Saturday, February 02, 2013

Carlos Mierdin dice que fue causado por una "implosion" el percance en la torre de PEMEX

Verán, todo comenzó cuando Carlos Mierdin, de Mierdenio, afirmo que lo de PEMEX había sido una “implosión”.  Mierdin es conocido por ser lamehuevos del sistema, creador de encuestas a modo, y aparentemente es doctor en física y colaborador del CERN suizo.  Decidí indagar más.
Este es el maestro Ebanibaldo Turrubiates, originario de Tangatencuero, Michoacan, taquero en la Merced.  Según fui descubriendo el maestro Ebanibaldo, en un afán de darle más piquete a los tacos empezó a hacer varios experimentos.
l maestro Ebanibaldo tenia un conocido, don Venancio Zumarraga, originario de Butrafago de las Alpargatas en Galicia, y gerente de una termoeléctrica que le surte de electricidad a la CFE.  Don Ebanibaldo le presento un día una idea a don Venancio y este accedió a permitirle que experimentara en la termoeléctrica.  Según me confeso don Ebanibaldo, él y don Venancio “pusimos un diablito en los generadores y lo moderamos con un campo muriático pa lo del magnetismo”.
El resultado fue un agujero negro.  Claro, era chiquiton y no duraba sin pentochirris segundos o que se yo.  Era artesanal, como quien dice, y no tan bueno como los que hace el CERN en Suiza (donde, les recuerdo, colabora Carlos Mierdin).

Podías, me explico don Ebanibaldo, extender su vida poniéndolos en un pomo junto con una estampita de la Virgen de Guadalupe.  Eso los añejaba y les incrementaba la patada.  Así que cuando los añadías a la salsa hacia que esta estuviera rete fuerte.
Claro, comerse un agujero negro causaba unas ulceras de la chingada.  La taquería de don Ebanibaldo causo varios muertitos.  Pero, saben, eso hasta incremento su fama.
Como se imaginaran, los competidores de don Ebanibaldo pos de inmediato quisieron fusilarse la receta.  Empezaron a experimentar con baterías de autos, acido de jugos de limón, etc., etc.  Los resultados fueron catastróficos varias veces.  Por ejemplo, esto es lo que quedo de la taquería “El Duodeno de Santa Anna” en Xalapa.  La clave para controlar el agujero, según me explico don Ebanibaldo, era “la estampita de la guadalupana en el pomo.  Eso mantiene a raya el demoño y además se asegura que el vector del campo magnético no se incline a la izquierda y sea AMLOista”.
Y es que estamos hablando de fuerzas de la naturaleza bien cabronas.  No falto el cabrón que decidió empezar a fabricar estos agujeros negros para chingar a alguien.  Este, por ejemplo, es todo lo que quedo de una narcotiendita después que un cartel rival les mando un agujero negro.
Luego luego unos chinos pusieron una maquila por el rumbo de la Merced para fabricar agujeros negros y contrataron a don Ebanibaldo como consultor.  La movida era vendérselos a los gringos como arma.  Nota: la fabricación de esas chingaderas causaba toda clase de problemas de salud en los obreros, específicamente, cambio de sexo.  Todas las personas de la foto eran hombres en la mañana cuando los contrataron y cambiaron de sexo durante el turno.
Como se imaginaran, los pinches gringos estaban interesados en todo lo que les ayudara a matar gente.  Pero primero querían una demostración de que tan efectivos eran los agujeros negros hechos en Mexico…la embajada decidió contactar a uno de sus gatos en el patio trasero...
La idea era que iban a “exponer” al aigre el agujero negro en el popo.  El PRIAN compro todos los terrenos del rumbo pues el agujero negro se chuparía la montañota y una vez que todo quedara plano ellos podrían hacer unos condominios de lujo en los terrenos.  Bueno, eso era el plan.  Ahí si se equivocaron los gringos.  Digo, ¿como le ponen en sus manos a semejantes pendejos tal arma de destrucción masiva? 
La idea era sacrificar unos peñabots.  Les iban a entregar el agujero en el estacionamiento de PEMEX y de ahí se iban a dirigir al popo.  Una vez ahí abrirían el pomo y lo expondrían al aigre y el agujero se chuparía TODO, incluyendo el volcán.  Pero no falto el pendejo que se le ocurrió abrir el pomo antes de tiempo y quitar la imagen de la guadalupana…yo creo que el infeliz ni el vientecito de la rosa de Guadalupe sintió.

No comments: