Saturday, January 20, 2007

¿A quién le sirve el silencio?

Nota: Los de Radio Vulgocracia me pidieron que pusiera esta nota aqui, a pesar de que ellos saben bien que pueden sufrir represalias por parte de la misma gente a la que denuncia. Lo hago como testimonio a su valentia y hago votos por que se conserven bien.

¿A quién le sirve el silencio?

Primera parte

En los primeros trasiegos "gubernamentales" del espurio que se ostenta como presidente de México, ha demostrado que teníamos razón cuando dijimos que usarían el texto Constitucional como un moderno "Lecho de Procusto" –ajustar SU verdad constitucional por encima del texto y la legalidad que implica-. Para muestra ahí queda el infausto (por inútil para usos prácticos) testimonio del texto constitucional en su artículo 129, que no deja lugar ni a dudas, ni mucho menos a interpretación: "En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer mas funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar. Solamente habrá comandancias militares fijas y permanentes en los castillos, fortalezas y almacenes que dependan inmediatamente del gobierno de la Unión; o en los campamentos, cuarteles o depósitos que, fuera de las poblaciones, estableciere para la estación de las tropas. (texto vigente al 5 de diciembre de 2006)".

"En tiempo de paz…", tal vez sea por ello que asume el espurio que puede ignorar el texto y el espíritu de la Carta Magna, tal vez por que ya nos encontramos en guerra y no nos hemos percatado, o no se nos ha informado. Tal vez. Tampoco se nos ha informado que estamos en guerra, debido a que esta nueva guerra que el Estado mexicano ha emprendido –el Estado, sí, pues dichos procedimientos se encuentran avalados por la colusión sumisa del Poder Judicial; la pávida omisión supina e indolente del Legislativo; la supresión de facto de los poderes derivados por la Federación a los Estados, que han dejado de ser "libres y soberanos" y la cancelación del Municipio Libre, como sustento del poder popular- esta nueva guerra decíamos, es ahora contra el pueblo de México.

Se nos quiere vender la idea de que la seguridad pública es la "seguridad nacional" como concepto unificador y misterioso que les permitiría justificar sus trapacidades. Bajo esta premisa se reproduce una idea que ya estuvo vigente en México durante dos décadas: La unificación de todas las policías del país bajo un solo mando, presumiblemente a cargo de Ardelio Vargas Fosado.

Sobre estas dos afirmaciones pasamos a argumentar sus porqués.

Primero, atender los asuntos de seguridad pública –vinculados al narco- bajo la lógica de la seguridad nacional, implicaría de hecho, haber iniciado los operativos en contra de los soportes financieros y tácticos del poder militar del narco, para inmovilizarlo.

Al no hacerlo de esta manera, los recientes operativos "Michoacán" –donde han contado con la procacidad de Lazarito, en papel de mozo de brida y comparsa de su paisano el espurio-, "Tijuana" –donde aún se regodea el jefe financiero del narco, en funciones de presidente municipal-, y "Sinaloa" –donde se fortalece cada vez más (y no sería raro que este fuera el motivo real de los "operativos") al cártel del Chapo Guzmán- sólo se atiende a los efectos secundarios del poder del narco, dejando intocadas sus estructuras fundamentales.

En sentido contrario a la lógica de combate al delito en su más fuerte implicación –el poder financiero-, la "lucha" contra el narco se hace dirigida a los minoristas, y campesinos depauperizados, que sin más opciones por la política económica, se dedican a prestar y cuidar sus tierras para el cultivo de la droga.

El narco en la calle pone en riesgo la Seguridad Pública. El narco en los bancos, las empresas, y la estructura gubernamental pone en riesgo la Seguridad Nacional y es ahí donde no se le persigue.

Segundo, desde 1969 y hasta 1989, todas las policías de México se manejaron bajo un solo mando operativo real. Policías municipales, fiscales, federales, judiciales, preventivos, aduanales, secretos, políticos y cualquier otra fuerza policíaca, legal o ilegal debía reportar –en asuntos de "seguridad nacional" al director en funciones de la Dirección Federal de Seguridad (hoy CISEN), y así emprendieron el proceso de aniquilación de las fuerzas guerrilleras y de lucha popular de los 60´s, 70´s y 80´s. Desde ese mando único se tenía un control absoluto de todo cuanto ocurría en México, se espiaba y violaba la ley en nombre de la seguridad nacional, se torturaba y desaparecía en "bien de la nación", se asesinaba "patrióticamente".

El conspicuo Ardelio Vargas Fosado, formó parte, como militar, de una estructura civil surgida en 1967, en las entrañas de la temible Dirección Federal de Seguridad, el Grupo C-047, que estaba dirigido entonces por Miguel Nazar Haro. Ya por 1974, y habiendo recibido múltiples entrenamientos militares en contra insurgencia y con especialidad en "interrogatorio" –forma eufemística de llamar a la tortura en ese ámbito- (en la Escuela de las Américas o SOA por sus siglas en inglés, la llamada "Escuela de Asesinos" donde se entrenó a los dictadores latinoamericanos), pasó a formar parte de la macabra Brigada Blanca, bajo el mando del mismo Nazar y de Salomón Tanús.

Ese es el precedente y la lógica bajo la cual se formó y la cual se pretende reproducir, bajo el mando único de Vargas Fosado, a la AFI, la PFP y todas las fuerzas federales que quieran poner bajo su égida.

Contrainsurgencia, no contra narco. En sentido contrario a la inercia gubernamental tradicional, esta vez se ha supeditado a las instancias llamadas de "Inteligencia" (CISEN, AFI, G-2-inteligencia militar-) a un poder militar directo. Así, la designación de Guillermo Valdés Castellanos (ex encuestador estrella de Calderón) como flamante Director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), con un bajísimo perfil profesional en el área, y sin ninguna jetatura moral ni ética sobre la estructura de "Inteligencia" –que en su cimiento es la misma que la del viejo PRI-, seguramente quedará a cargo "decorativamente" del puesto y quien asumirá las funciones reales, será Vargas o algún jefe de su estructura militar.

Para los escépticos, les decimos que, si no nos creen, revisen las recientes actuaciones de Ardelio Vargas al frente de la PFP, es el instrumentador de la nueva guerra sucia en Atenco, Oaxaca y la represión a los movimientos populares. Sí, la guerra sucia ya está de nuevo entre nosotros, con sus ejecuciones extrajudiciales, desapariciones, torturas, abusos, detenciones extrajudiciales –secuestros-, violaciones a la ley en el traslado a presos a prisiones federales , clasificación de personas como de "alta peligrosidad", acusaciones de "sedición", "revuelta", "rebelión" a defensores de derechos humanos. Ese es el método que saben, el único que conocen.

¿A quién le conviene nuestro silencio?

Pues a estos prevaricadores, que se erigen como garantes de la nación, pervirtiendo su esencia legal e institucional. Esa es una de las muchas razones que expondremos aquí para no quedarnos callados.

A T E N T A M E N T E .


Los que hacemos www.radiovulgocracia.com.mx

Forme su grupo de cara de trapos!

Esta herramienta va a ser muy utilizada por la secretaria de Rebuznacion en las semanas que viene pues van a crear muchos grupusculos para tronar bombas Acme y espantar a los gutierritos y tratar de disuadir la atencion sobre las alzas de precios.

Para formar su grupo de cara de trapos...lo primero que tiene que tener es un nombre...entre mas chingon y largote mejor...para tal proposito les ofrezco la siguiente matriz:

1. Seleccione la designacion de la agrupacion (lista 1).

2. Puede añadir --es opcional-- un descriptor de la lista 2.

3. Tire dos dados. Escoja de 2 a doce nombres de la lista 3.

4. Es opcional darle un nombre a su agrupacion. Escoja estos de la lista 4.

5. Es tambien opcional escoger una designacion regional. Vea la lista 5.

Lista 1 - Designacion

Agrupacion
Brigada
Chavas del
Chavos del
Cabrones del
Comando
Frente
Grupo
Sendero

Lista 2 - Descriptor Opcional

de Alcoholizacion
de Claudicacion
de Desnudacion
de Liberacion
de Resistencia

Lista 3 - Descriptores

Anticlerical
Antipelonista
Armado
Ballenato
Bloguerista
Bolivariano
Cara de Trapo
Chavista
Comunista
Convencionista
Degenerista
Etilista
Favelista
Gay
Grifo
Independiente
Indiamarista
Insurgente
Kalimanista
Leninista
Lesbiano
Liberador
Macuspano
Maderista
Maoista
Mariguano
Naturista
Nimfomanista
Nudista
Resistente
Revolucionario
Satirista
Socialista
Sonora Santanerista
Stalinista
Tabajqueño
Taxista
Todopalacista
Trespatinista
Villista
Zapatista

Lista 4 - Nombre (opcional)

Agallon Mafafas
Caltzontzin
Chanoc
Che Guevara
Chucho el Roto
El Indio Bedoya
El Indio Fernandez
Flores Magon
Gen. Francisco Villa
Juan Garrison
Juan Charrasqueado
Lenin
Leon Trotsky
Memin Pinguin
Mila Jovovich
Pepe el Toro
Puk y Suk
Gen. Rodolfo Fierro
Speedy Gonzalez
Tsekub Baloyan

Lista 5 - region

de la colonia Fulana
del sureste
de la selva
del norte
de la frontera
de casa de la chingada
de Aztlan
del DF
contraesquina de la glorieta fulana
frente a la farmacia fulana

Ejemplo: Frente de Desnudacion Antipelonista Bloguerista Macuspano 'General Rodolfo Fierro' de la colonia Perez

El Ultimo Tren - Capitulo XI


XI Gallia en partes tres divisa

Donde buscando unas yerbas moradas Brigida se hace de un libro

“Nos vamos a ir al pasito Pavon,” me dijo Brigida. Entre ella, mi tio, y Maldonado me habian subido a la Babayaga. Yo estaba semi-inconsciente.

“Si se desmaya o empieza a vomitar aviseme de inmediato,” advirtio Maldonado. “Mas adelante le cambio los vendajes. No deje que se mueva mucho.”

“Bien,” dijo mi tio. “Vamonos.” Era evidente que estaba muy nervioso. Atisbaba de un lado a otro. Pero en esa soledad solo se veia escoria volcanica y una que otra nopalera.

Seguimos por entre el mal pais buena parte de la mañana. Al mediodia nos detuvimos en un ojo de agua adonde Maldonado nos habia guiado.

“Por aqui podria uno agarrar una iguana,” dijo Maldonado. “Yo se como agarrarlas.”

“Usted se queda quieto junto a Manuel,” ordeno mi tio. Era evidente que seguia sintiendo recelo y desconfianza contra el viejo.

“Para eso de agarrar iguanas me pinto sola,” se rio Brigida. “Dejeme ir don Pancho. Ya nos hace hambre.”

“Si te separas no te volvere a encontrar Brigida. Es muy dificil orientarse en este laberinto. Ademas, creo que nos estan siguiendo.”

“Yaquis?” pregunto Maldonado.

“Me temo que si,” respondio mi tio. “Bien, vamos a seguirle.”

Salimos del mal pais y entramos a un amplio valle bordeado por cerros. Enmedio del valle habia un arroyo seco.

En eso se oyo TZZZHUNK! Y una flecha se clavo enfrente de nosotros. Brigida a duras penas pudo evitar que se encabritara la Babayaga. Tres flechas mas se clavaron, a nuestros costados y a nuestra espalda. Mi tio habia cortado cartucho en su carabina 30-30 y escudriñaba los cerros. Brigida murmuraba maldiciones.

Maldonado parecia impasible. “Como que quieren que no nos movamos.”

De detras de unas rocas emergio un indio Yaqui.

“No dispare!” exclamo Maldonado. “Vere que quiere. Afortunadamente se hablar raramuri.”

Mas adelante describire como mi tio se metio a la bola. Dejenme solo apuntar por ahora que el habia sido maestro normalista. Tenia estudio. De niño su mama lo habia querido hacer seminarista pero no le gusto. Lo que si le quedo fue una fascinacion por el latin. A mi me la quiso pasar pero lo de ‘gallia en partes tres divisa’ fue lo mas que me entro. Sin embargo, puedo reconocer la lengua de los cesares. Y esto sale a colacion porque lo que uso Maldonado para hablar con el indio de plano no era raramuri. Era latin. A cualquier otra gente los hubiera dormido. Ciertamente no a mi tio.

Maestro, esta usted bien?

Si, no me han maltratado. Cuantos hombres traes?

Cinco, maestro. Incluyendome a mi. Esos son todos sus acompañantes?

Si. El muchacho esta muy mal herido.

Los matamos?

Dejame desarmarlos primero y entonces decido.

Eso fue lo suficiente para mi tio. Amartillo su pistola y la puso en la base del craneo a Maldonado. “Loquasem latine cabron! Ya sabia yo que usted era un traidor.”

“Pos que iban a hacer?” pregunto Brigida.

“Este cabron esta coludido con estos indios. Nos iban a matar! Eso de que les tenia miedo a los yaquis era falso verdad?”

“No,” explico Maldonado. “Tenia que asegurarme que encontraria a estos yaquis y no a otros. Y bien? Que piensa hacer? Con tan solo una señal mia y ustedes se mueren.”

“Y me lo llevo a usted por delante. Por lo pronto vamos a seguirle para adelante.” Y asi volvimos a andar. Yo y Brigida sobre la Babayaga y mi tio con el cañon de su pistola en la base del craneo de Maldonado. Los indios se habian desaparecido pero seguro nos vigilaban y seguian.

“Manuel esta sangrando mucho!” anuncio Brigida.

“Dejeme verlo!” exigio Maldonado.

“No!” ordeno mi tio. “Brigida, bajalo. No te puedo ayudar. Busca en las cosas de este cabron a ver que le puedes poner.”

Con muchas dificultades Brigida me ayudo a apearme de la Babayaga. Maldonado cargaba un moral y Brigida empezo a hurgar en el.

“Pongale una plasta de las yerbas moradas,” le sugirio Maldonado. “Ayudan a la coagulacion.”

“Estas?” dijo Brigida mostrando unos manojos.

“No, hurguele mas.”

Finalmente Brigida encontro las mentadas yerbas. Habia escarbado entre los utensilios del viejo. Sin pensarlo mucho habia hecho a un lado un libro y se lo habia guardado en sus tiliches de soldadera.

“Usted sabe que no puede cruzar el bolson de Mapimi encañonandome todo el tiempo,” dijo Maldonado.

“Y si dejo de hacerlo de inmediato me daran un flechazo.”

Brigida y yo habiamos vuelto a montar. Aun asi semi-inconsciente pude divisar una polvadera en el horizonte y levante mi mano para apuntar hacia esta. Brigida tambien la habia visto. “Viene una columna!”

Se oyeron unos silbidos a nuestro alrededor. Los yaquis tambien habian visto la columna.

“Si vienen a caballo entonces no son yaquis,” dijo mi tio.

“Y si son obregonistas?” pregunto Brigida.

“Pues nos rendimos,” explico mi tio. “No creo que nos desorejen. Vamos para adelante. Hay que asegurarnos que nos vean.”

“Por que no me deja ir?” pregunto Maldonado.

“Esperese a que hagamos contacto. Mientras no intente nada. Esta pistola se dispara sola.”

La columna eran como cincuenta jinetes. Se nos acerco un explorador de vanguardia. “Quien vive?”

Mi tio titubeo por un momento. Pero creyo reconocer un alazan que montaba el jefe de la columna. “Francisco Villa!” contesto mi tio.

“Pos tienen suerte!” dijo el jinete dejandonos de encañonar con su 30-30.

“Teniente Pavon! Ya lo creia muerto!” dijo el jefe de la columna acercandose.

“Mi coronel Saldaña! Que gusto verlo.”

“Pancho nos mando a ver porque el ultimo tren se habia rezagado,” explico Saldaña. “Pero cuando llegamos ya estaba en manos de los pelones. Hemos estado juntando rezagados. Subase a la remonta. Y quien es ese viejo que trae encañonado?”

“Es un cabron que nos iba a traicionar. Por aqui anda una banda de yaquis y el estaba coludido con ellos.”

“Pos no vamos a perder tiempo con prisioneros,” explico Saldaña.

“No lo mate don Francisco,” pidio Brigida. “Me salvo a mi Manuel.”

“Bien! Larguese cabron!” ordeno mi tio. Y Maldonado se fue a buen paso hacia los cerros.

Saldaña me habia visto. “Que tiene su muchacho?”

“Lo hirieron en Santa Anna del Cobre,” explico mi tio. “Esta muy delicado. No puede cabalgar muy recio mi coronel.”

“Bien, nosotros ya ibamos a regresarnos pero decidi dar una ultima vuelta por estos cerros. Nos regresaremos al pasito para no reventar la caballada. Pero si tenemos que salir al galope lo siento mucho pero no voy a sacrificar la columna por su muchacho.”

Y asi fue como dos dias despues nos reintegramos a lo que quedaba de la division del norte.