Monday, December 07, 2009

SME. ASAMBLEA GENERAL EXTRAORDINARIA.





Se acerca un día clave, un día que puede marcar un verdadero parteagüas entre lo que ha sido la primera parte de un sexenio tan mal-logrado y lo que resta de él.

¿Me hubiera imaginado que ese (importante)momento iba a recaer en las espaldas de los 44,000 trabajadores del SME? No. Ni por asomo. Los eventos, en la manera como van aconteciendo, vienen a modificar el camino que se va llevando y las vertientes que se van abriendo nos llevan a nuevas experiencias, nuevas opciones, caminos alternos que, afortunadamente y al día de hoy, no se desvían del ideal inicial, más bien lo complementan y lo refuerzan mientras el descontento social ante la política económica que nos mal-gobierna sigue incrementándose.

Todos coincidimos en que la lucha que está librando el SME en este momento es la madre de todas las luchas obreras. De lo que suceda este próximo jueves en San Lázaro de manos de la jueza Guillermina Coutiño dependerá un próximo nivel de injerencia del pseudo-gobierno en todos los ámbitos de nuestra nación y su capacidad de decidir, no democráticamente, sino con atropellos, violaciones a toda ley y cínicamente.

La tarde de hoy en que se llevó a cabo la Asamblea General Extraordinaria del SME, no solo fue para hacer un recuento del resultado de la Toma Simbólica de la Cd. de México el pasado 4 de diciembre, sino también para dar parte a los agremiados de la situación jurídica actual respecto al decreto de extinción, amén de revestir la importancia que tiene la presencia social en las afueras de San Lázaro el 10 de diciembre.

El SME ha estado trabajando muchísimo y eso es digno de admiración si tomamos en cuenta que gran parte del gremio que se está partiendo todo en las calles es la que no aceptó la migaja arrojada por Lozano. El boteo, el SMEtón, las huelgas de hambre de las 10 mujeres y 5 compañeros electricistas, el volanteo en calles y casa por casa, los eventos culturales para acopio de recursos monetarios y víveres no se ha detenido. Por supuesto, el SME no ha olvidado, ni mucho menos ha hecho a un lado el reconocer todo el respaldo que ha estado detrás y con ellos, sin embargo, yo misma noto que la fuerza que no ha permitido que el SME se doblegue radica en la unión de sus integrantes. Esa fuerza viene, principalmente, desde el interior.

¿Que ha habido infiltrados en el movimiento SMEíta?: sí, los ha habido y fueron denunciados algunos ejemplos en esta asamblea; ¿que ha habido oportunistas?: sí y también fueron ejemplificados; ¿qué ha habido traiciones?: también, mencionar a Alejandro Muñoz, a quienes los agremiados mismos llaman 'el gordo de Troya', es el ejemplo más significativo. Mucho de lo que veo que acontece con el SME trato de traslaparlo a muchas situaciones que hemos vivido los que nos hacemos llamar Obradoristas. ¿No hemos vivido, por ejemplo, la traición en individuos como Jesús Ortega y Rafael Acosta? Sí, pero no puedo omitir mencionar que es muy evidente que dentro del SME como tal hay mucha más unión, cohesión y solidaridad que la que veo en el movimiento Obradorista.

Y ya que hablo de la izquierda, hago mención de dos críticas que hizo Esparza a dos gobernadores que se dicen de izquierda. Por un lado estuvo la mención de que en Sombrerete, Zacatecas, un minero disidente fue asesinado a batazos y cuando hubo manifestaciones en contra de ese asesinato, éstas movilizaciones fueron reprimidas por la policía del estado. Estamos hablando de Zacatecas, gobernada por Amalia García.
En el DF también tenemos una perla: Marcelo Ebrard, a quien Esparza ya le pidió que, si de verdad se dice de izquierda, se pronuncie de manera amplia y abierta, pues en algunas demarcaciones los SMEítas están haciendo su labor al pegar mantas y carteles para amanecer al otro día con que ya no están, sino que están arrancadas o desgarradas, pero de Marcelo Ebrard ya tenemos varias para empezar a hacer una lista.

Más allá de que esto se vea como una crítica, yo prefiero manejarlo como un llamado, pues todavía estamos a tiempo. Ya desde unos días a la fecha vengo insistiendo en ello: si no nos unimos, de antemano estamos vencidos. Si no reaccionamos y nos sacudimos de todos esos complejos personales que muchas veces convidamos a algo tan plural como lo es un movimiento político-social de la talla del Obradorista, poco vamos a lograr, ni aún contando con un gobierno presidencial de izquierda.

Veámonos en el espejo del SME. Son cerca de 60 días de lucha y han logrado avances significativos, han recuperado incluso instalaciones sin omitir que han vivido represión y ataques, tanto de manera física como a través de esos penosos spots en donde, una vez más los medios paleros del sistema se regodean polarizando a la sociedad. No olvidemos que ser abrazados por una sociedad que de verdad se solidariza es lo que fortalece al individuo y, por añadidura, ese mismo individuo se integrará a ese conglomerado, pues estará respaldado.

* El colofón: No lo olvidemos. Jueves 10 de dic. a las 11:00 hrs. en San Lázaro.