Wednesday, October 07, 2009

JUSTICIA ESTILO PRIAN

Lo que sucede con el SME me pone a pensar en muchas cosas. Nadie me va a venir a hablar de justicia, democracia y aplicación de todo el peso de la ley respecto a este tema cuando yo misma pertenezco a un gremio sindical de los más corruptos de este país y me doy cuenta de tanto desde adentro.

Es claro que la meta es una sola: vender a todo el país al mejor postor. Alineación y disciplina al régimen presidencial y cuidado y comienzas a irte por otra línea. Por eso hay que quitar a los estorbos del camino. Lo hicieron en 2006 y, ¡qué curioso!: el pseudo-gobierno se pone a desconocer unas elecciones internas en el sindicato de electricistas (¿metiendo de nuevo la mano donde no se debe, como en los procesos internos del PRD?) cuando permitió un fraude electoral en las pasadas elecciones presidenciales.

En Petróleos Mexicanos son los compañeros del régimen de confianza los que están viendo la suya y he aquí la paradoja que cae en un círculo vicioso: ante las presiones que están sufriendo para obligarlos a firmar un CIT -Contrato Individual de Trabajo- que en sus nuevas cláusulas (las famosas letras chiquitas) los dejan desprotegidos hasta por despidos injustificados, presiones que llegan al absurdo de privarlos de sus derechos laborales (vacaciones o servicio médico), los Técnicos y Profesionistas se han visto en la necesidad de agruparse para formar un sindicato para protegerse legalmente precisamente de esos atropellos y, a pesar de que desde hace casi un año ya cumplen con todos los requisitos para formalizarse como tal, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social les ha puesto ‘n’ cantidad de negativas para lograrlo. Así pues, ante las corruptelas que desde las altas cúpulas se estilan para descapitalizar de una u otra manera al país para venderlo al mejor postor, a los trabajadores no les queda otra opción más que formar sindicatos. Ojalá los compañeros Técnicos y Profesionistas petroleros logren ese objetivo, en cuyo caso, estaríamos viendo una vez más el surgimiento de un gremio sindical con base a la defensa de un legítimo derecho social y laboral, pero no puedo evitar preguntarme: ¿para que de aquí a cuántos años pueda igualmente terminar como coto de clientela política y de qué partido?

Todo esto un juego alentado y alimentado desde la cabeza, que es la que tiene que ser saneada por entero, de lo contrario, jamás veremos justicia en este país, ni para la clase obrera, ni para el ciudadano común y la corrupción seguirá siendo el común denominador bajo el cual caminen nuestros destinos.

Y mañana jueves, justamente cuando el SME lleve a cabo su marcha para defender su derecho a la autonomía, mañana mismo, cuando los ojos de los medios junto con la cargada de percepciones que ya tienen marcada como línea estén sobre esos marxistas electricistas, mañana a la misma hora hay movida en el sindicato petrolero, al menos en al Sección 34, que es a la que pertenezco. Son elecciones de nueva cabeza de sección. Elecciones a mano alzada y de imposición por dedazo. No hay campañas, no hay planillas disidentes. Disciplina y alineación. No caben “las malas voluntades”. ¿La meta?: tener a títeres como cabezas de sección para que Romero Deschamps no deje de mandar, enriquecerse y siga protegido, aún a sabiendas de lo ratero y corrupto que es. ¿Y ahí alguien dirá algo?, ¿la Secretaría del Trabajo, por ejemplo? ¿?

El colofón: Y aún con todo, las voces disidentes se levantan. Los petroleros de la sección 50 (Paraíso, Tabasco) están organizándose para destituir a un líder seccional corrupto. Ojalá lo logren. Los poderes contra los que se lucha son tremendamente poderosos.