Y sabes, me habias pedido que encontrara un cabron que supiera de las antiguedades de los mexicanos. Yo pense que ese era tu fuerte.”

“Bastante le he aprendido a Lindemann y he investigado por mi cuenta. Eramos rete chingones antes! Pero si tienes a alguien mas, pos quiero hablar con el.”

“Pos te tengo al hombre perfecto. Ven conmigo. Se llama Gerardo Murillo. Es pintor y chiledulce como yo. Nos echaremos un trago con el. Acaba de regresar del sur de Veracruz.”

“Y que chingaos andaba haciendo ahi? Yo necesito hurgarle el cerebro a un cabron que sepa sobre brujos.”

“Esta loco por los volcanes! Y los Tuxtlas son puro cerro volcanico con mas chanekes y brujos que pulgas tiene un perro!”

¿Cual de las dos versiones, o una tercera?

Loret de Mola reporto ayer jueves que la Señora Peña Nieto:

"Pretelini había ingresado al nosocomio de urgencia por una sobre-dosis de antidepresivos según reportó el titular del noticiario Hoy por Hoy. La directora del DIF estatal fue trasladada en helicóptero, pero fue demasiado tarde para contrarrestar los efectos provocados de la sobredosis de antidepresivos." Nota en Unomasuno http://www.unomasuno.com.mx/unomasuno/Enero/217.php

En la nota del Proceso de ayer dice que la señora MURIO DESDE EL MIÉRCOLES, que los Peña Nieto estaban separados y que por problemas nerviosos la señora tomaba medicamentos para dormir, pero también da la versión oficial.

http://www.proceso.com.mx/noticia.html?sec=0&nta=47383
"Pretelini Sáenz, según datos consultados por Apro, llevaba varios meses separada del gobernador priista Peña Nieto.
Así mismo, se supo que la víctima sufría severas alteraciones nerviosas y emotivas, las que la habrían orillado a consumir por un largo periodo medicamentos para poder dormir.
Sin embargo, una versión extraoficial manejó que la víctima habría fallecido desde el miércoles por la noche y, según los datos de la autopsia, a causa de una sobredosis de somníferos, medicamentos que a menudo utilizaba para mantener su estabilidad emotiva y mental."

La versión "OFICIAL"
En el Nte y Reforma se dan las versiones oficiales que como siempre son un tanto contradictorias.
AYER, A LA 1:49 PM NO SE SABE QUE LE PASA A LA SEÑORA PERO SI SABEN QUE YA ESTÁ AHÍ MEDINA MORA Y LA ESPOSA DE CALDERON

Hospitalizan a esposa de Peña Nieto
http://www.elnorte.com/estados/articulo/707141/default.asp?PlazaConsulta=elnorte&DirCobertura=
"Mónica Pretelini está internada en un hospital de la Ciudad de México, se desconocen las causas
Inti Vargas
Huixquilucan, Estado de México (11 enero 2007).- Mónica Pretelini, esposa del Gobernador del Estado de México, Enrique Peña, se encuentra internada en un hospital de la Ciudad de México, por complicaciones de salud, confirmó esta tarde el director de Comunicación Social del DIF Estatal, Luis Torres Tello.
El funcionario no precisó el lugar donde se encuentra la Primera Dama y dijo desconocer la razón por lo que llegó al nosocomio.
"Sí tuvo una complicación de salud, pero desconocemos todo lo demás" , aseguró.
A las afueras del Hospital ABC, ubicado en Santa Fe, en el Distrito Federal, representantes de varios medios de comunicación esperan que el área de relaciones públicas confirme la presencia de la Primera Dama del Edomex en ese nosocomio.
Esta tarde, al ABC arribaron Eduardo Medina Mora, titular de Seguridad Pública Federal; Margarita Zavala, Primera Dama de México; y Gonzalo Alarcón, Edil de Atizapán; quienes no dieron detalles sobre su presencia en el lugar."
Hora de publicación: 13:49

Finalmente, a las 8:58 PM el Norte reporta que sale la carroza fúnebre y la explicación del médico de cabecera de la señora, que murió a las 4:45pm de paro cardiorespiratoria que le provocó muerte cerebral, que a la 1:00am llegó a una clínica porque había sufrido una crisis convulsiva, que a las 3:15 a.m. la trasladaron VIA TERRESTRE al hospital ABC, que a las 10:00 a.m. le diagnostican muerte cerebral (también hay un audio en donde solo dice lo de la muerte cerebral pero no dice cual fue la causa). En resumen la causa fue una crisis convulsiva, que le ocasionó arritmia cardiaca, que le ocasionó un paro respiratorio que le ocasionó muerte cerebral. Tres horas después, la 1:00 p.m. se confirma el diagnóstico, que no fue por sobredosis de drogas, que desde hace dos años que la trataba por convulsiones epilépticas.

Sale carroza fúnebre rumbo a Toluca
http://www.elnorte.com/estados/articulo/707278/default.asp?PlazaConsulta=elnorte&DirCobertura=
La carroza partió rumbo a la agencia funeraria López, ubicada en la ciudad de Toluca.
"Lamentablemente en la madrugada del día de hoy, aproximadamente a la 1:00 de la mañana, la señora sufrió una crisis convulsiva, esto es, una crisis epiléptica que ocasionó una arritmia cardiaca y le ocasionó un paro cardiorespiratorio", explicó Shkurovich.
Agregó que a esa hora, la Primera Dama fue trasladada al Centro Médico Toluca, donde recibió los primeros auxilios, y a las 3:15 se decidió su traslado, vía terrestre , al nosocomio donde murió, ubicado en Santa Fe, en el DF.
El médico reveló que los exámenes aplicados a Pretelini reportaron la muerte cerebral hacia las 10:00 horas, diagnóstico que fue confirmado a las 13:00 horas, tras hacer pruebas electroencefalográficas.
Acompañado de David López, portavoz del Gobierno estatal, el galeno aseguró que la epilepsia de Pretelini tenía un origen desconocido; además descartó que el deceso haya sido por una sobredosis."
Hora de publicación: 20:58

Finalmente el Norte aclara a las 3:22 a.m. de hoy viernes 12 que:

Fallece la esposa de Enrique Peña
http://www.elnorte.com/estados/articulo/707312/
"El médico señaló que la muerte de Pretelini, de 44 años, se debió a una crisis convulsiva que sufrió alrededor de las 3:00 horas de ayer, luego de que fuera trasladada del Centro Médico Toluca, al que ingresó también con convulsiones."

Pregunto: Si ya para la 1:00 a.m. que llegó a la clínica la señora ya tenía convulsiones epilépticas por que no dijeron eso desde el principio. ¿Que hay de malo con que se diga que alguien padece de epilepsia? ¿O que a poco siguen con la misma idea de que las personas con epilepsia están posesionados por el diablo como creían que le pasaba a Fiódor Dostoyevski? Esto está muy raro.

Andrax

Andrax:

Se agradece la atencion. No podia entrar al blogger sino hasta ahora... Como dijo la Rabina Gran Tagore, en su libro El Principito, si ladran entonces rebuznan o algo ansina. Hay otros comentarios aqui en el cerro y los voy a ir habilitando.