Tuesday, October 28, 2008

La muerte estaba sentada
a las puertas del Senado,
estaba desesperada
revisando su listado.

Y es que le habían asignado
llevarse a la tumba helada
a todo un grupo fregado,
y por eso estaba asqueada.

“Prian” y “chuchos” se leía,
todos esos son azules,
a toda esa porquería
sácala de sus curules.

A cargar con la basura
la huesitos se negaba,
pero dada la premura
que la instrucción implicaba..

..no le quedó más remedio
ya que el deber la obligaba,
y con náuseas de por medio
que salieran esperaba.

Pobre flaca desdentada
ira que aunque sea la muerte,
esa carga tan chorreada
en víctima la convierte.

No comments: