Tuesday, January 31, 2012

EL INEPTO PEÑA NIETO ORDENA DESVÍO DE DINERO PUBLICO PARA GANAR EL DF

Peña Nieto da la orden al PRI de ganar "como sea" el DF:
Las instrucciones del precandidato presidencial Enrique Peña Nieto son claras al priismo nacional: ¡A por todo por el Distrito Federal! Dicen los que saben que cada delegación en la capital federal se le entregó como responsabilidad política-electoral a un gobernador priísta, pero no para que sea el encargado de movilizar y ganar votos, sino de facilitar esa posibilidad. Dicho en buen castellano, cada uno de ellos deberá aportar recursos en líquido para los operadores, que de acuerdo con los cálculos que hacen en el PRD, hasta ahora llevan 10 millones de pesos por cada delegación, lo que significan 160 millones de pesos para la campaña presidencial y, de paso, para quien vaya por la jefatura de gobierno capitalina.

MARCHA POR LA SOBERANÍA ALIMENTARIA Y ENERGÉTICA 2012

Los sindicatos y diversas agrupaciones obreras y campesinas salieron a marchar en las calles de la Ciudad de México. ¿Por qué? Pregunta válida, pues todo tiene un porqué.

Durante su campaña rumbo a la presidencia en 2006, Felipe Calderón lanzó todo un rosario de promesas, algo que él llamó '100 acciones prioritarias de gobierno', mismo que, según él, se basaría en 5 ejes rectores:

1) Respeto al Estado de Derecho y Seguridad Pública

2) Economía Competitiva y Generadora de Empleos

3) Igualdad de Oportunidades

4) Desarrollo Sustentable

5) Democracia Efectiva y Política Exterior Responsable.

Pero de las promesas a los hechos hay un gran trecho...















Hay derechos que son inalienables. No se negocia con ellos, no se venden, no se concesionan, tampoco se regalan. El campo y las conquistas obreras son dos de ellas...





Un ala de Morena hizo acto solidario de presencia: MorenaCultura...




La consigna ya es generalizada...



Plaza de la Constitución...



*****

* El colofón: Cuando la realidad y los hechos te rebasen, corre a Davos para que te regalen un premio por entregar tu país. No hay nada mejor que ser un buen empleado del patrón.