Tuesday, January 19, 2010

Ladillas - Respuesta al Sr. Federico Arreola

Nota previa: el 17 de enero el Sr. Federico Arreola del Sendero del Peje escribio una columna explicando por que estaba en contra del movimiento en Facebook que pide la renuncia de Calderon. El link a esa columna es: http://sdpnoticias.com/sdp/columna/federico-arreola/2010/01/17/567344 Mi respuesta fue la siguiente:

Ladillas

Respuesta a don Federico Arreola

Por Pomponio

“Por lo menos, el día de mañana, no tendremos que ver a nuestros hijos y decirles que si viven en la miseria es porque no tuvimos las agallas para protestar.” – Gandhi

Sr. Arreola:

Hay cerca de doscientos mil mexicanos y mexicanas, de clase media, la mayoría con estudios universitarios que no consideran que la campaña en Facebook para destituir a Felipe Calderón sea “inútil e infantil”. Si los compañeros Castro y Palafox (creadores del grupo) lograron su éxito fue porque de entrada aclararon que el grupo es apartidista. Entre los miembros del grupo hay mucha gente de izquierda y también muchos PANistas arrepentidos. Calderón jode parejo. Así pues le ruego que corrija, este no es un “esfuerzo de la izquierda”. Es un esfuerzo de la clase media mexicana.

Respecto al primer punto que usted menciona, mi ignorancia me impide ver como diablos va a “fortalecer a Calderón” esta iniciativa. NO le va a atraer electores. NO va a reforzar la confianza de los titiriteros de Calderón. Y ciertamente ayuda a erosionar el apoyo al PRIAN entre la clase media.

Sobre que si juntamos o no el millón en treinta días, pues probablemente no haremos tal cosa. Hay 4.9 millones de mexicanos adultos que tienen Facebook. Sin embargo, solo hay de 250,000 a 350,000 activos. Hoy andamos por los 196,000. Es decir, hemos tenido un éxito rotundo en esta campaña, Sr. Arreola, especialmente si se considera que la clase media es notoriamente apática y apolítica. Y por lo que toca a lo que digan los PANistas si no llegamos a la meta, pues le dire, Sr. Arreola, a 196,000 mexicanos nos importa un cacahuate si dicen misa.

Y si el ataque no le hace daño a Calderon, no entiendo entonces porque la presidencia manda soldados y pefepos a quitar las mantas que piden la renuncia de este. También, hemos sufrido el embate de los payasos del PAN y del gobierno que se meten al grupo a tratar de destruirlo. Son la misma gente que lo golpea a usted en Twitter. Es evidente que cuando usted expresa su opinión el gobierno siente que le hace daño y por eso lo acosan a usted. Igual nos ha sucedido a nosotros e, igual que usted, no nos arrugamos por ello.

Segundo. Usted menciona que “la poca artillería tiene la izquierda debe orientarse hacia Peña Nieto”. Repito que está usted equivocado en la percepción de que es un grupo de izquierda. Es típico que los gobiernicolas se metan al grupo y nos acusen de que somos AMLOistas. Cierto, los fundadores y su servidor lo somos, a mucha honra, y muchos más dentro del grupo también lo son. Pero el éxito de este grupo ha sido, repito, porque es apartidista. Calderón jode parejo.

Por otra parte, tiene usted toda la razón en que el enemigo a vencer es Peña Nieto. Y mucha gente de la clase media ha sido programada por los medios para pensar que la victoria del copeton es inevitable y que es el único candidato viable. Bien, según me acuerdo, AMLO reconoció que requería a la clase media si iba a poder derrotar a Peña Nieto (lo que quede de la clase media para el 2012). Pero hasta donde yo sé, eso se ha quedado en pura palabrería bonita. A menos que AMLO tome medidas la clase media no lo apoyara y votara por Peña Nieto pues Televisa se encargara de hacerles pensar que es la única opción viable.

Y precisamente atraer a la clase media es lo que hacemos con nuestro grupo, Sr. Arreola. Los educamos y los politizamos y les quitamos la programación de Taravisa de sus cerebros. Muchos entran diciendo “pos voy a votar por Peña Nieto” o que “nada va a cambiar”. Días después, tras estar expuestos a los materiales disponibles en el grupo (videos de Noroña, discusión de los artículos constitucionales, evidencias del fraude del 2006, de cómo el PRI y el PAN son lo mismo, etc.) o bien se convierten al AMLOismo o por lo menos repudian a Peña Nieto. Francamente, somos la única herramienta (y por default la más efectiva) con que cuenta el movimiento para minar el apoyo a Peña Nieto. ¡Con razón los gobiernicolas nos atacan!

Tercero, usted dice que se desataría un caos y violencia si logramos destituir a Calderón. Francamente, tiene usted TODA la razón, Sr. Arreola. Si Calderón se larga habrá violencia, miseria, y desempleo. Pero si se queda, hay miseria, violencia, y desempleo. Y encima lo tienen que mantener. Y cada día será peor. Así pues, no hay diferencia. ¡Que se largue!

Cuarto, que “cualquier político que reemplazara a Calderón lo haría peor”. Realmente, creo que hasta Guanito desempeñaría mejor papel que Calderón. Como dijo don Lorenzo Servitje, “Calderón ya no gobierna”. O sea, la silla esta vacía. No hay presidente de la república.

Y menciona usted que no habrá mexicanos dispuestos a tomar el mando de un país en caída libre. Pues no sé si ya dio cuenta, Sr. Arreola, pero el país YA está en caída libre. Y ni siquiera tiene paracaídas pues, como lo dijo el Sr. Servitje, no hay presidente en funciones.

Y hay que recordar que si han habido mexicanos de firmeza de carácter que se han atrevido a tomar una nación “en caída libre”. Recordemos el ejemplo del General Anaya que asumió con gran pundonor y amor a la patria la presidencia durante las negociaciones de la guerra del 47. Y Juárez recibió al país “en caída libre” después del autogolpe de Comonfort. Y Carranza asumió el mando para encabezar la revuelta contra Huerta.

Creo que es denigrante a los mexicanos el pensar que NO hay ciudadanos valientes y honrados que puedan desempeñar el cargo. Si la clase política mexicana no quiere agarrar la papa caliente, ¡pues mejor! ¡La república esta “en caída libre” precisamente por lo inepta –digámoslo: PENDEJA-- que es la clase política mexicana! Como dijo el Señor Martí, si no pueden, que renuncien. Como decían los argentinos hace unos años: “¡que se larguen todos!”

Quinto, que la derecha se iría tras el poder sin respetar procesos electorales. Creo que eso ya ocurrió en el 2006. ¿Entonces?

Sexto, que un sector importante de la población culparía a la izquierda “si las cosas salieran mal”. Repito, si se va o se queda el Sr. Calderón habrá miseria, violencia, y desempleo y las cosas solo irán de mal en peor. ¿Y a qué sector se refiere, Sr. Arreola? ¿Al PAN? Esos ya no cuentan. ¿Al PRI? No vamos a cambiar como vote el voto cautivo de este. Lo que si podemos hacer es minar el apoyo al PRI entre la clase media y eso es lo que hemos estado haciendo, Sr. Arreola, con mucho, mucho éxito. Y qué bueno, porque no hay nadie más en el movimiento que haga esto.

Séptimo, afirma usted que este esfuerzo hace ver a la izquierda como infantil y que ninguna persona seria, ni siquiera de izquierda, los aprueba. Creo, Sr. Arreola, que los que no lo aprueban, en la “izquierda”, son los Chuchos. Un diputado de estos ya saco iniciativa para reglamentar las redes sociales, evidentemente debido al éxito de nuestro grupo. Y otra vez, amablemente le hago ver que esto NO es de izquierda, se trata de la notoriamente apolítica y apática clase media mexicana a la que estamos despertando con éxito.

Y esta clase media, en el pasado, en efecto, ha hecho infantilismos inútiles. Recordemos a los hermanos Serdán, empleados de comercio, alzándose infantilmente en armas en 1910. O a los hombres de la Reforma, todos clasemiederos, infantilmente separando a la iglesia del estado. O a los Rayón y a don Hermenegildo Galeana, también clasemedieros, infantilmente tratando de independizarnos de España. Si hoy la clase media mexicana infantilmente intenta quitar a la principal causa por la que la república está en “caída libre”, ¡pos viva el infantilismo! Y respecto a la inutilidad o no de este esfuerzo, lo refiero a la cita de Gandhi arriba.

Octavo, que se le debe de exigir a Calderón que arregle su cochinero. Creo que eso si es infantil, Señor Arreola, pensar que este fulano va a cambiar. Bien lo decía Zapata: “al gobierno solo se le puede exigir con las armas en la mano”. No tenemos armas, Sr. Arreola, pero tenemos teclados. Como diría Zapata, el que no tenga miedo, que se meta al Facebook.
La presidencia de México sí se toca

Guadalupe Lizárraga

La imagen del presidente de México, Felipe Calderón, se daña por la protesta de más de 205 mil ciudadanos en Facebook que quieren su renuncia. Alertan sobre supuesto "caos" que implicaría la ausencia de la figura presidencial

La campaña ciudadana en Facebook contra el presidente de México, Felipe Calderón, daña su imagen, su legitimidad y su institución. Hoy la presidencia mexicana se ha tocado, con argumentos y críticas como sucede en las mejores democracias consolidadas. Internet se ha transformado en la herramienta para abrir caminos de expresión ciudadana al mundo, que antes habían estado coartados en el espacio público.

Van más de 200 mil expresiones de descontento. La promesa del millón se vuelve simbólica y es significativa. Que no lleguen al millón de ciudadanos por la renuncia de su presidente, resulta irrelevante a estas alturas. Pues sólo una mirada tan estrecha y obnubilada podría sostener que este ejercicio cívico resultaría estéril e improductivo para la democracia mexicana.

El colectivo ciudadano ‘ A que en 30 días juntamos 1 millón que quiere que renuncie Calderón’ , de manera libre y espontánea, ha logrado un número de adhesiones superior al tiraje de cualquier medio impreso en ese país; ha logrado un número superior al que puede reunir el mejor aparato institucional para apoyar a los políticos en campaña; ha alcanzado un número superior a los obtenidos por las encuestas de los medios de comunicación para evaluar a su gobierno.

Lo más relevante, es que no todos los participantes pertenecen a la oposición. Esta campaña ciudadana ha logrado incorporar a personas de todas las ideologías, incluso prestigiados académicos y jóvenes militantes del partido en el gobierno. Se describen a sí mismos como ciudadanos libres en ejercicio de su derecho a manifestar su opinión respecto a su gobierno, independientemente de sus preferencias ideológicas.

Entre los argumentos del grupo ciudadano, esgrimen que la democracia mexicana ‘ ha sido fracturada por la depredación político-partidista y empresarial’ de ese país, en relación a las 422 empresas mexicanas que adeudan 4453 millones pesos en impuestos diferidos, entre las cuales destacan 60 de las más importantes como Televisa, TV Azteca, CEMEX, Desarrollos Urbi, El Palacio de Hierro, Liverpool, Telmex y el resto de las empresas de Carlos Slim, entre otras. También protestan por los altos sueldos de los funcionarios de gobierno que van desde los 9 mil hasta los 18 mil euros mensuales, además de la falta de políticas públicas eficientes y bien diseñadas para combatir la pobreza y el desempleo.

El propio presidente Calderón ha reconocido el incremento de seis millones de pobres en lo que va de su mandato, y la pérdida de otros 560 mil empleos en el último trimestre de 2009. La economía mexicana vive una profunda crisis, aunada a la violencia por narcotráfico que sigue cobrando vidas, especialmente en ciudades norteñas como Tijuana y Ciudad Juárez, con nuevos brotes de guerrilla al sureste, y un gran malestar ciudadano por los altos impuestos.

En opinión de los ciudadanos facebukeros aseguran que ‘ ningún partido político que se hubiese propuesto organizarlos habría logrado que, con tanta espontaneidad y libertad, se manifestaran sus seguidores sobre todos estos temas que debaten en foros públicos de la red.

Ante ello, intelectuales y analistas, como Federico Arreola, conocido productor del film ‘ Fraude 2006’ , intentan alertar ahora a los ciudadanos de que la renuncia del presidente Calderón ‘ crearía inestabilidad y violencia, porque no está preparado el sistema político mexicano para sostener la ausencia del presidente’ . Sin embargo, los ciudadanos han respondido con diferentes argumentos para demostrar que México ya vive en constante inestabilidad, violencia y en precariedad económica, y la solución es incorporar la figura de la revocación de mandato para el control de sus elites gobernantes.

Aseveran que el país no es el ingobernable, como observara Arreola en su análisis de la situación, sino la elite político-empresarial que no tiene ningún control ciudadano: ‘ vivimos en un país con una elite ingobernable formada por políticos, narcotraficantes y empresarios. Y una elite sin ningún control ciudadano es el mayor peligro para una democracia’ , publicado en uno de los foros de discusión.

México, actualmente, tiene poco más de 100 millones de ciudadanos, y 66 millones se encuentran en la pobreza. Es uno de los estados más caros en términos comparativos en el mundo y de menor calidad en sus servicios. Y ahora también uno de los más peligrosos, en el periodo de Calderón van 17 mil acaecidos por la narcoviolencia.

Fotografía; Jhadiel G. Galicia.