Wednesday, December 30, 2009

LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS

Van las últimas líneas del año antes de que nos llegue "lo bueno" del 2010, pues pinta para ser un año nada próspero pero sí muy movidito. Lástima que los pronósticos no sean tan halagadores, en cuyo caso, hay varios a quienes quiero dar las gracias por ello.

Por partes. Primero: por lo menos tengo algo de que alegrarme, el DF, territorio ya reconocido desde hace unos años como izquierdista y hasta bastión de eso que los queridos detractores llaman 'Pejismo' se ha vestido una vez más de gala libertaria en lo que toca a derechos humanos: se han legalizado los matrimonios entre personas del mismo sexo y hasta podrán tener libertad legal para adoptar. ¿Y todo queda hasta aquí? Brincos diera yo. Dicen -eso dicen- que otorgar demasiadas libertades puede ser contraproducente, dicen que legalizar ese tipo de cosas es contra-natura y también alegan que legalizar cosas como ésta van en contra del sagrado sacramento del matrimonio. Pero bueno... y todo eso, ¿quién lo dice? Saberlo es algo que no se puede pasar por alto por muchas razones.

Por 'naturaleza' (¿?), la sociedad tiende a ser moralista. Hasta aquí todo bien. Yo misma me congratularía si ese moralismo fuera con plena convicción y sobre todo: con ejemplo práctico personal, pues se da ejemplo empezando por uno mismo y con acciones más que con palabras, ¡pero nada!: la sociedad tiende a ser moralista, sí, pero además también es hipócrita. Que se vayan al cuerno entonces, pues es algo que detesto cordialmente muy por encima de los muchos demonios humanos: la hipocresía.

Como era de esperarse en el asunto de la legalización de matrimonios 'gay', los gritos escandalizados comenzaron y no han parado: la dupla PRI-PAN respingó de inmediato con la decisión tomada por la ALDF (Asamblea Legislativa del Distrito Federal) y si todo se quedara en eso, en un mero respingo, buéh… pero una vez más: ¡nada de eso!, pues temas como éste contienen mucho trasfondo y la dupla derechista no se quedará de brazos cruzados, pues ahora ha encontrado el pretexto perfecto para tratar de sacar provecho político al tener, ahora sí, justificaciones absurdas para gritar a los cuatro vientos que el PRD y la izquierda son un peligro para México, pero mucho ojo, gente: en Guanajuato, estado gobernado por el partido ultraconservador PAN, recientemente fueron mujeres pertenecientes y/o ligadas a este partido las que quemaron libros de ciencias naturales de educación secundaria (sí: el "problema" era el tema de la educación sexual para jóvenes que contenía el libro). La foto que se publicó en La Jornada al respecto es digna de una imagen que nos regresa a la inquisición. El escritor Heinrich Heine lo plasmó en 1821: 'Ahí donde se queman libros se acaban quemando también seres humanos'. ¡Malaya!, ¿qué más ejemplo se requiere de lo que quiere hacer de y con la sociedad la derecha conservadora representada por un PAN ligado a la iglesia y un PRI que navega con bandera de 'a ver cómo pienso hoy y mañana a ver si pienso, según me acomode'?

Con temas como lo que toca a las libertades sexuales y de género, me llama la atención la manera tan ferviente con la que los PANistas enaltecen los valores del matrimonio y la castidad, así como la manera como se llenan la boca de patrañas legaloides y de falsa moralidad. ¿Opinará lo mismo de los valores del matrimonio el PANista Santiago Creel con su hijo bastardo (o fuera de matrimonio, para los espantados) procreado con una actriz de televisa, secretito que se tuvo muy guardadito por varios años, por cierto?; me llama también la atención como el cardenal Norberto Rivera condena desde su púlpito decisiones como la legalización del aborto primero, ahora la reciente legalización de matrimonios homosexuales, mientras debajo de la sotana esconde a unos cuantos sacerdotes pederastas y mujeriegos con Marcial Maciel, digno representante de los legionarios de cristo, a la cabeza de tan honorable lista; también me llama la atención como Onésimo Cepeda, otro santo hombre de dios con un gusto muy particular por la buena vida, la buena bebida y los buenos autos, se escandaliza también al respecto y ya de paso entre tanta incongruencia hasta me llama la atención que Calderón diga que los narcotraficantes sean los enemigos de México. ¡Santas mordidas de lengua, batman! Pero el galardón a la ignorancia y estupidez de toda mentalidad que se precie de ser derechista se la lleva, de plano, el arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, al argumentar que los perros no hacen sexo entre dos del mismo sexo en una obvia comparación cargada de menosprecio hacia los homosexuales. Yo nada más me pregunto qué reacción tendría éste arzobispo si se le explicara que dentro de la Naturaleza misma hay muchos ejemplos de especies animales que presentan lesbianismo, homosexualismo y hermafroditismo, ¿las condenaría al infierno?

Retomando el tema de la legalizacion de matrimonios para homosexuales, sé que a Marcelo Ebrard se le aplaude y también pareciera que se ha anotado puntos a su favor rumbo al 2012, cosa en la cual AMLO no hizo mucho en su momento por verse, en ese sentido, 'conservador'. Yo no me iría tan lejos. Marcelo Ebrard siempre se porta como todo un hombre de izquierda cuando tiene los ojos de muchos puestos encima de su persona. A quien alega esto está pasando por alto que la comunidad lésbico-gay siempre ha sido una constante en todo lo que tiene que ver con el Movimiento Obradorista. Ahí en donde AMLO convoca, ahí están nuestros compatriotas homosexuales, así como en diversos eventos culturales. Considero que más allá de un papelito que legalice o no, la libertad de pensar, creer y actuar con responsabilidad y sin discriminación debe ser algo inherente de nuestra condición como seres humanos, no porque se pertenezca a tal o cual ideología política y/o religión. Creo que por eso la comunidad lésbico-gay siempre ha estado con nosotros en la lucha y dando su franco apoyo, pues es en espacios como éstos donde son tratados como lo que son: seres humanos.

No negaré que me deleita ver a un clero católico haciendo infinidad de muecas mientras son muchos los que tienen el rostro enrojecido, pues en esa misma medida quisiera ver a esos mismos rostros indignados y escandalizados, por ejemplo, por los crímenes de las cientos de mujeres que han muerto en Cd. Juárez ante la incompetencia y corrupción de autoridades y la indolencia de la sociedad misma. Indignarse y además solidarizarse por este tipo de situaciones tiene más valía, importancia y trascendencia, no el estar de manera necia, obsesiva y casi morbosa tratando de meter las narices en algo tan privado y personal como lo es la sexualidad humana.

* El colofón: Llega 2010 y arrancamos con impuestos para (casi) todo con el subsecuente aumento de precios (algunos ya comenzaron). Por lo pronto, ya tengo en la mira a unos cuantos mexicanos ilusos que conozco y que hace 3 años fueron los que hoy en día favorecieron, aplaudieron y/o callaron ante un evidente fraude electoral esto que nos viene. No lamento mucho restregarlo en la cara cada que puedo hacerlo y me encanta reiterarlo: el punto de quiebre de lo que acontece hoy en día en México en todos los sentidos, desde la crisis económica hasta la muerte de inocentes en el incendio de una guardería fue el 2006 y todos aquellos que lo permitieron, ya sea con acciones, ya sea con su silencio son también responsables, pero más allá de esto, a mí no me gusta pagar los platos rotos, así que propongo a mis estimados conocidos que votaron por el PAN dos cosas:

a) ¿Les parece si les paso la factura de los impuestos que voy a pagar y que yo no pedí?

b) ¿Les parece si les paso la factura de los aumentos que voy a pagar en luz y gasolina, principalmente, el primero derivado de un decreto de extinción y el otro por una reforma energética que no ha logrado concretar el espurio y cuya defensa no dependió precisamente de ustedes?

¿Y por qué hago esta cordial propuesta? Porque resulta que las imbecilidades cuestan y también es una forma de recordarle a otros cómo todas nuestras decisiones tienen repercusiones, lo malo aquí es que no estamos hablando de hechos aislados y de situaciones personales (como la sexualidad, por cierto), sino que estamos hablando de todo un país, por lo que hay decisiones estúpidas que no las pagan solo los estúpidos, sino que además comparten sus idioteces con otros y además, para peor, cuestan hasta vidas. ¡Cómo me gustaría que Hildebrando metiera sus manecitas como lo hizo en 2006 para buscar a todo el ciudadano que le dio el voto al partido del cuñado y les aumentara precios e impuestos solo a esos! Pero ni hablar, la economía no funciona así.

¿Voluntarios para mi propuesta?... ¿no… ¿nadie?: increíble. Hace tres años yo los veía muy risueños, optimistas y hasta burlones y según decían en aquél entonces, eran muchos esos entusiastas del progreso prometido después de haber "eliminado" a ese peligro para México. No dejo de asombrarme de la tremenda ausencia de sentido común en el mexicano promedio, pues en ocasiones me da la impresión de que lo que otros vislumbrábamos ya desde aquél lejano año fuera algo exclusivo de averiguarlo y saberlo a través de una bola de cristal o solo entendiendo otros idiomas. Espero que esos mexicanos no estén hoy en día haciéndose como el tío lolo, o con la cabeza escondida bajo la tierra como el avestruz, pues dicen que se necesitan muchos pantalones para reconocer los errores, aunque claro… México no es precisamente un país de mexicanos con pantalones y ya ni menciono los huevos.

En fin, mientras me apareciera algún voluntario PANista que reconozca sus errores (ja!): pasen un año como mejor les acomode con impuestos, aumento de precios, de inseguridad cuando salen a la calle y de (bi)centenario. Crucen sus deditos para que tampoco les vaya a tocar (o nos vaya, para variar, tampoco estoy exenta) una bala perdida en una refriega entre narcos y narc... perdón: entre narcos y el ejército por ajustes de cuentas después de penosas exhibiciones fotográficas de capos cubiertos con billetes ensangrentados, crucen sus deditos también para que ustedes o algunos de los suyos no vaya a morir por culpa de la impunidad política que ustedes mismos han permitido y avalado con su cómplice silencio y entonces sí: ya luego me cuentan si tenemos algo que festejar de manera palpable y con resultados positivos para nuestro México, pero por favor, lo suplico: no quiero 'bláhs' de un México tapizado de idealismos de telenovela ni reflexiones de club de los optimistas. Quiero datos duros, quiero realidades, algo, lo que sea, así sea pequeño, que pueda callar con bases mi descontento razonadamante sustentado.

... Y mientras tanto, en España sucede esto ... y en Argentina acontece esto otro

Soplan los obligados y muy necesarios vientos de cambio.

No comments: