Tuesday, December 08, 2009

QUIERO PLATICAR, UNA VEZ MÁS, DEL TELETÓN

No soy actriz, por ende, no se actuar ni fingir, sino todo lo contrario: soy demasiado honesta y directa. Ergo: no le llego a Lucero ni a los talones.

No soy buena para hablar en público, así que tampoco podría pararme frente a muchas personas para tratar de convencerlas de algo, así que... pues no, tampoco podría tomar un micrófono para echar el choro y teminar con 'cooperen para unos niños que están muy, pero que muy enfermos'.

Sin tratar de verme religiosa, sé que por ahí la Biblia dice que lo que haga la mano derecha no lo sepa la izquierda; también, si mal no recuerdo, existe una parábola de Jesucristo que narra la diferencia entre el individuo que se pudre en dinero y entra a la iglesia para "donar" infinidad de monedas a la vista de todos para que esa multitud se llene de asombro ('¡ohhh!, ¡ese hombre es muuuy bueno: dona mucho dinero a la iglesia!') y lo compara con el hombre más pobre y humilde que entra después a dejar, con toda su sencillez y discresión, su única moneda. No contaré la lección de esta parábola, ya que es bastante clara.

¿Saben ya por donde voy? Exacto.

Este año, además del teletón, les quiero platicar del SMEtón, una campaña de boteo que están realizando los agremiados electricistas a los que, recientemente y sin decirles agua va, los dejó de patitas en la calle... ¡miren que cosas!: el mismito que apareció en sendas pantallas televisivas a donar para el teletón y... ¡más curiosidades!: era el mismo que se decía, antaño, el presidente del empleo.

El SMEtón reviste una verdadera campaña solidaria porque:

* La están llevando a cabo los trabajadores que no acpetaron la migaja de liquidación que les ofrece la secretaría del trabajo y se la están rifando en las calles, con marchas y manifestaciones sin un solo centavo en su bolsa

* Detrás de esa actividad, están las familias de esos 44,000 empleados que se quedaron, esos sí, sin nada de la noche a la mañana y que también se han alistado para volantear en calles, cruceros y semáfonros para romper de esa manera el tremendo cerco informativo que les ha sido impuesto por las televisoras y el pseudo-gobierno federal

* Detrás de este boteo están también las 10 mujeres electricistas que ya llevan 15 días en huelga de hambre y a las cuales se han sumado 5 hombres. Gracias a esto Gobernación ha ofrecido el servicio médico a todo el gremio, pero estos valientes no acceden hasta que no se establezca una verdadera mesa de negociación que les regrese su trabajo, con todas sus garantías y todos sus derechos. Ni más, ni menos.

* El boteo lo estamos apoyando, tanto organizaciones como individuos que, nosotros sí, para que vean, no tenemos fin alguno de lucro, tenemos toda la garantía de que los compañeros no deducirán impuestos de lo que les estamos donando y tampoco nos levantamos el cuello para que nos admiren y nos digan lo buenos que somos mientras nos aprovechamos de lo duro que ahorita lo viven los compañeros SMEítas.

Se dice que cuando se da la verdadera solidaridad, eventos como el teletón están de más y sí que me llama la atención que una empresa como televisa sea la (¿eterna?) promotora principal de un evento como éste, pues también es la misma televisa la que ha estado lanzando de manera constante los spots en donde, para variar, el mensaje implícito es que los SMEítas son los causantes de gran parte de la crisis económica en México, pues eran unos "privilegiados" que no ganaban ni por asomo el salario mini-mínimo (que el mismo gobierno impone en la Ley Federal del Trabajo, ojo) y además eran los más corruptos y tranzas de este país, mucho más que los contratos ilícitos de Mouriño, mucho más que los negocitos que ya se pintan para la fibra óptica con ex-funcionarios de Fox, mucho más que la evasión de impuestos de la que tanto gustan los enormes consorcios (televisa incluido, obviamente). No. Los SMEïtas eran mucho más culpables que todos los mencionados. Por eso se la ganaron. Bien merecido se lo tienen.

A los ojos de un ser humano: ¿qué diferencia hay entre un niño "beneficiado" por el teletón de los ancianos jubilados del SME que he visto en su silla de ruedas defendiendo con sus compañeros activos su derecho legítimo al trabajo bien remunerado?: ninguna, pero ¿qué tal cuando esos ojos ya pasaron por el filtro del sentimentalismo de falso altruismo de una empresa como televisa? Exactamente: el niño teletón es el chico bueno, el pobrecito que necesita de nuestra ayuda; el jubilado SMEíta... ese que se friegue, al fin y al cabo el spot me dice que es muy corrupto (pero no dice que su gremio estorba para agenciarse el millonario negocio de la fibra óptica y del cual también televisa será partícipe).

Esto es hipocresía. No hay más.