Thursday, August 04, 2011

MÉXICO ESTÁ EN PELIGRO, ¡¡¡NO A LA LSN!!!


Compañeros todos por igual: la LSN sigue en calidad de latente para ser aprobada. PRIAN y PRD-chucho están votando a favor en lo general y todavía falta que pase al Senado para su aprobación.

Algunos politiquillos sátrapas, en sus espacios personales en redes sociales (Carlos Navarrete, por ejemplo), se jactan de que han frenado esta intentona de violación a todos nuestros derechos y a nuestras garantías individuales, pero ya sabemos como operan: se dicen y se desdicen, o dicen 'no' cuando quieren decir 'sí'.

Sin esperar a que ningún lider nos convoque, es de vital importancia pronunciarnos en contra de esta LEY madrea-pueblo, es por ello que el Frente en Defensa de la Patria está haciendo un llamado para reunirnos el próximo sábado 6 de agosto a las 15 hrs. en el cuadrante 3 del campamento que mantiene el SME en el Zócalo.

¡Pasen la voz! Esto nos compete a todos por igual...

El Libro de las Revelaciones del Divino San Juan de FUA

¡FUUUUAAAA!

El Libro de las Revelaciones del Divino San Juan de FUA

Me acerque a los Pinos
Y entre charcos de vinos
Yo vide por los resquicios
La fuente de los estropicios.

Y hete que un portón se me abrió
Y oi una voz cual trompeta:
¡Otro que no me respeta!
¡Agárrenlo, el infeliz ya se jodió!

De inmediato me encontré frente a La Silla
Con botellas vacías alrededor de este
El borracho se había pasado de tueste
Y un pefepo me arrodillo de una zancadilla

Y habían cuatro pefepos a su alrededor
El primero, un pozolero, apestaba a león,
El segundo, un sicario, tenía cara de cabrón,
El tercero, un banquero, parecía un lenón,
El cuarto, un milite, vestía uniforme rabón,
Y dijeron: ¡respetareis y aguantareis el hedor!

Vide entrar a treinta vejetes y todos se postraron
Y entre pujidos y berridos al de La Silla aclamaron:

¡Sois en verdad, oh Señor, digno de alabanzas!
¡En vuestro nombre las tranzas se hilvanan!
¡De vuestro gobierno los contratos emanan!
¡Besamos vuestro escroto por unas pitanzas!

Y en la mano del de La Silla vide yo un libraco,
Dilapidado, deshojado, en verdad jodido
Que con siete sellos estaba aprehendido
¿Quién se mea en él? pregunto el dipsomaniaco.

Se me hizo acercarme a puros empujones.
Vide el nombre de la obra en la mano del tirano
Es la constitución dijo vomitándose el enano.
Véala pa que recuerde dijeron los cabrones.

Y entrase entonces una nave chingona
Y gritaron los vejetes: ¡este es el elegido!
Ved al león de la Judea televisiva ungido!
¡Ved su espada y su fusca tan cabrona!

Y yo vide al ungido romper el primero de los sellos
Y la voz borracha del enano
Me dijo con tono malsano:
Acercaos cabrón, y admirad estos atropellos.

Y vide al ungido todo triunfante
Entre loas de la plebe ser alabado
Pues el IFE sus votos había contado
Burlándose del pueblo e insultante.

Y lo vide romper de los sellos el segundo
Y lo vide montando en unas tanquetas
Mientras cubría la sangre las banquetas
Siendo México un panteón nauseabundo

Y al abrir el ungido el tercero de los sellos
Yo lo vide en las manos exprimiendo
Una vena, de oro negro, abasteciendo
A un fulano agringado con rubios cabellos.

Y al abrir el cuarto sello el ungido
Videlo con saña la muerte repartiendo
Y yo llantos y gritos y quejidos oyendo
Grite y me tape los ojos todo afligido.

Y abriose el cuarto sello, el de los huesos
Y a sus pies vide una gran multitud aclamándolo
Dadnos hueso, gran señor, estaban chingandolo
¡Seremos fieles alabando vuestros excesos!

Y a todos estos afortunados
El ungido los oyó y les dio su hueso
Y ellos en el escroto le daban un beso
Y vivieron al erario abrigados.

Abriose entonces de los sellos el sexto
Y un gran temblor la tierra sacudió
Abriose el cielo y tromba aconteció
Y de destruir Tabasco la luna fue pretexto

¡Había llegado el fin de los tiempos!
¡Era el fin del sexenio!
Y a falta de ingenio,
¡Necesitaba la plebe pasatiempos!

Y vide entonces al ungido convocar
Y vide a las ratas de México brotar,
Emergiendo una gran multitud
Todos ellos de gran similitud
En el vestir y hasta en el hablar,
Siempre prestos a discriminar.

Y vide a doce mil, puro yunquero,
Del PAN otros doce, puro ratero,
Del PRD, doce, con líder confitero,
Del PRI doce mas, puro chapucero,
Doce mil cuervos aporto el clero,
Y doce mil tropas de un marinero,
Doce mil mas de SEDENA matadero,
Doce mil sicarios trae un pozolero,
Y otros doce mil de puro chayotero,
Doce mil son los del FMI financiero,
De baturros doce mil sin hartadero,
Doce mil mas para ir al despeñadero.
¡Era esto de bribones un hervidero!

¡Señor!  ¡Guapote!  Le decían
¡Señor!  ¡Papasote! Le gemían
Mientras tompiatese besaban
Dadnos señor un mundial!  ¡Un mundial!
¡Panem et circenses!  Al pueblo le da igual!
Era ansina como exclamaban.

Y preguntoles el ungido:
¿No es acaso telenovela sexenal suficiente
Para que la caja tenga dormida a la gente?
¿Cómo dudáis del elegido?
Y con tanta balacera,
Ningún turista quisiera
Arriesgarse a ser ajusticiado
México ha sido repudiado.

Y cuando se abrió el séptimo sello y ultimo
Surgieron siete mariachis con trompeta portando
Y se presentaron los PRIistas con gente acarreando
Derramando en despensas mucho céntimo.

La primera trompeta se oyó
Y todos los arboles fueron talados.

La segunda trompeta se oyó
Y todos los lagos fueron desecados.

La tercera trompeta se oyó
Y todos los ríos fueron contaminados.

La cuarta trompeta se oyó
Y todos los causantes fueron auditados.

Y oí a un jilguero exclamar con horrorizado
¿Juay de trompet?  ¡Que nos han chingado!
¡Y esto es tan solo la puntita nada más!
¡Aguantaos, faltan tres, que sufrirás!

Y sonó la quinta trompeta fatídica
Y una estrella cayó a la tierra,
Allá en Chiapas, en la sierra,
Miles de maistros, historia verídica,
De esta nave extraterrestre,
Que cayo allá en el sureste,
Se desataron en esta triste nación,
Todos aclamando con gran celo,
A la única que les daría consuelo,
Su líder en crímenes y en perdición,
Y su nombre griego era Elbatokris,
Y su favor no se compra de oquis,
Pero aun no cesan las tribulaciones
Faltan dos más sonoras invocaciones.

Y empezó a resoplar de los mariachis el sexto
Y vide a senadores arreglarse con un pretexto
Que haría impunes a cuatro jinetes montados
En hummers nuevecitas eran transportados.
Y eran ellos doscientos mil en su batallones,
Por los gringos equipados esos cabrones,
Portaban casco nazi los guachos desgraciados,
En SEDENA, en SEMAR, en el EMP reclutados
Y la tercera parte de los mexicanos ajusticiaron
Los que pudieron juyir de mojados acabaron.

Y oi al séptimo mariachi su trompeta resollar
Se puso rete prieto prieto de tanto soplar.

Y vide a un pefepo gigante apersonarse
Un pie tenía en el Bravo y otro en el Suchiate
Y me indico a señas, venid pendejo, acércate,
Y vide a un tamal en su mano colocarse.

Tomad de este tamal, me ordeno el gigante
Os daréis una enchilada y llorareis al cagar
Pero lo que aquí vistes lo podrías recordar
Y así despertome de este sueño aberrante
Y os doy testimonios de lo que yo he visto
Que os diré es autentico y será previsto
Ahora que el mundo en el 2012 se acabe,
Y si no me creéis, esperad, quien sabe.

FIN