Monday, September 21, 2009

Ladillas - Las Enseñanzas de Alberto Diosdado

Ladillas

Las Enseñanzas de Alberto Diosdado

Por el Lic. Mefistófeles Satanás

Homilía Dominical del Pr. Pomponio de Loyola a la Feligresía de la Iglesia de Cristo Rey de San Adolfo Hitler, Xalisco

Hijos Míos:

Hoy les hablare de las enseñanzas sexuales que el beato Alberto Diosdado, secretario de educación de Guanajuato nos ha legado. Han de saber de acuerdo al señor Diosdado, la sexualidad requiere una gran gama de conocimientos técnicos. No nada más porque están jariosos deben encuerarse y ponerse a bramar. No, hijos míos, déjenme que les aclare lo que el señor Diosdado quería decir, ya viden que a veces habla él en parábolas igualito que nuestro señor Jesucristo.

Lo que don Alberto quería decir es que es necesario que las parejas estudien el Kama Sutra, el cual es uno de los llamados “evangelios apócrifos”. Solo ansina tendrán los conocimientos técnicos y la flexibilidad para hacer “el paso de la muerte”, “la quebradora”, “la bestia de dos jorobas” y demás posiciones que en este libro se relatan. ¿Por qué creen que en Guanajuato la vida no vale nada? Pos es porque en cada una de estas posiciones se arriesga no solo la vida y la columna vertebral sino también la cordura. Por cierto, si quieren, tengo un columpio ligeramente usado ahí en la sacristía. Se los vendo, bara.

Es gracias a don Alberto que ahora podemos esperar que la guajolotización de Mexico, perdón, guanajuatización, siga a todo vapor. Específicamente, don Alberto nos recuerda que todos los niños tienen un “tesorito”, la virginidad. Según don Alberto, este “tesorito” se le debe de entregar a “la persona más importante de su vida”. Y yo les pregunto, para los niños de Guanajuato, ¿no es acaso el curita de su parroquia la persona más importante de su vida?

Don Alberto nos recuerda sabiamente que la única manera de asegurarse de que no les van a pegar el chahuistle o el SIDA es esperarse hasta el matrimonio para tener relaciones sexuales. Claro, no aclara si el espíritu santo los protegerá si se casan con una persona seropositiva o si les toca que el curita estaba enfermito cuando le den su “tesorito”.

También don Alberto condena el vicio de Onan, la masturbación, por ser una práctica egoísta. Les recordare quien fue Onan. Este fue un rey de Israel que, no queriendo tener relaciones con la viuda de su hermano, tal era la costumbre, prefería jalársela y desperdiciar su semilla. Dios lo castigo por jalársela e hizo que le crecieran pelos en la palma de la mano. Esta es la palabra de Dios (feligresía: aaaameeeen).

Para evitar que los adolescentes tengan emisiones nocturnas por medio de los llamados sucubus e incubus, o sea, demonios que se les presentan en los sueños y les hacen ver visiones lubricas, sugiero que pongan múltiples crucifijos en la cama y en el cuerpo del adolescente. Y si esto no funciona, denles unos buenos fuetazos antes de mandarlos a la cama.

De acuerdo a don Alberto, la procreación solo es aceptable dentro del marco del matrimonio. Eso explica el crimen de nuestros padres Adán y Eva los cuales, que se sepa, nunca se casaron por la iglesia. Vamos, ni siquiera les leyeron la epístola comunista esa. Acuérdense que Adán y Eva era un par de adolescentes y, peor, andaban encuerados. Es por su calentura que nosotros tenemos que sufrir en esta tierra y ganarnos el pan con el sudor de nuestra frente.

Quiero sin embargo añadir algo más a las sugerencias de don Alberto. El condena el uso y gozo de nuestro órganos sexuales. Yo les sugiero que se debe erradicar el uso y gozo del órgano sexual más insidioso y maléfico que existe. Me refiero, por supuesto, al cerebro. No hijos míos, no abusen de este. Traten de pensar lo menos posible. Como dijo Fox, no lean, porque eso hace mal. Es mejor ser ignorantes. Traten de ir a la tumba sin estrenar su cerebro y morirán en olor a santidad. Les aseguro que recibirán su recompensa en el cielo. Por ahora, móchense cabrones, pues tengo que alimentar a, ejem, los hijos de mi ama de llaves.