Friday, April 18, 2008

Las Adelitas y la Memoria Historica

Las “Adelitas” nacen con el México independiente. Se cuenta que entre las tropas que don Hermenegildo Galeana integró al ejercito del generalísimo Morelos había un grupo de mulatos de la tierra caliente de Guerrero. Estos traían a sus negras y esas sirvieron de cocineras y enfermeras además de esposas de la tropa. Estas mujeres se portaron heroicas durante el sitio de Cuatla, asegurándose de que no se quebrara la moral del ejercito e incluso ayudaron a rechazar al enemigo.

En dos ocasiones Santa Anna guió al ejército mexicano al norte, de San Luis Potosí a Saltillo. En la primera ocasión, el ejército se siguió hasta Tejas, con el resultado de todos conocido. En la segunda ocasión el ejercito mexicano derrotó a Zachary Taylor en La Angostura. Ambas marchas fueron en pleno invierno, con nieve, granizo, y hielo, y con gente de leva, mayoritariamente de tierra caliente.

En ambas ocasiones el ejercito marchó con un “tren” de mujeres que seguían a los juanes. Estas iban mal vestidas, muchas sin calzado, tan solo con un rebozo para enfrentar el invierno, y murieron al por mayor tanto por las hambres como por el frío que se experimentó en ambas ocasiones.

Se habla de “retiradas napoleónicas” en medio de un invierno cruel y pasando hambres. El ejército mexicano si hacia esas marchas pero no, no eran para huir del enemigo, era para buscarlo. Y su ruta era marcada por la zopilotada que se engordaba con los cadáveres que iban quedando en el camino.

Los zacapoaxtlas, el sexto batallón de la guardia nacional, se presentaron ante Zaragoza la madrugada del cinco de mayo pidiendo se les diera un lugar en la línea de batalla. Don Ignacio desconfiaba de ellos pues antes habían andado con Miramón. Los pusieron en un cerro pelón, al frente de las líneas mexicanas, como carne de cañon. Su misión era hacerse matar y sangrar al enemigo.

Como siempre, los zacapoaxtlas iban seguidos por sus mujeres. Estas se rehusaban a irse pero por lo expuesto del lugar que asignaron al batallón los juanes las obligaron a retirarse. Al despedirse de ellas los zacapoaxtlas les pidieron: “si nos ven correr escupan en nuestras caras”. Ese dia los zacapoaxtlas detuvieron en seco al 99 de la infanterie de la ligne, cuerpo de elite del ejercito francés, incluso le arrebataron su bandera que tenia en letras de oro la leyenda “Austerlitz”. Los zacapoaxtlas, hombre que no le temian ni a la muerte ni a los franceses, hicieron su hazaña por temor a que sus mujeres les escupieran en la cara.

Muchas veces la Adelita tomo el rifle y defendió a México aun en circunstancias desesperadas. Durante el sitio de Puebla en 1863 la lucha fue casa por casa, a veces habitación por habitación. Zaragoza ya había muerto. González Ortega era el nuevo comandante del cuerpo de ejército de oriente. Entre las tropas que defendían Puebla se encontraban los mineros de Guanajuato seguidores de Doblado.

Los franceses habían traído mineros de Lille y estos habían empezado a cavar túneles bajo las líneas mexicanas. La intención era poner una mina debajo de los baluartes mexicanos y volarlos por los aires. Los mineros de Doblado se avocaron a cavar sus propios túneles e interceptarlos. Muchas veces los franceses o los mexicanos irrumpían en los túneles del contrincante y se peleaba cuerpo a cuerpo, a cuchillazos y sin dar o pedir tregua, en la oscuridad mefítica.

Los franceses lograron estallar una mina bajo el fuerte San Javier, diezmando a los defensores. Los gabachos escogieron bien el momento: estaba tomando lugar un relevo. Un contingente de “Adelitas” estaba ahí llevando el rancho y evacuando heridos al momento de la explosión. Al ocurrir esta, los zuavos se abalanzaron sobre las ruinas, esperando ya no encontrar resistencia. Pero, de entre las ruinas los defensores, incluyendo estas mujeres, les presentaron batalla y los rechazaron. San Javier no caería sino hasta unos días después, cuando escaseaba el parque –que no los huevos—y Gonzalez Ortega decidió que ya habían corrido suficientes arroyos de sangre defendiendo esas ruinas.

La “Adelita” de nuestra memoria colectiva era madre, esposa, y hasta tropa de ultimo recurso de los ejércitos mexicanos. Su aspecto era variado pero se pueden hacer unas generalizaciones a partir de las imágenes del Casasola. Las sureñas llevaban el inevitable rebozo, eran en su mayoría indígenas, portaban un sombrerote, y calzarían huaraches. Las norteñas a veces portaban buenos sombreros tejanos y calzaban botas federicas, y entre ellas habrían tanto indígenas de pura sangre como mestizas y criollas. Se les ve blandiendo los rifles 30-30 o las mitigueson. En el Casasola se atestigua también como algunas llegaron a ser coronelas y generalas y tenían el mando directo de las tropas.

La “Adelita” era una vitualla ambulante. Ella llevaría en carrilleras el parque a la linea de batalla. En su itacate se encontraban tanto alimentos como vendajes improvisados y una botella de sotol para ayudar a los heridos a no sufrir tanto al morir. La “Adelita” era capaz de hacer una marcha de veinte kilómetros, preparar el campamento, curar a los heridos, regañar a los cobardes, cocinar para el Juan, darle pecho al chamaco que cargó –junto con el parque y las vituallas—por esos veinte kilómetros, y tomar las armas si el enemigo irrumpia en la retaguardia.

Era en verdad prudente tenerles miedo a las “Adelitas” pues si, “no tenían miedo”. El Juan soltero no podía nomás acercarse a cualquiera de ellas. Si ella tenia su Juan podía correr la sangre. Pero al morir su Juan, cosa frecuente, la “Adelita” lo lloraria y luego luego buscaba otro. Como las mujeres de Esparta, las “Adelitas” preferían darle su amor solo a los mas valientes. Las “Adelitas” sabian quienes entre la tropa “eran hombres” y despreciaban a los cobardes. Píenselo, ¿quien chingaos va a marchar a pie 20 kilómetros para darle de comer a un coyon?

Al dia siguiente del asesinato del señor Madero llevaron a enterrar su cadáver en una fosa humilde. Unos cuantos conocidos y gente del pueblo se reunieron al pie de la fosa. Mientras tanto, en la cámara de diputados, un pelón, de lentes, borrachín, impuesto por la embajada norteamericana era ungido como presidente con todas las de la ley, con el aval de “las instituciones”.

Cuando el cuerpo sangriento del señor Madero, envuelto en un humilde petate (la democracia asesinada) era bajado a la fosa una voz de mujer se escucho: “bueno, ¿qué ya no hay hombres, carajo? ¿Qué no ven que esto es un asesinato? ¡Huerta es un asesino! ¿Van a dejar esto impune?”

De inmediato dos gendarmes se aproximaron. La gente hizo un claro alrededor de la mujer. Esta, llorando de rabia, siguió arengandolos hasta que los gendarmes la retiraron del lugar a empujones. La voz de Juana Gallo, que así se le recuerda, resonó en todo México. En toda la republica bandas milenarias se aprestaron a luchar contra el usurpador.

Durante los años convulsionados de la revolución, la “Adelita” dejo sus huesos de Agua Prieta a Torreón a la Bufa en Zacatecas a Celaya y a las selvas del sureste. Pelones, villisas, colorados, zapatistas, felicistas, etc., todos traian un “tren” de “Adelitas”. Y más de una “Adelita” empezó con un Juan federal, pasó por un dorado de Villa, y acabó con un yaqui obregonista. Y en todos los casos siguió a su Juan fielmente no por razones políticas sino porque era “muy hombre” o lo hubiera dejado luego luego.

La derecha nos critica y se mofa de nuestras “Adelitas”. Dice que soñamos en un pasado que solo conocimos a través de las películas de la Doña Maria Felix y de Pedro Armendáriz. También sacan a pasear a Octavio Paz, el mismo que pregonaba que éramos un pueblo agachón y sumiso. El mensaje es el mismo: sean bien portaditos, no exijan nada, y pónganle su veladora y récenle al santito o a las santas instituciones y dejen que los sigamos jodiendo. Ese pasado heroico es solo para recordarse en películas ya viejas y cursis.

Pero el pueblo de las fotografías del Casasola no es ciertamente agachón y sumiso. ¿De donde sacó Paz esa mariguanadas de que los mexicanos son puros coyones? Todos, incluyendo a las Adelitas, pasando por Fierro, Villa, Zapata, Obregón, Calles, vamos, hasta Pascual Orozco y sus colorados, ¡tienen el mirar de lobos esteparios! Puta madre, nadie haria cachorros del imperio a esos hombre y mujeres de mirar lupino.

Y todos los pueblos tienen mujeres heroicas y belicosas en su memoria colectiva. Los britanicos recuerdan a su reina Boudica. Los griegos recuerdan a la altiva y valiente emperatriz Teodora. Los egipcios tienen a la habil Hatshepsut. Y los sirios no olvidan a Zenobia, que hizo temblar a Roma. ¿De que chingaos se espantan los fachos?

Los alemanes, pueblo que ciertamente sabe hacer la guerra, nombran a sus sargentos “feldwebel”. Este termino se traduce como “esposa de campo”. Ciertamente, han de haber algunos sargentos alemanes que sean “raritos” pero no se debe interpretar el término en ese sentido.

El feldwebel, o esposa de campo, tiene que ver por el bienestar de la tropa, cuyas vidas, según la mentalidad teutona, estan para usarse en proteger al estado. Así pues, el feldwebel se encarga de asegurarse de que el infante no tenga ampollas en la planta de los pies, que no este enfermo, que no le falte vestimenta o parque o alimento. En suma, los alemanes hacen de sus feldwebel “Adelitas”.

Si los ejercitos alemanes conquistaron medio mundo fue por el cuidado que le daban a sus soldados esas esposas de campo. Y si nuestros juanes lograron enfrentarse al enemigo en todas las guerras extranjeras e hicieron la revolución fue definitivamente por sus “Adelitas”.

¿Es una nostalgia desorientada el admirar a estos sombrerudos y “Adelitas” y recordar su valor? Dieron muestra de huevos –o ovarios-- defendiendo la patria a muerte en Veracruz en 1914 y en el Carrizal (donde fue derrotada la vanguardia de la expedición punitiva de Pershing). ¿Morir por México es vergonzante de acuerdo a la derecha?

Ellos –los revolucionarios-- nos dieron una constitución que originalmente era entre las mas avanzadas en el planeta en cuestión de derechos sociales (ahorita ya la capó la derecha). Su movimiento y sus ideas culminaron en la expropiación del 38 y de ahí tomo lugar el despeje económico del país en las décadas que siguieron (hasta que llegaron los pendejos neoliberales).

Pero tal vez el mas importante legado de estos sombrerudos fue mandar al carajo al México de los catrines, el de los afrancesados, gachupines, y gringo wanna be, los que se hinchaban de dinero haciendo negocios al amparo del gobierno de don Porfirio. Esos catrines enajenados se avergonzaban de lo mexicano.

Y si, tan fiera fue la sangre de los sombrerudos y “Adelitas” y tanto fertilizaron con esta el suelo patrio que retoñaron las raíces de la mexicanidad. Carajos, encarnan la mexicanidad, razón por la cual algunos chicanos se aferran a la imagen de Pancho Villa para mantener algo de dignidad.

Este fenómeno, el renacimiento de la mexicanidad, fue el que intuyeron los muralistas –Diego, Frida, Sequeiros, etc.—durante el florecimiento cultural que siguió a la revolución. Y si, nuestra memoria colectiva incluye a las “Adelitas’, las que solo le daban sus amores a los valientes, le escupían en la cara de los coyones, y tomaban los rifles cuando los hombres habian muerto o huido.

De ahí entonces que la derecha, los agringados de hoy, intuyen –no tienen memoria histórica estos imbeciles—que ya se andan despertando los fantasmas de nuestros abuelos o bisabuelos, los hombres y mujeres de miradas de acero. Pregúntenle a los poetas, a los locos, y a los borrachos: les dirán que ya se oyen los cascos de la Siete Leguas con el centauro a cuestas.

De nada han servido tantos años de embrutecer al pueblo con la televisión. El pueblo no es bien portadito. Los maderistas en la toma de Ciudad Juárez no portaban moñitos blancos, portaban moños tricolores, como los renegados[1]. No fueron “señoritos” los que tomaron la Bufa o entraron a Columbus. Y el pueblo ya empieza a recordar. Se oyen otra vez los cantos añejos…”en lo alto de una abrupta serranía”…como una mantra de nigromante que arenga a los fantasmas y desempolva memorias de heroísmo.

Con razón regañan y fustigan los fachos. Cuando el pueblo canta el pelón se espanta. ¡Están despertando muertos! Y tienen toda la razón en estar cagados de miedo. Si resulta que tan solo les llegamos a los talones a esos aquellos sombrerudos y “Adelitas”, eso ya seria suficiente para mandar al carajo a un enano y sus gringo wannabes.

No, tal vez no somos aquel pueblo de Fierro, Villa, y Obregón, los tiempos han cambiado, si. Pero es nuestro deber recobrar nuestra memoria histórica. Que nos enorgullezca el valor y audacia de esos sombrerudos y “Adelitas”. Nuestra historia es lo que nos hace mexicanos. Avergonzarse de ellos seria avergonzarse de nuestra sangre.

[1] Ver libro de Taibo sobre Villa