Wednesday, September 22, 2010

PARA REFLEXIONAR RUMBO AL 2012



Imagen del sábado 11 de julio de 2009. En la explanada de la Delegación Ixtapalapa, la gente se congregó para festejar un merecido triunfo, pues por primera vez, entre lider y habitantes de una delegación, en tan solo dos semanas se revirtió la tendencia del voto y ¡moles!... el resto es historia.

No sé ustedes, pero pareciera que muchos no alcanzan a entender de qué manera AMLO irá a contender a la Presidencia Constitucional para el 2012. Lo que hemos leído y/o escuchado es variado: desde el 'no puede contender porque ya es presidente' que nos deja sorprendidos en virtud del nivel de desinformación e ignorancia que un comentario como este destila (¡ah, bárbaros!), hasta aquél tipo de comentario que sostiene que AMLO no podrá contender puesto que las estadísticas lo posicionan muy abajo. Comentarios como este último (el de las estadísticas) los he escuchado incluso en programas de análisis y opinión, pero no me extrañan, pues la mayor parte de esos analistas... pues sí: serán muy analistas y se verán muy intelectuales sentados en su mesita de análisis, pero difícilmente se han tomado la molestia de asomarse a ver como ha ido trabajando el Movimiento Obradorista desde la base ciudadana y desde hace cuatro años.

De hecho por eso tomo una imagen de AMLO relativa al triunfo en Ixtapalapa, pues en esa entidad delegacional quedó demostrado que las estadísiticas poco o nada importaron y sus habitantes terminaron por pasárselas por el arco del triunfo y ganó quién tenía que ganar (lo acontecido después es parte de otra historia igualmente interesante). Ya ni qué decir en dónde quedó el dictamen emitido por el TRIFE: por los suelos... y todo eso lo logró la gente de Ixtapalapa organizada y coordinada en torno a AMLO y he ahí la clave: lider y pueblo, ¿qué más queremos?

A veces me da la impresión de que los medios y esos analístas encumbrados en el cielo de los intelectuales están desestimando no solo el trabajo, sino también el poder ciudadano. Pues que lo hagan. Nosotros vamos a tener la última palabra.

¿Y que la tenemos difícil? ¡¡¡Mucho!!!, nadie ha dicho lo contrario. La carrera presidencial rumbo al 2012 va a ser un juego, en muchos sentidos, desigual: el poder del pueblo organizado contra el poder del dinero; el poder de nuestras conciencias contra el de las televisoras; el poder de la razón contra el poder del miedo; el poder de nuestras convicciones contra el poder de las traiciones y va a ser, por primera vez, nuestro voto pensado, conciente y congruente contra el voto comprado, pero también es cierto que, por primera vez, de nosotros depende lo que suceda en ese 2012.