Monday, October 29, 2007

BELLAS TRADICIONES EL DIA DE MUERTOS.







CALAVERAS DE AZÚCAR

Ingredientes
3/4 kilo azúcar blanca
1/2 cda. tártaro
1/4 litro agua
Moldes para hacer las calaveras

Para adornar
2 claras de huevo
Azúcar glass
Colores vegetales
Papel de estaño de varios colores
Papel encerado para hacer dullas
o cucuruchos para adornar

Elaboración:
Pon al fuego una olla Vierte el agua y el azúcar. Mueve con una cuchara hasta que el azúcar se disuelva.
Cuando suelte el primer hervor, déjala unos 15 minutos. Retira la olla del fuego y bate el agua de azúcar hasta que cambie su color blanco.
Pero cuidado, si el color se torna oscuro, repite toda la operación hasta que te salga. Una vez alcanzado el color deseado, rellena los moldes por el orificio.
Después únelos con ligas.
Cuando estén llenos, colócalos hacia arriba. Así déjalos y cuando los moldes estén tibios y el azúcar del interior cuajada, sumérgelos en agua y sácalos enseguida.

Ahora, quita las ligas y retira los moldes.
Pon las calaveras a escurrir sobre una charola. Deben quedar bien secas después del baño.

Las dullas o cucuruchos se hacen con el papel encerado.
Con mucha energía bate las dos claras de huevo, agrega unas gotitas de limón y el azúcar glass hasta que se forme una pasta suave.
Vierte esta mezcla en cuatro o cinco trastes pequeños, a cada uno pónle unas gotas de los colores que más te gusten.

Llena cada dulla con un color, corta la punta con cuidado, debe quedar una salida pequeña. Ahora, adorna la calavera con moños, aretes, pestañas postizas y con los recortes de papel de estaño que desees utilizar.

Tus calaveritas están casi listas. Sólo falta que les pongas el nombre de tus queridos difuntos en la frente.


BELLAS TRADICIONES EL DIA DE MUERTOS.

Saludos a tod@s

SIGNIFICADO DE LAS OFRENDAS



Los cuatro elementos, agua, tierra, aire, fuego.

El AGUA.
Fuente de vida, se pone en vasos o jarras ofrece a las
animas para sacien su sed después de su largo viaje.

LA TIERRA es representada por la cosecha frutas flores Se cree que las almas son alimentadas por el aroma de la recolección.

El AIRE es representado por un objeto ligero.
El Papel Picado es usado generalmente para representarlo, fácilmente movido por el viento.,
tradicionalmente es morado o naranja, pero puede usarse cualquier color.

EL FUEGO representado por los cirios y su flama.
significa luz, fe y esperanza..inmortalidad, a lo desconocido.
se prende una por cada muerto y otras por las almas perdidas

LA SAL. Elemento de purificación, sirve también para que el cuerpo no se corrompa.

COPAL o INCIENSO.
Ofrenda de perfume a los dioses, alabanza, reverencia, uniendo al que ofrece y a quién recibe aleja a los malos espíritus.

LAS FLORES. Las blancas (alhelí y nube) significan pureza y ternura. Las amarillas, cempoaljochitl, significan riqueza, flor de oro.
Se cree que antiguamente era usada como medicamento, para curar, y alejar la muerte.

EL PETATE. Es un objeto de ofrenda para el descanso.

JUGUETES. Perro izcuintle para las ánimas infantiles son elemento de juego. Por otro lado, el perro izcuintle ayudaba a las ánimas a cruzar el caudaloso río Chiconahuapan, último para llegar al Mictlán (lugar de los muertos).

CALAVERITAS DE AZUCAR
La ofrenda se adorna con "calaveritas" de azúcar o chocolate que llevan en su frente el nombre del difunto y de sus familiares, vivos o también muertos.
EL PAN DE MUERTO

A pesar de que no es de origen mexicano puesto que el cultivo del trigo y panaderias tienen su origen durante la Colonia.

En México al pan de muerto se le dio una característica única y tradicional.

Se adorna su superficie con pequeñas tiras de la misma pasta, las cuales guardan gran semejanza con los huesos que comúnmente son llamados "Canillas", y sobre estos se colocan una gran "Lágrima", que simboliza el cráneo humano.

