Monday, January 05, 2009

Ladillas - Carta al Señor Guillen

Ladillas

Carta al Señor Guillen

Por Pomponio

En Tampico, recordara usted, señor Guillen, para llegar al Cultural (Instituto Cultural de Tampico), se subía uno al camión marcado “Universidad”. El campus que yo conocí –hace demasiados años—, junto a los cines gemelos, es un conjunto de edificios y aulas muy bien equipadas. Hay varias canchas de fútbol y, aunque la resolana pega duro, siempre hay una palomilla jugando. ¿Se acuerda usted de aquellas cascaritas señor Guillen? Los maestros son primordialmente jesuitas aunque hay varias maestras también. Una de ellas, la Señorita Toy, era una guapísima mujer de una respetable familia china del puerto que enseñaba ingles. La muchachada la llamaba “Miss Comet”. ¿A poco no era guapa la chinita señor Guillen?

Un grupo de los compañeros que tenia en el americano –su servidor confiesa que en su juventud fue pirrurris, ¿veeeessss?—se cambiaron al Cultural para acabar su preparatoria. Por supuesto, llegaron dominando perfectamente el ingles, poco tenían que aprenderle a Miss Comet. Estos muchachos se vieron confrontados con un fenómeno nuevo. Verán, los jesuitas siempre han dicho “dadme a los jóvenes y forjare hombres”. Así pues los expusieron a la lógica tomista, a las dudas de Agustin de Hippo Regio, y a los clásicos griegos. Mientras tanto yo, casi autodidacta, me tenía que conformar con Kipling y Gibbon, ellos se refocilaban con el siglo de oro español, Sor Juana, el Faedro, La Republica, García Márquez, etc.

Confieso que sentía cierta envidia de esa educación jesuítica. Más de una ocasión me fui de pinta, mande al carajos a Chaucer y a Tennyson, y me metí de mirón a oír las cátedras que impartían los sicarios del papa negro. Casi siempre después me iba al centro a las librerías de ahí a buscar un Porrua en rustico –baratísimos—con las letras que se habían tocado en las cátedras de los jesuitas. No se si en alguna ocasión los jesuitas estos mencionaron la llamada “teología de la liberación”. Nunca lo oí. Ya vide que hay tantos sabores de jesuitas, desde los muy liberales a los ultra fachos, como el jesuita francés que aconsejaba a los cristeros. No se como hubieran reaccionado mis ex compañeros. Después de todo, éramos todos hijos de las familias acomodadas del puerto. Posiblemente yo era el más rojo entre todos. Pero no, repito: nunca oí mención de ello.

Déjeme explicarles, señor Guillen, a nuestro auditorio, algunos menesteres sobre usted y su familia. En el mero centro de Tampico se encontraba también una tienda de muebles propiedad de la familia Guillen. Esta era una familia acomodada. Estaban en todas las tertulias del Casino Tampiqueño. Uno de los hijos de esa familia era usted, Marcos. Usted estaba uno o dos años delante de la palomilla de mis ex compañeros. Tenia cierta fama usted, señor Guillen, de argumentativo y dialéctico, cosa de esperar de quien recibiera esa educación tan chingona. Se rumoraba que los jesuitas siempre buscaban a los muchachos mas brillantes para llenarles la cabeza de humo y convencerlos de que se hicieran curas. A uno de mis compañeros, Luis, casi lo convencieron. De usted, señor Guillen, se decía que algún día vestiría sotana.

Tal cosa, por supuesto, no sucedió. Usted, señor Guillen, ya hombre, tengo entendido que se enroló en la facultad de filosofía de la UNAM. Y unos años después encabezó el alzamiento en Chiapas. Yo, que crecí con las poesías de Byron, el mismo que había ido a Grecia para luchar por ella contra los turcos, entendí su inquietud. ¡Y lo aplaudí! Lastima, señor Guillen, que soy tan cobarde y fodongo que no acudí a su llamado. Tal vez al igual que el Quijote, usted, señor Guillen, había leído demasiados libros de caballería. ¡Bendita locura de los redentores! Y que bueno que así fue, señor Guillen. Era –y es-- vergonzoso que a los indígenas en Chiapas se les trate peor que los animales.

Pero no lo entiendo hoy, señor Guillen. ¿Los renegados somos intolerantes? ¿Qué tolerancia merece el fraude electoral? ¿Merecen tolerancia los soldados que violaron a la anciana indígena de Zongolica? ¿Los hijos de Marta? ¿Los spots de la CCE violando la ley? ¿Las vallas que impiden el libre transito? ¿Las megalimosnas para erigir un santuario a unos terroristas cristeros? ¿O, señor Guillen, que me dice de los 5600 muertos que hubieron en el 2008? ¿Sabia usted que en ese numero el 5%, casi 300, fueron niños, mujeres, y ancianos? ¿Y que 600 federales, soldados humildes como los que descabezaron, también cayeron? ¿Por qué debemos ser tolerantes con tanta muerte a lo pendejo? ¿Para legitimar a un enano? ¿Ahora tenemos que “respetar” las instituciones contra las que usted se alzó, señor Guillen? ¿Merece todo esto tolerancia señor Guillen? Yo creo que usted está de acuerdo en que no, no tiene perdón de Dios este régimen. Hasta usted denuncio la guerra del enano como una matanza inútil. Digna, dignísima, rabia es la de aquel que denuncia la injusticia. Entonces, ¿cuál es su pedo, señor Guillen?

Y sin embargo, usted, señor Guillen, desvirtúa nuestro movimiento. Alude que somos unos vulgares buscahueso, “las viudas de los Pinos”. Yo he conocido aquí gente muy valiosa en este movimiento. Son tal vez de lo mas valiente, de lo mas noble, de la sangre mexicana y aman profundamente a su patria. Los hay de todas condiciones sociales. Muchos, si, se merecen ser padres conscriptos, es decir, estar en San Lazaro y en el senado. Es una vergüenza que ahí esten gentes como la PANtaleta, el subcomandante Arsénico, Nalgarrete, Mamboa, don Beltrone, Lavestida, el hombrecito Cricril, y el resto de los chancros que afean al congreso. ¿Cómo puede ser que tanto hijoeputa mediocre representen al sufrido, noble, trabajador, chingon y heroico pueblo mexicano?

Señor Guillen, lo he dicho aquí en esta tribuna antes: si el PT y converguenza quieren triunfar, mas les vale que busquen candidatos de dentro del movimiento, de las brigadas, pues son gente con los huevos y los ovarios bien puestos. Aparentemente a estos partidos les está cayendo el veinte de que así tiene que ser. No perderían nada pues hay muchos distritos en que ni pintan pero en los que si hay una militancia renegada y hasta una o dos brigadas. Si, señor Guillen, lo digo sin rubor o vergüenza y lo repetiré muchas veces: ¡Ojala les den hueso a esos compañeros, solo así se salvara México! Y, por cierto, señor Guillen, la única viuda de los Pinos que conozco es enana y pelona y llora a su camotito.

Y bien, usted, señor Guillen, ha mandado a gente sin entrenamiento militar y mal armados a atacar a militares profesionales. Es irónico, señor Guillen, que los soldados que murieron probablemente eran indígenas también. ¡C’est la guerre! Como siempre a los potentados nadie los toca y son los pobres los que ponen la sangre. Ay señor Guillen, ¡tan magnifica oportunidad que desperdicio! Tenía usted armas y seguidores dispuestos a todo. Carajos, ¿que tanta bronca hubiera sido en el 94 asaltar Los Pinos o –tal vez—Agualeguas? ¿Cree usted que alguien hubiera llorado al pelón chupacabras? ¿O usted no se quería meter con ese cabrón? Ahí era donde estaba la podredumbre, señor Guillen. No diga que no lo sabía. ¿Y, si iba a hacer la guerra, cuáles eran sus objetivos, señor Guillen? Si su objetivo era obtener sus quince minutos de fama y la adulación de los “monos blancos” (como les llamaban a la bola de pseudo John Reeds que se dejaron venir), pues felicidades porque lo logro.

Así pues, señor Guillen, una cosa se le tiene que reconocer a AMLO. ¿Cuántos no hubieran estado dispuestos a tomar el palacio nacional la noche del 3 de julio? ¡Un chingo, señor Guillen! Huevos no faltaban. Pero, sabe, a diferencia de ustedes, pos naiden tenia armas. ¿Y además, justificaba la silla derramar la sangre de mujeres, niños, y ancianos? Ya vide usted que en esos menesteres de la guerra siempre son los jodidos los que sufren. Aparentemente AMLO llego a la conclusión de que no, no lo justificaba. ¡Puta madre! ¡Si así de ambicioso es AMLO, como se le acusa, pos ¿por que chingaos no derramó sangre inocente? Por eso AMLO se decidió por las tácticas de Gandhi, para evitar joder a los inocentes. Y además, ¿quiénes serian los que le tendrían que disparar al pueblo (y recibirían pedradas a cambio)? Pues el ejercito, compuesto en su mayoría de gente humilde, que incluso había votado por AMLO. (No digo nada de los hijoeputas del EMP. Esos han deshonrado su uniforme una y otra vez.)

¿Y qué hizo usted para defender el petróleo, señor Guillen? Mal que bien, las adelitas forzaron los debates (a ver, atrévase a negarlo, mi cara de trapo). Y ahí en esos debates se expuso la pobreza intelectual, el entreguismo, la ilegalidad, y la mediocridad de la propuesta del enano. ¿Y que hizo usted durante la consulta popular sobre el petróleo señor Guillen? La muestra de los votos, 3.5 millones de una población empadronada de 60 millones es representativa de la opinión del pueblo de México. Esto se afirma con un nivel de confianza del 95%. El 80% de la población mexicana (+/- 7%) estaba en contra de la propuesta del enano. Tal era el rechazo, tan evidente, que ni don Beltrone, ni Mandero, ni los chuchos lograron aprobar la deforma energética del enano. ¡Los cabrones se arrugaron! Dígame, señor Guillen, ¿cuándo en años recientes en México una iniciativa del ejecutivo no ha prosperado? Entonces, ¿cuál es su pedo, señor Guillen?

Bien, tal vez a usted le importa un carajo el petróleo. Que lastima, señor Guillen. Ha de saber que bajo el suelo de Chiapas se encuentra un carajal de petróleo. Dígame, señor Guillen, ¿ya se percató de los malacates de exploración de Halliburton y Repsol que andan picoteando ahí? ¿Cree usted que esos hijos de puta van a respetar la selva, la ecología, los animales, las ruinas prehispánicas, a la gente que ahí vive? Y Chiapas, seguramente usted lo sabe, señor Guillen, tiene como el 20% del agua de México (otro 40% está en Veracruz y Tabasco). Si le importa a usted un carajo el petróleo, señor Guillen, dígame, ¿le importa el agua de Chiapas? ¿La va a defender de la Coca Cola o es puro pájaro nalgón?

Ojala que su respuesta a estas preguntas sea positiva, señor Guillen, y que usted recapacite y entienda que hay que defender el petróleo, la ecología, el agua, la cultura, y demás causas sagradas. Estas, señor Guillen, son las mismas que defendemos los renegados, que defiende AMLO. ¿Y sabe por que las defendemos y las defiende AMLO? Por que nadie mas las defiende señor Guillen. De usted no se ha sabido nada en años. De vez en cuando sale a decir una pendejada, casi siempre para favorecer al régimen. Y la mayoría de la gente, desafortunadamente, está toda apendejada frente a la taravisión, de la cual es usted ya una estrella. Si nosotros no le entramos al toro, ¿entonces quien chingaos lo hará? Vuelvo a preguntarle, ¿cuál es su pedo, señor Guillen?

Así pues, señor Guillen, nosotros estamos dispuestos a defender a México, mientras se pueda, como se puede, hasta donde se pueda. Y ya hemos tenido victorias, señor Guillen. Y si usted no le pone bronca a la Halliburton o a Repsol o a la Coca Cola, nosotros le haremos la lucha, a pesar de la pobreza de nuestros medios. Alguien tiene que oponérseles. No se moleste usted, señor Guillen, siga fumando su pipita y dando sus comunicados para que le aplaudan los monos blancos. Nosotros nos rascaremos con nuestras propias uñas.

Usted acusa a AMLO y al movimiento de estar “en peligro de rescatar a México”. ¡Que sus palabras sean ciertas señor Guillen! ¡Ojala que seamos un peligro, si, para la bola de hijos de la chingada que quieren vender a México! La nuestra es la sagrada causa de la patria, señor Guillen, lo afirmo sin rubor y con mucho orgullo. Y si, somos intolerantes, muy intolerantes, con los traidores por que ya estamos hasta la madre de tanto vende patria e hijo de la chingada. No, no nos hemos puesto un pasamontañas ni nos hemos ido a la selva. Y no, no hemos derramado sangre. Carajos, ni siquiera hemos roto un vidrio. Y aquí le hacemos al Marius Pontmorency en barricadas electrónicas por que no hay de otra. Y otros compañeros y compañeras se la rifan volanteando, bloqueando, denunciando, porque tienen los tanates, la oportunidad, vergüenza, y amor a la patria. Defender la patria es un honor, señor Guillen. Acabemos, ¿cuál es entonces su pinche pedo, señor Guillen? Si no va a ayudar, por lo menos no estorbe, carajos.

No comments: