Wednesday, December 02, 2009

¿CÓMO PINTA EL FUTURO DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO?

Hace tiempo leí un artículo en donde se hacía una comparación entre la liquidación del SME y lo que acontece actualmente con la educación mexicana, específicamente, la SEP y el SNTE.

Mucho del enojo y del reclamo ciudadano por la eliminación de un sindicato histórico como lo es el SME dirige sus ojos a otros dos sindicatos mucho más corruptos, pero extrañamente intocables en esta, nuestra divertida y muchas veces patética democracia mexicana: el magisterial y el petrolero.

En esta reflexión, me detendré en el sindicato magisterial, ya que de un tiempo para acá me hago la pregunta: ¿será tan necesario para el pseudo-gobierno que nos mal administra recurrir a una liquidación al SNTE bajo las mismas condiciones que las vivió el SME? No. No es necesario liquidar a la educación mexicana de esa manera si se tiene la garantía de que puede ser detenida, obstaculizada, maniqueada y censurada con alguien como Gordillo a la cabeza. ¿Para qué liquidar a un sindicato que cada día aumenta su disidencia e inconformidad cuando por medio de la SEP puedo meter mano para torcer y distorcionar el contenido de los libros de texto? Es una buena manera de atacar desde la raíz: distorsionando el conocimiento dirigido a nuevas generaciones.

Grupos de especialistas de la UNAM son los que han hecho incontables señalamientos a muchos libros de texto para educación primaria y editados con errores obvios, ya sea de matemáticas, de español y de ciencias naturales (se encontró que se reducía muchísimo la teoría de la evolución a solo algunos párrafos). Ya he recibido también algunos comentarios de una joven estudiante de la Universidad Autónoma de Veracruz y su descontento con los nuevos planes de estudio, mismos que se han implementado con la mal llamada 'Reforma Educativa'. Materias importantes y claves para el desarrollo de profesionistas de pronto se vuelven optativas, de relleno, restándoles la importancia y trascendencia como obligatorias por formar parte del tronco básico de la carrera que se estudia. Lo significativo de esto es que, de acuerdo a como me fue informado, el rector de esta universidad aceptó esta nueva deforma educativa porque tiene intereses políticos con el gobernador del estado, así que, además de ver una vez como los intereses personales se anteponen al bienestar de un conglomerado, vale preguntarse: ¿qué tipo de profesionistas mexicanos se estarán formando a partir de este momento?

Por supuesto, no dejo de lado la mención de la iglesia católica, misma que no dudo que también tenga mano negra metida en asuntos de educación, cuando por ley y hasta por lógica elemental, debe ser forzosa y obligatoriamente laica, sacudida de prejuicios y tendencia alguna y el ejemplo lo tenemos con la reciente quema de libros de ciencias en el estado PANista de Guanajuato. ¿Se necesitan más referencias?

Pero aún con esto, siempre tenemos opciones. Dejo a continuación un excelente artículo que me encontré y me fue permitido difundir, pues esto nos interesa, nos compete y nos demuestra que, a pesar de cómo quieren pegarle a la educación mexicana por donde puedan pegarle (ya sea distorsionando libros de texto, quemándolos o reduciendo presupuesto), siempre tenemos opciones para informarnos:


«Contra el Oscurantismo: Defensa de la Laicidad, La Educación Sexual y El Evolucionismo». Un libro indispensable

Noviembre 30, 2009 J.M. Hernández
Por: Darío

Entre marzo y mayo de 2007, en los cinco planteles del Colegio de Ciencias y Humanidades, escuelas de educación media superior que dependen de la Universidad Nacional Autónoma de México se celebró un ciclo de mesas redondas bajo el título “Derecho al Saber y Ejercicio de la Libertad”, con la participación de 45 personas expertas en los temas abordados y académicos tanto de la UNAM como de otras instituciones públicas. El éxito de las conferencias marcadas por una concurrencia masiva a las mismas por parte de los jóvenes estudiantes de los planteles acompañados no pocas veces por sus profesores, la calidad misma de las conferencias y los temas tratados llevaron al Maestro Julio Muñoz Rubio, fuerte y congruente defensor de la educación pública, la laicidad y la educación científica a buscar que 22 de esas conferencias fueran puestas en papel bajo el sello de la de la Editorial de la Máxima Casa de Estudios de México en la colección “Debate y Reflexiones”.


Este libro que reseñaremos con la esperanza de que más de uno de los lectores de nuestro blog se anime a conseguirlo y difundirlo entre sus amigos y conocidos, está dividido en tres apartados: “Defensa del Evolucionismo”, “Defensa de la Educación Sexual” y “Defensa de la Laicidad”. En cada uno de los apartados, expertos mexicanos en el tema como Ana Barahona (La selección natural y el problema del diseño), Carlo Marcello Almeyra (Ciencia y pseudociencia: el caso del diseño vs evolucionismo en Estados Unidos), Oscar Chávez Lanz (Sexualidad, paradigmas y prejuicios), Eduardo del Castillo Valadez (Por los caminos de la laicidad), Gloria Hortencia Mondragón Guzmán (La educación laica como experiencia democratizadora. Virtudes y retos) presentan el conocimiento científico y la defensa de la laicidad como un ejercicio que vale la pena ejercer de manera cotidiana, y además placentera. Sabiendo a que público iban a estar dirigidas sus palabras, los autores de los 22 textos se esforzaron por ofrecer, antes que otra cosa, los límites de los marcos teóricos sobre el tema que tratarían y las definiciones necesarias, cosa que se agradece por quienes no son expertos en el tema, como quien esto escribe. En suma, la lectura es amena y sencilla para quienes sin ser expertos en los temas tratados en el libro, estamos preocupados.

Otra de las cosas que me parecen resaltables del libro es que se evidencia que la defensa de los temas tratados se hace desde una posición de izquierda. Si definimos aunque sea de una manera provisoria que ser de izquierda es estar comprometido con la clase trabajadora, con la teoría científica, con un análisis claro de la realidad social, el libro es un libro orientado hacia esta posición política por qué empieza con la cita de tres pensadores que de alguna manera u otra han significado un tormento existencial y muchas veces vivencial para los defensores de la religión, el conservadurismo político y los privilegios de unos cuantos sobre todos los demás: Darwin, Marx y Nietzche (bueno, yo personalmente nunca he entendido está cuestión de asociar a Marx y la izquierda con este filósofo, pero no todo puede ser perfecto, ¿verdad?) lo cual, en las circunstancias que vive México actualmente – con la penalización del aborto en 17 de los 32 estados federados del país, con el grave retroceso en materia de derechos humanos, con los feminicidios, con la violación constante de las garantías individuales, con el asfixiamiento a la educación pública en todos sus niveles, con la intromisión constante de la jerarquía católica en todos los niveles, con el saqueo de las riquezas de la nación- hace de este libro un libro eminentemente político y de respuesta desde la izquierda, ante los abusos anteriormente descritos, cosa, insisto, meritoria sobre todo cuando buena parte de la izquierda, académica sobre todo, se ha puesto a hablar de temas esotéricos que no tienen vinculación alguna con los graves problemas nacionales. Es un libro teórico y práctico, me parece en lo mejor de esta tradición del pensamiento político. Es un libro que está profundamente imbuido en el rigor racional y científico, lo que demuestra, además, que se puede tener ese rigor y una clara posición política y comprometida con respecto a lo que sucede en la sociedad.

La crítica en negativo que le haría al libro son: i) en cierta medida su prohibitivo costo sobre todo para los jóvenes (la tasa de desempleo absoluta y relativa en este país, aunque no sólo, es mayor en el sector de la población que va de los 15 a los 30 años) cuando debería de ser de divulgación masiva, y, ii) en algunos de sus textos, el que traten de hacer, digamos suavemente, una cierta “solución de compromiso”, como en el que está dedicado al análisis del comportamiento, en la parte dedicada a la crítica de la sociobiología y sus múltiples ejemplos absurdos. Y no es el problema de la biología, ciertamente, ya que esta ha demostrado ser una disciplina coherente y bien fundamentada, como los habituales lectores de “La Ciencia y sus Demonios” confirman un día sí y otro también, sino por la sociología que, usando algunas ideas de Noam Chomsky cuando habla de la sociolingüística, ha demostrado en el mejor de los casos ser una narración de algunos hechos sociales carente de profundidad teórica y, en el peor, un sinsentido (Noam Chomsky: Conversaciones con Mitsou Ronant). Y no se hace, a mi parecer, un claro deslinde de ello.

Para terminar. Leer este libro, difundirlo, defender las ideas que están descritas: rigor científico, laicidad en la educación y la sociedad en general por encima de cualquier credo religioso, enseñanza de una auténtica educación sexual que genera la tolerancia a las diversas manifestaciones de esta expresión humana, es el mejor apoyo que pueden dar y darse para tener herramientas que permitan la construcción de una realidad mejor a la que tenemos. En suma: este es un libro indispensable

Otras referencias:

La Jornada

SNTE Irapuato


* El colofón: Agradezco al espacio científico-informativo de El Mundo y Sus Demonios por permitirme pillarme esta referencia.