Es importante señalar que durante la época prehipánica, las "Canillas" cruzadas con el cráneo encima, se referían a la forma en que se expresaban o representaban la muerte o al "Dios de la Muerte" llamado Mictlantecuhtli.

En algunas regiones los panes tienen forma de cuerpo humano: se decoran con azúcar con tinte vegegetal de color rojo, que simboliza la sangre.
Recuerda la forma en que las ofrendas precolombinas se espolvoreaban con "Cinabrio", un polvo rojo que tenía la función de representar la sangre, para al alma del muerto para que pudiera tener otra vida, se creía de que el cuerpo moría, pero que el alma continuaba existiendo en otro lugar.

LA CALABAZA. Tanto en la cocina indígena prehispánica como en la mexicana actual, ocupa un lugar de privilegio.
En el altar de muertos, la calabaza aparece además a manera de dulce en otras formas: cocida con azúcar, canela, tejocotes, trozos de caña de azúcar.
La muy tradicional calabaza en "Tacha", que como se prepara durante los días dedicados a los muertos

En la actualidad se prepara cocida en miel de piloncillo o panela, antiguamente llamada también "Tacha".

EL MOLE. Su origen se remota a la época prehispánica. Figuraba como uno de los platillos más importantes destinados al consumo de aquellos seres más importantes de la sociedad como gobernantes, sacerdotes y guerreros.

La palabra MOLE, se deriva del náhuatl MOLLI, utilizada para referirse a cualquier salsa con chile.

Con el tiempo el platillo original fue enriquecido con diferentes especies.
Actualmente este guiso se elabora con más de 40 ingredientes; hay de todos colores y sabores: mole rojo, mole negro (este es típico de Oaxaca), mole verde, mole amarillo, mole de olla, pipián, manchamanteles. la receta del mole variará según la región.
Es tradicional que en las ofrendas de los muertos, el mole aparezca servido con arroz y pollo o guajolote.

TAMALES. Al igual que el mole, fue uno más de esos platillos originarios de México antiguo. La palabra proviene del náhuatl TAMALLI con la que se designaba al "Pan" elaborado con maíz.

Hay muchas maneras de hacerlos: con anís, rellenos de arroz con leche, mole, chile verde, rajas, con carnes de aves, pescado o puerco, y en algunos lugares se hacen con capulines.

En Xochimilco a un tamal pequeño lo rellenan con frijoles y se sirve para acompañar al mole. Cada uno de los Estados de la República tiene su propia receta para elaborar los tamales.

EL CHOCOLATE. Bebida originaria de México, no puede faltar en los altares de los muertos como ofrenda a niños o adultos. La palabra se deriva del náhuatl XOCOLATL, formada por los vocablos ATL (agua) y COCOTL (CHOCO), que se refiere al ruido que las semillas de cacao hacen cuando el agua comienza a hevir

BARRO, El barro ha sido el material que más ha utilizado el hombre para satisfacer sus usos.necesidades casi desde el inicio de los tiempos. Del barro existen una gran variedad de formas y usos.


CERÁMICA Y VIDRIO. La cerámica y el vidrio no podían faltar en las ofrendas del día de muertos. A lo largo de la historia su presencia se ha encontrado en la importancia con los alimentos; es por ello que muchos objetos han sido creados para utilizarlos únicamente en esta época del año como las tradicionales jarras panzonas destinadas al pulque, las ollas para el chocolate, las cazuelas para el mole, los platos para los dulces, los incensarios y candeleros destinados a sostener los cirios, velas o ceras.


BELLAS TRADICIONES EL DIA DE MUERTOS.




JOSE GUADALUPE POSADA



José Guadalupe Posada (1852-1913), célebre por sus dibujos y grabados sobre la muerte, hacía trabajos de imprenta, trabajos publicitarios y comerciales, ilustró libros e imprimió carteles, hacía retratos de personajes históricos e imágenes religiosas.

La caricatura política era su pasión, registraba los sucesos extraordinarios y de la vida cotidiana a las que le agregaba notas humorísticas; sus caricaturas eran adornadas con viñetas con arabescos y ornamentos vegetales.

Precedido de su prestigio con la litografía y el grabado, trabajó y fundo periódicos de gran importancia con una producción nacionalista y popular.
Sus altas dotes imaginativas y su habilidad para manejar el grabado, lo llevó a desarrollar nuevas técnicas de impresión con el cual fue posible ampliar su notable obra, que puede calcularse en unos 20 mil grabados. Lo mismo ocurrió con sus ediciones de corridos, oraciones y juegos, tirajes de cuando menos 5 millones de ejemplares que llegaron hasta los rincones más apartados de la república.

Posada ayudo en la consolidación de la fiesta del Día de Muertos, pues fue el artista que mejor interpretó la vida y las actitudes sociales del pueblo mexicano, representándola en sus grabados con calaveras vestidas de gala, calaveras en fiestas de barrios, en calles citadinas, en las casas de los ricos.





La mas famosa la Catrina (de catrin) dama elegante de la época con su gran sombrero con plumas.

Dibujaba calaveras montadas en caballos, en bicicletas, recreadas en humorístico festín macabro -histriónico y satírico-. Por medio de ellas señalaba las lacras, las miserias y los errores políticos, y a los políticos tiranos y ambiciosos, lo que le valió muchas veces estar en la cárcel.

Posada murió pobre, igual como nació. Fue sepultado en una fosa de sexta clase en el Panteón Dolores, en la Ciudad de México. Sus restos que nadie reclamó fueron arrojados 7 años después a una fosa común, "en compañía de otras calaveras anónimas".

No obstante este hecho, su obra influyó en artistas posteriores como José Clemente Orozco, Diego Rivera, Francisco Díaz de León, Leopoldo Méndez, etc. Es considerado precursor del movimiento nacionalista en las Artes Plásticas y de su obra se han hecho exposiciones nacionales e internacionales, además de que muchos de sus grabados aun son reproducidos
Lourdes vega


BELLAS TRADICIONES EL DIA DE MUERTOS.

BELLAS TRADICIONES EL DIA DE MUERTOS


Pondremos, Altares, Ofrendas, La Catrina, Calaveras, Comida, Pan de muerto, Papel picado, Velas, Costumbres.

Les invito a paticipar con lo que quieran del tema pá que nos queden muy padres nuestros altares.

Origen del del Día de Muertos en México


LOS AZTECAS Y EL CULTO A LA MUERTE

La fiesta de muertos está vinculada con el calendario agrícola prehispánico, porque es la única fiesta que se celebraba cuando iniciaba la recolección o cosecha. Es decir, es el primer gran banquete después de la temporada de escasez de los meses anteriores y que se compartía hasta con los muertos.

En la cultura Náhuatl se consideraba que el destino del hombre era perecer. Este concepto se detecta en los escritos que sobre esa época se tienen. Por ejemplo, existe un poema del rey y poeta Netzahualcóyotl (1391-1472): Somos mortales / todos habremos de irnos, / todos habremos de morir en la tierra... / Como una pintura, / todos iremos borrando. / Como una flor, / nos iremos secando / aquí sobre la tierra... / Meditadlo, señores águilas y tigres, / aunque fuerais de jade, / aunque fuerais de oro, / también allá iréis / al lugar de los descansos. / Tendremos que despertar, / nadie habrá de quedar.

Este sentimiento de la representación del destino se debe entender en el sentido de que el pueblo azteca se concebían como soldados del Sol, cuyos ritos contribuían a fortalecer al Sol-Tonatiuh en su combate divino contra las estrellas, símbolos del mal y de la noche o de la oscuridad. Los aztecas ofrecían sacrificios a sus dioses y, en justa retribución, éstos derramaban sobre la humanidad la luz o el día y la lluvia para hacer crecer la vida.

El culto a la muerte es uno de los elementos básicos de la religión de los antiguos mexicanos. Creían que la muerte y la vida constituyen una unidad. Para los pueblos prehispánicos la muerte no es el fin de la existencia, es un camino de transición hacia algo mejor.

Esto salta a la vista en los símbolos que encontramos en su arquitectura, escultura y cerámicas, así como en los cantos poéticos donde se evidencia el dolor y la angustia que provoca el paso a la muerte, al Mictlán, lugar de los muertos o descarnados que esperan como destino más benigno los paraísos del Tlalocan.
Lourdes vega