Sunday, April 19, 2009

Ladillas - La Republica (version adaptada a Mexico)

Ladillas

La Republica (adaptada a México)

Versión del Lic. Mefistófeles Satanás

Sócrates se bajó del metrobus y luego luego busco si no le habían bajado la cartera. Afortunadamente, no lo habían robado. Lo que si había pasado es que como venia vestido con toga a la usanza antigua varios cabrones le habían sobado las nalgas. Sócrates no objeto: después de todo era griego.

Sócrates caminó por el centro histórico. Se encontró a otro cabrón con trapos a la antigua, un tal PANcefalo. Los dos se saludaron y se metieron al Sangron’s. Viendo un libro de Charlie Cuauhtemoc Sánchez, “Usted También, Pobre Pendejo, Puede Ser Un Ganador”, Sócrates le preguntó a PANcefalo: “Dígame, PANcefalo, ¿Qué se necesita para ser un ganador?”

“Pos compra el libro no seas huevon, ¿veeeesss?,” le respondió PANcefalo a Sócrates en forma altanera. Era evidente que PANcefalo veía con desprecio a Sócrates, que era más moreno que él.

“No sea ojete, PANcefalo, usted es obviamente del México Ganador y hasta eres güerito. Dígame, ¿que se necesita para ser un ganador?”

“Bien, eso es sencillo,” dijo PANcefalo mientras mataba una cucarachota que estaba encima del pan dulce, “lo que se necesita es honrar a las instituciones y obedecer sus leyes.”

“Pero dígame,” preguntó Sócrates, “suponga que en una noche de julio un peligro para México va a adelante en las elecciones. Si va a respetar a las instituciones entonces debe dejar que ese peligro llegue a la presidencia, ¿no?”

“Eso es diferente,” contestó PANcefalo, “en tal caso, por el bien de las mismas instituciones, debemos mandarlas al carajo y hacer fraude electoral.”

Sócrates y PANcefalo se fueron cada quien por su lado. El filosofo concluyo que no, la verdadera justicia no reside tan solo en “respetar las instituciones”, por lo menos no en México donde cualquier cabrón las manda a la chingada con un fraude electoral.

Sócrates encontró entre los plomeros que están enfrente de la catedral a Polemarco, otro fulano vestido a la griega y antiguo discípulo suyo.

“¿Cómo estas Polemarco?” preguntó Sócrates.

“Muriéndome de hambre, maestro. No hay empleo. Quiero por lo menos juntar para el coyote e irme de mojado.”

“Dime, Polemarco, ¿sigues pensando en temas filosóficos?”

“El hambre me hace alucinar, maestro, en tal caso, si. Hace poco concluí que el hombre justo es el que jode a los que le hacen mal y defiende a los débiles.”

“Ese es el punto de vista convencional,” admitió Sócrates.

“Bueno, también es la definición de terrorista de acuerdo al gobierno. Si me atrevo a decir eso abiertamente me van a caer los federales y me van a poner una putiza. Seré hambriento pero no pendejo. Por eso es que mejor me voy de mojado.”

“Que te vaya bien,” dijo Sócrates dándoles unas dracmas para que se ayudara.

Siguiendo su periplo, Sócrates se encontró al Lic. Tranzamaco, conocido PRIista, enfrente del prostíbulo conocido como San Lazaro.

“Hola, Tranzamaco,” dijo Sócrates, “hace tiempo que no os veo.”

“En efecto, don Sócrates, desde que le arregle aquella bronca que tenia usted con unos ejidatarios en Arcadia. Pero, como ve, ya he evolucionado y ahora defiendo transnacionales. Es mas, me acaban de nominar como candidato a diputado plurinominal en un distrito ‘seguro’. Como quien dice, ya chingue. Cuando necesite algo, don Sócrates, aquí está mi tarjeta.”

“Oiga, don Tranza,” dijo Sócrates guardándose con cuidado la tarjeta por si las moscas, “ya vide que soy llevado por la mala, dígame, ¿de acuerdo a usted, que es su definición de la justicia?”

“Ah, eso es muy sencillo, joder al que se deje joder.”

“¿Hay quien se deja joder?” preguntó asombrado Sócrates.

“Bueno, es un decir,” aclaró Tranzamaco. “Lo que pasa es que al que se jode es siempre al que tiene menos dinero. Ya vide oste que las gallinas de arriba cagan a las de abajo.”

“O sea, tu definición de la justicia es que es la voluntad del mas fuerte.”

“A huevo. ¿Cuándo chingaos no lo ha sido? Ah que don Sócrates, siempre tan güason. Ni que viviéramos en un estado de derecho, juar juar. Pase de lo que esta fumando para andar iguales.”

Sócrates siguió su periplo y encontró unos soldados poniendo unas vallas. Había dos que no estaban vestidos de verde olivo sino que vestían de hoplitas griegos (razón por la que el resto de los soldados se mofaban de ellos). Sócrates los reconoció como Glaucon y Adamantus, antiguos discípulos suyos.

“Hola muchachos. ¿Qué hacen en el ejercito?”

“No había de otra, maestro. El hambre es cabrona,” explico Glaucon.

“No nos importaría pero al sargento le gusta andar agarrandonos las nalgas,” se quejó Adamantus.

“Ah caray, y bien, díganme, muchachos, ¿les parece bien interrumpir el libre transito?”

“Es que, maestro, el enano va a inaugurar un ATM por eso estamos poniendo estas vallas.

“No chinguen,” se rió Sócrates. “El licenciado Pericles inauguró el Partenón. ¿Y este enano va a inaugurar un ATM?”

“Pos ni modo que fuera a inaugurar una refinería,” explicó Adamantus. “Pero el infeliz tiene que inaugurar algo, ansina que por lo menos va a inaugurar este ATM.”

“Pero no, nos parece justo interrumpir el libre transito pero son ordenes,” admitió Glaucon.

“O sea que para ustedes ¿lo justo es lo que se les ordena hacer?”

“Si no obedecemos nos ponen como al perico,” afirmó Glaucon.

“Nos supervisan unos changos del EMP y son rete ojetes,” añadió Adamantus.

“Entonces ¿ustedes hacen lo que consideran ‘justo’ por puro miedo?” preguntó Sócrates.

“Pos si, maestro, y este no anda en burros,” admitió Glaucon.

Sacudiendo la cabeza con tristeza Sócrates se despidió de los dos soldados. Eventualmente el filosofo se metió a una cantina y decidió que encontraría la verdad en el neutle de Xochitl. Ya con varias jicaras encima y profundamente fumigado y después de mucho discutir con otros borrachos, Sócrates concluyo que solo el que ama la justicia será verdaderamente feliz. Y el que es feliz en México es entonces un grandísimo pendejo. De ahí que el que en México ama la justicia es un verdadero pendejo.

Nada de estas conclusiones las escribió Sócrates. Platón, otro borracho que estaba en esa cantina en esos momentos, más o menos hizo estas declaraciones cuando lo llamaron a testificar por el asesinato del filosofo. Por quien sabe que motivos (tal vez Sócrates hizo una pregunta mamona) se armó una trifulca en la cantina y alguien le enterró un cuchillo a Sócrates en el buche.

A pesar de que Platón estaba demasiado borracho para hacerlo y no tenía bronca con Sócrates de todas maneras le endilgaron el crimen pues era el único borracho que los policías encontraron tirado durmiendo la mona en el lugar del asesinato. Platón acabó en un Cereso. Le hicieron en realidad un favor pues ahí Platón se relacionó con unos zetas y les dijo que a través de él podrían establecer canales de distribución de talquito en todos los centros vacacionales de Grecia. Platón tiene ahora una mansionzota en Creta y vive como príncipe y bendice siempre y ofrece sacrificios a los dioses en nombre de Sócrates.

Ladillas - Paradojas de la Metafisica Mexicana

Ladillas

Paradojas de la Metafísica Mexicana

Por el Lic. Mefistófeles Satanás (dotor Horroris Causa, Academia de Atenas)

México existe en su propia burbuja de irrealidad. La afirmación de que es un país surrealista tiene bases sólidas. Aquí se presentan varias paradojas que ilustran esa irrealidad. Aparentemente mucha de la irrealidad es causada por una entidad –Taravisa—que lucra con crear esa burbuja y convencer a los más pendejos de la lógica perversa que manda dentro de la burbuja. Advertencia: si se pone a pensar en estas pendejadas va a acabar como su servidor. Coma frutas y verduras.

1. El Seminarista de Schrodinger (Paradoja de Maciel)

Erwin Schrodinger (delantero del Bayern Munich y miembro de la selección alemana de 1974 y premio Nobel en física), propuso un ejercicio de física quántica que hemos modificado para la realidad mexicana (ver Nota). Suponga que usted encierra en un cuarto a un seminarista y a Maciel. Hay una probabilidad altísima (mas del 99.99999%) de que Maciel se “mate” al seminarista. Sin embargo, usted no podrá comprobar esto solo hasta que abra la puerta y los observe y vea si están enganchados como dos perros. De ahí entonces que, hasta que haga la observación, de acuerdo a la física quántica Maciel se esta matando y también NO se está matando al seminarista. El acto mismo de observar modifica el evento pues, si usted les toma una foto, le aseguro que NO saldrá en la prensa chayotera. Esta lo suprimirá, modificando entonces el evento. Lo que en realidad publicaran será una foto de Maciel y el seminarista hincados ante el icono de un santo cristero, evento que en realidad tendría una probabilidad muy pequeña de ocurrir (¿cómo puede ser santo un terrorista?). La foto de Maciel y el seminarista enganchados como perros nunca será publicada.

Nota a la Paradoja de Schrodinger o de Maciel: aparentemente la paradoja esta fue un balón bombeado que Schrodinger disparo después de recibir un pase de del central Wittgenstein por el ala izquierda. Kart Marx, alemán que jugaba en la liga inglesa con el Tottenham United, atajó la pelota y venció al portero Zeno de la selección griega. Aunque Marx estaba en un claro fuera de lugar, el árbitro, el señor Sigüenza y Gongora de México, lo dio por bueno pues después del gol el defensa griego Platón le dio a Marx una patada que le rompió la pata e hizo que Sigüenza y Góngora expulsara al griego. El resultado final fue 8 a 0 a favor de Alemania. Ansina pues nunca mencionen la paradoja de Schrodinger o a Sigüenza y Gongora en Grecia pues los hinchas los van a linchar.

2. El Enano y el Chapo

Suponga que usted pone a un enano que tiene aviones, helicópteros, yets que le dieron los gringos, satélites gringos que le informan, etc., etc. con los que persigue a un Chapo que solamente se mueve en una troca del año por la carretera “adelantito de Guanacevi, Durango”. La troca es rápida pero no más rápida que los medios del enano. Si el enano persigue al Chapo esta paradoja indica que NUNCA lo va a alcanzar. Esto se basa en la afirmación de Aristóteles en su Física: “En una persecución, el corredor mas rápido nunca puede alcanzar al mas lento pues el perseguidor siempre tiene que llegar primero al punto del que el perseguido salio y este ultimo a su vez ya se desplazo.” La realidad es que intervalos sucesivamente más pequeños e infinitésimos SI convergen en una cantidad finita, pero Aristóteles nunca conoció a Fourier o a Euler y, por otra parte, ni Fourier ni Euler vinieron a México y menos a Durango. Claro esta, si Fourier y/o Euler resucitaran y fueran a Durango entonces SI alcanzaría el enano al Chapo. La imposibilidad de que Fourier o Euler resuciten y vayan a Durango es la razón por la cual el enano NUNCA va a alcanzar al Chapo. Así pues, si el enano no captura al Chapo la culpa la tienen Fourier y Euler por haberse muerto, ¿entienden? Como se dice bien en Veracruz: “desde que se inventaron las excusas se acabaron los pendejos.”

3. La Paradoja Epicúrea o Los Mexicanos No Son Humanos

Según enseñan las religiones cristianas, Dios es amor. Aparentemente Dios es un viejillo invisible que vive en el cielo y ama a todos los humanos, especialmente si estos son güeritos y con nariz respingada. Eso nos lleva a analizar la condición de humanos de los mexicanos. Eso ya quedo establecido: de acuerdo a un debate del siglo XVI, los indígenas SI tienen alma, según lo dictó el papa. Y el papa, todos sabemos, es infalible. De ahí entonces que los mexicanos si son humanos y se supone que Dios los ama. Es por lo cual los curas y pastores le dicen a los mexicanos que “Dios es amor y os ama”. Si tal es el caso, ¿Por qué entonces les endilgó a los mexicanos a la Chucky o al PRIAN? Q.E.D.: o Dios odia a los mexicanos o no los considera humanos (y en este ultimo caso entonces el papa NO es infalible). La paradoja consiste en que la puta de Babilonia y las otras religiones insisten en convencer –a los mas pendejos—de que Dios SI los ama, y que, si se mochan con las limosnas, Dios los va a amar mas. Esto explica la versión de que la megalimosna de Etilio fue hecha para que Dios lo ame más a él y al cara de bagre, no a los jaliciences. Tal vez si Etilio y el cara de bagre hubieran sido mas inclusivos y hubieran prometido que “Dios los amara mas si se mochan” entonces no los hubieran mandado a la chingada.

4. La Ley de la Oferta y la Demanda No Se Aplica en México

Tome usted una mazorca de maíz, un alimento que, si no es transgenico, es perfectamente sano, sobretodo si lo cultiva un campesino mexicano que solo usa estiércol de sus animalitos como abono y no aplica herbicidas ni otras porquerías. Ahora tome usted esa mazorca y procésela en las fábricas de una transnacional o del osito diabólico. Conviértala en una porquería de comida chatarra o cereal estilo gringo. Asegurase de que tenga un carajal de sal y de azúcar o edulcorantes y preservativos. Véndala con una campaña de publicidad carisima que se reflejara en el precio final de venta. Y véndasela, si, a los mas jodidos. Así pues una mazorca se convierte en un producto carísimo y se le vende mas caro a los jodidos en México y, peor, estos la compran, pudiendo en cambio haber comprado la mazorca a un precio menor en un mercado sobre ruedas. QED: la ley de la oferta y la demanda no se aplica en México. Los mas jodidos compraran lo mas caro aun si hay alternativas mas baratas.

5. La Certeza de las Elecciones (Paradoja de Fitch, un pariente de la Momis)

El aceptar que en México la certeza de las elecciones es indudable implica aceptar la tesis de que todas las verdades se conocen. Y sin embargo, en México hay cosas que no se conocen y que, es mas, A VECES NI QUEREMOS SABER: (1) de que planeta viene la Chucky, (2) quien es el camote de Germen Mentiras, (3) como chingaos la turbulencia puede tumbar un Lear Jet. Así pues, como en México NO semos conocedores de las verdades absolutas y ciertamente el IFAI no la va a proporcionar, entonces NO se puede aceptar la tesis de que todas las verdades se conocen y por lo tanto NO se puede aceptar que hay certeza en las elecciones. La paradoja consiste en que son los más pendejos, es decir, los que menos conocen la verdad, los que aceptan la tesis de que todas las verdades se conocen y que hay certidumbre en las elecciones.

6. La Paradoja del Borracho Enano

Básicamente, nuestra percepción de la realidad viene de nuestros órganos sensoriales. Si un enano se encuentra borracho y se pregunta: “¿soy en verdad presidente?” sus camotes le van a decir que si. Pero esa realidad toma lugar cuando sus sentidos se encuentran afectados por el alcohol. ¿Y si se hace esa misma pregunta cuando cree que NO está borracho y sus camotes le contestan igual, como puede entonces confiar en su percepción de la realidad si le dicen lo mismo este borracho o no? A todo le van a decir que si, aun si hace preguntas de borracho como “¿soy el presidente del empleo?” o “¿en verdad vamos ganando?”. Así pues, en México, los enanos borrachos existen en una burbuja de su propia realidad que no es compartida por el resto de los mexicanos, aun por mas que Taravisa insista en querer ampliar el radio de esa burbuja.

7. El Catarrito o la Paradoja de Moore

George Edward Moore, filósofo ingles, fue, junto con Wittgenstein y Russell y Frege los que descubrieron la teoría de la contemplación del ombligo como manera de vivir sin trabajar. Según Moore, es perfectamente lógico afirmar que “nos va a llevar la chingada” pero creer que se trata solo de un catarrito. Lo que seria ilógico es afirmar –a diferencia de creer—que “nos va a llevar la chingada pero será solo un catarrito”. No se confundan, afirmar o creer son cosas tan diferentes como una violación tumultuaria lo es de una gastritis mal atendida, bueno, eso creo o afirmo (ya me hice bolas). En la burbuja paradójica que es México, Taravisa y el marrano de hacienda afirman ambas cosas, “nos va a llevar la chingada y será solo un catarrito”, y los pendejos wannabes se lo creen y todavía aplauden como focas mientras se los lleva la chingada.

8. La Búsqueda del Primer Mundo (Paradoja del Placer)

De acuerdo a John Stuart Mill, si uno se pregunta si está contento deja de estarlo. El placer se consigue buscando otro objetivo no relacionado a este (“caminante no hay camino, haces camino al andar”). Así pues, si un wannabe, con su colección de figuras de Lladro, su bacalao en la cena de navidad, sus pagos “chiquitos” en los almacenes donde ha comprado cuanta porquería esta de moda, sus fiestas infantiles en el Guacadonals, su credencial del PAN, su “gerencia auxiliar adjunta complementaria consejera y de apoyo” (o sea de gato) al gringo o gachupín que está al mando, etc., etc., ¡¡¡¡NO DEBE PREGUNTARSE SI YA ES DE PRIMER MUNDO!!!! Proclamarse del “México Ganador” le negaría el pertenecer a este, y eso lo afirma John Stuart Mill y conste, ese es un gabacho o sea, los wannabe’s deben creer a huevo lo que afirma ese chango pues de otra manera NO serán del “México Ganador”.

9. No Existe Vida Inteligente en Guanajuato (Paradoja de Fermi)

Según Enrico Fermi, si el universo es tan viejo y hay infinidad de estrellas, debería haber vida inteligente en otros planetas. Por lo tanto, tendríamos evidencia de ello. Esta teoría de Fermi es similar a la que afirma que si el peje obtuvo tantos votos en el 2006 si hay vida inteligente en México. Sin embargo, a pesar de que hay vida inteligente en los estados que rodean Guanajuato (ver nota) y sobretodo al sur y en el DF no hay aparentemente casi vida inteligente en Guanajuato. Es mas, en el 2006 el enano obtuvo más votos en Guanajuato que los votantes que habían ahí registrados (fenómeno conocido como la Paradoja del IFE). Recientes investigaciones indican que lo que pasa es que Guanajuato alberga un “agujero negro intelectual” basado en San Francisco del Rincón. Excepto por pequeños grupos de renegados que sobreviven en el margen o horizonte de eventos de este agujero negro, este ha logrado eliminar toda vida inteligente del estado de Guanajuato. Lo peor es que se cree que este “agujero negro intelectual” ya se reprodujo y parió un agujero enano que se ha detectado en el área de Chapultepec, en los Pinos y otro en Avenida Chapultepec 18, donde está Taravisa. Lo que se discute, sin embargo es si el agujero negro de Taravisa se origino por si solo (fenómeno conocido en la antigüedad como creación ex nihilo et ex Chesburrito) o si fue inducido por el de Guanajuato. El de los Pinos definitivamente se ha comprobado que fue cagado por el de Guanajuato.

Nota a la Paradoja de Fermi, versión Guanajuato: no se ha probado definitivamente que haya vida inteligente en Jalisco pero hay ciertas evidencias sobretodo por la manera en que mandaron a la chingada a Etilio y su monumento a los terroristas cristeros

10. Omnipotencia del PRIAN

Esta es una paradoja antiquísima, que viene de los griegos. Estos hablaban de que si había una piedrota tan grande que ni el mismo Hércules podría levantarla. En México la paradoja se manifiesta de la siguiente manera: “si el PRIAN es omnipotente, ¿podrían haber unas elecciones tan limpias que ni el mismo PRIAN podría robar?” Esto implica aceptar varias premisas: (1) la omnipotencia del PRIAN y (2) que en México existen elecciones limpias. Claro, si el PRIAN es omnipotente entonces no habrían elecciones limpias y si hubieran elecciones limpias entonces el PRIAN no seria omnipotente. Ambas condiciones no pueden ser ciertas al mismo tiempo. La realidad es que preguntar esto es un ejercicio inútil. Ambas condiciones SI pueden y son falsas, no ciertas, al mismo tiempo. En el 2006 se demostró que el PRIAN NO es omnipotente pues perdió la elección y solo con un fraude pudieron endilgarle a México al enano. Aceptar la omnipotencia del PRIAN seria aceptar que Germen Mentiras o Betty “la Gorda” Paredes son como Hércules o como los dioses del olimpo. Ni estando muy borracho o pacheco se puede creer eso, ¿verdad? Y por lo que toca a las elecciones limpias, pues eso es un sueño guajiro mientras las organice el PRIAN, a través del IFE. Así pues, mientras PRIAN e IFE no sean agentes independientes, la condición o premisa (2) NUNCA será posible. La paradoja consiste –una vez mas—en que Taravisa insiste en crear una burbuja de realidad en la cual el PRIAN es omnipotente y las elecciones son limpias, cosas que solo los muy pendejos se creen.