Friday, March 26, 2010

BALAS PERDIDAS EN EL TEC.

Por más que quiero, no puedo evitar ver con ojos críticos algunas temáticas, algunas propuestas y sobre todo, muchos comentarios que se vierten dentro de toda esta maraña de sucesos que están sacudiendo a nuestra nación. Esta vez me refiero (y no puedo evitarlo) a la reciente tragedia acontecida en una comunidad que ni yo me imaginé que en algún momento dado podía verse sacudida por la inseguridad: la comunidad del Tecnológico de Monterrey.

Sacudámonos de buenas maneras y dejemos de ser políticamente correctos por estos instantes: todos por igual sabemos en qué tipo de esferas está englobada una universidad como el Tecnológico de Monterrey y también sabemos que mentalidad impera en ese ambiente. Sin embargo, mi crítica no va por ahí, pues el hecho principal es que dos jóvenes inocentes murieron en una situación que no debería estar pasando. La muerte, como lo he reiterado en diversas ocasiones, no se la deseo a nadie, ni siquiera a mi peor enemigo, menos a dos jóvenes estudiantes que tenían toda la vida y el futuro por delante.

¿Pero por qué trato entonces de resaltar ciertos rasgos si en estos momentos es el dolor de esa comunidad la que debería importar? Porque de hecho, a muchos de nosotros sí nos importa su dolor, sin necesidad de pertenecer a su comunidad, porque más que verlos como una comunidad de estudiantes (y de estudiantes privilegiados, ellos sí, para que vean), los vemos como mexicanos que están sufriendo los yerros, uno tras otro, de un gobierno fallido desde su inicio. Y he aquí la parte ácida que tengo que tocar: pero ellos, esa comunidad Tec., ¿alguna vez nos habrán visto con los mismos ojos con los que nosotros los vemos a ellos en su dolor presente? Esa es mi gran pregunta y yo tengo mi nada candorosa respuesta.

También aclaro otro punto, antes de irnos por las ramas: no se trata de ser jueces de su dolor, porque nadie podemos ser jueces de los sentimientos de otros y en estos momentos es el dolor el que nos solidariza, sin embargo, yo no puedo olvidar tantos y tantos detalles importantes que venían saltando desde hace mucho tiempo y si soy reiterativa de manera terca en ello es porque yo también tengo y me permito mis momentos de instantánea desesperación en los cuales me pregunto no sólo qué va a pasar, sino también cuándo vamos a terminar de despertar todos nosotros mexicanos por igual. Y cuando pienso en esto, de verdad pido una disculpa, porque yo no olvido ni siquiera ese spot sin aparente razón social en donde se nos pedía que levantáramos un plantón porque estábamos indignados por un fraude electoral. Por supuesto, la empresa que preparó dicho spot nunca dio la cara, a pesar de que se le fue a buscar hasta allá, hasta Monterrey. No sé... leyendo todos los cometarios solidarios vertidos para la tragedia acontecida en esa misma ciudad, me pregunto si alguno de esos rostros pudo haber estado detrás de ese spot, pero esto digamos que me lo he permitido como una divagación mía.

Leyendo el muro referente a la protesta-propuesta allá en Mty. hay tanto para leer que de verdad mis sentimientos se contrapuntean, así que antes de que mi propio ánimo se incline más a reclamar (soy un ser humano con mi lado oscuro, como todos), prefiero cambiar esos posibles reclamos por deseos para bien. Así pues, cuando encuentro el comentario en donde me entero con gusto que la UNAM también protesta por la muerte de los jóvenes del Tec. haciendo un lado si son o no universidades públicas o privadas, mejor DESEO que así algún día la comunidad Tec. se solidarice con la UNAM en su defensa por un presupuesto más justo; así como leo que algunos comentan que las mismas autoridades del Tec. les están poniendo trabas para hablar del trágico incidente, ojalá la comunidad Tec. entienda que así como nosotros nos solidarizamos con la comunidad estudiantil, no con las cabezas, entiendan o comiencen a entender el porqué muchos estamos solidarizados con la lucha del SME, pues es una lucha de apoyo para con los obreros, no con sus cabezas; y así como leo con mucho gusto que la comunidad Tec. y estudiantil en general ha salido a las calles a protestar, deseo que quizá más pronto que tarde comprendan porque muchos hemos tenido, ya desde hace un buen rato, que salir igualmente a protestar y no porque seamos unos revoltosos o unnos renegados. De verdad deseo que, en general, los chavos Tec. y otras tantas comunidades que se ven con esferas de un mundo propio, entiendan que no son tan diferentes de otras agrupaciones, desde campesinas hasta indígenas y espero también que hagan suyo lo que muchos otros sectores han estado viviendo desde hace ya bastante tiempo, claro, esos sectores mucho más desprotegidos y abandonados que una comunidad Tec.

Dicen que nunca es tarde, solo espero que de verdad no lo sea para ninguno de nosotros, no antes de que se nos caiga México a pedazos, pero sin afán de ser reiterativa, recuerdo una vez más unas palabras del mismo AMLO pronunciadas a la pregunta de porqué México ha resistido tanto a lo largo de más de 500 años de explotación: 'por que ahí está su gente' y no creo que esto lo haya dicho haciendo de lado ni siquiera a comunidades de mexicanos privilegiados.

Ya muchos saben que mi estandarte principal es el Obradorismo, pues gracias a este movimiento social yo terminé de reaccionar y a lo largo de mi caminar como tal he comprendido lo que es humanizarse y empatizar con lo que batallan otros y en últimos tiempos se han ido sumando también diversos sectores, diversas vertientes, diversos movimientos. Con todo y mi Obradorismo e izquierdismo que no oculto, pues no tengo porqué, también me solidarizo con la comunidad Tec. y les brindo mi apoyo, el poco o mucho que les pueda dar dada la distancia que me separa del lugar de los hechos, sin embargo, todavía al día de hoy me cabe la pregunta: y ese tipo de comunidades, ¿serían capaces de solidarizarse con lo que a muchos otros que pertenecemos a otros sectores y/o movimientos también nos ha lastimado? A mí ya me quedó claro que solo unidos todos los sectores es que podremos avanzar y también es un hecho que cada vez más mexicanos comprenden que ese es el camino; también me consta que son bastantes los mexicanos que han empezado a entender, poco a poco, paso a paso, por donde tiene que ser ese camino mientras no exista otro que esté bien conformado y organizado. Pero estas comunidades con las que siempre nos hemos visto como mundos diferentes (y puedo asegurarles que no es porque nosotros lo queramos, sino más bien son esas comunidades las que se ven como un mundo diferente y ajeno), ¿serían capaces también de dar ese paso de entendimiento para romper esas barreras más llenas de blofismo y egoísmo que de otra cosa? Esa son las preguntas que yo dejo.

Yo creo que los puentes se están tendiendo y en muchas vertientes, ya depende de nosotros si terminamos por concretarlos, pero nadie podemos negar que la oportunidad está y cada vez es más palpable. Puede que esté hablando de un imposible, eso también cabe, pero me permito soñar. Yo soy, por principio, una soñadora, quizá por eso me encuentro de este lado de la lucha.

*****

* El colofón: En todos lados se cuencen habas. Creo que nunca falta quien quiera hacer su agosto, hasta de la tragedia de los jóvenes del Tec., ¿verdad?

Lo que hay que ver.

No comments: